LO MEJOR DE LA CIENCIA-FICCIÓN LATINOAMERICANA
LO MEJOR DE LA CIENCIA-FICCIÓN LATINOAMERICANA Bernard Goorden
Título original: The Best Latin-American Sciencie-Fiction
Año de publicación: 1980
Editorial: Martínez Roca
Colección: Súper ficción n 76
Traducción: Domingo Santos
Edición: 1982
Páginas: 220
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Jorge Armando Romo

Cuenta la leyenda que esta antología especializada en relatos de ciencia-ficción latinoamericana sufrió algunas penas para conseguir su publicación. El mercado francés, espacio en el que el traductor belga Bernard Goorden parecía moverse con relativa facilidad, rechazó rápidamente la propuesta. Como resultado, el libro fue publicado originalmente en Suecia. Más adelante, Goorden convenció al escritor A. E. van Vogt para escribir uno de los dos prólogos y prestar su nombre para la portada del libro en su versión anglosajona. Hay que añadir que ésta última sufrió el recorte de dos relatos, mismos que fueron restablecidos en esta edición que comentamos. Por otra parte, cuenta otra leyenda que cuando esta colección de relatos llegó a México, las quejas de los fans del género de este lado del charco se dirigieron al hecho de que no había ninguna narración de algún autor mexicano. Quejas aparte, pese a que esta recopilación cuenta con sus años encima, representa una excelente invitación para que el lector se olvide un rato de contexto anglosajón y conozca relatos de ciencia-ficción de países como Argentina, Chile, Perú, Cuba, Uruguay, etc.

En el primer prólogo, A. E. van Vogt sostiene que hubo dos acontecimientos en la ciencia-ficción durante los años sesenta. El primero de ellos fue la New Wave, mientras que el segundo, mucho menos visible, fue el boom de una ciencia-ficción literaria en Europa y Sudamérica. Con esto en mente, el clásico autor se dedica a hablar de cada uno de los relatos y las sorpresas que le ofrecieron luego de su lectura. Mientras tanto, en el segundo prólogo, Goorden hace un breve y substancioso recorrido por las expresiones del género y sus espacios en Latinoamérica hasta finales de los años setenta. Ambos prólogos preparan al lector para enfrentarse a verdaderas joyas del género en esta zona: relatos experimentales que buscan sus propios caminos y que permanecen completamente frescos pese a los años. Algunos de los más interesantes son los siguientes:

LA OSCURIDAD, por André Carneiro. Es poco común encontrarse con la ciencia-ficción brasileña, por lo que este relato representa una interesante aproximación. Como su nombre lo indica, una oscuridad ha sumido completamente al mundo. Luego de las primeras explicaciones fallidas, el lector se pregunta. ¿Los humanos se han quedado ciegos? ¿El Sol se ha apagado? ¿O se trata de algún otro fenómeno inexplicable? La desesperación humana y el caos no se harán esperar, aunque al final Carneiro prefiere ofrecer un final menos oscuro y mucho más optimista para su narración.

UN AROMA DE FLORES LASCIVAS, por Eduardo Goligorsky. Entramos a la ciencia-ficción argentina. En un exquisito tono barroco, el relato narra cómo un astronauta ha sido atrapado y dopado por la flora de un mundo alienígena. La presa humana poco a poco dejará de patalear para disfrutar el hecho de ser devorado, todo ello gracias a un aroma floral que lo hará sumirse y perderse en toda clase de imágenes, emociones y sensaciones sexuales.

CAZA DE CONEJOS, por Mario Levrero. Aquí viene una muestra del autor fantástico más celebrado de Uruguay. Se trata de un relato más contado a partir de micro capítulos. Los conejos son una amenaza cada vez mayor para el mundo, pero su cacería y los intentos para eliminarlos los someten a presiones de selección que los llevan a evolucionar hasta convertirse en aquellas criaturas que substituirán a los seres humanos.

EL COSMONAUTA, por Ángel Arango. La ciencia-ficción cubana no se queda atrás. En este breve relato se trata de nueva cuenta el choque cultural aunque con un resultado cruel y sorpresivo. En un mundo alienígena habitan seres con una biología y una cultura completamente ajenas a las del ser humano. Un grupo de alienígenas con grandes bocas tienen por costumbre saludar al prójimo masticando y arrancando las extremidades de sus compañeros, mismas que luego vuelven a crecer con normalidad y rapidez. Cuando se da el primer contacto con un astronauta humano, los saludos de los locales llevarán el asunto a la incomprensión y el desastre.

LOS EMBRIONES DEL VIOLETA, por Angélica Gorodischer. Se trata de uno de los relatos de ciencia-ficción argentina que más ha inspirado la escritura de artículos académicos. Una expedición humana se accidenta en un mundo alienígena, y mientras la nave es reparada, los expedicionarios deciden investigar lo que le sucedió a una expedición anterior. En breve, encontrarán a los sobrevivientes viviendo en toda clase de mundos propios y fantasías, todo ello gracias a las manchas de violeta, un extraño e incomprensible fenómeno que permite que se materialicen las comodidades y las fantasías humanas más extravagantes. ¿Cuáles son los problemas al intentar nombrar un fenómeno más allá de toda comprensión? ¿Se puede comprender dicho fenómeno? ¿Los habitantes que viven en sus fantasías materializadas aún siguen siendo humanos?

GU TA GUTARRAK, por Magdalena Mouján Otaño. Un grupo de vascos está teniendo hijos superdotados, mismos que en unos años consiguen crear la tecnología para el viaje en el tiempo. En breve descubrirán que no sólo el grupo ha logrado el desplazamiento temporal, sino que mucho de las instalaciones donde se sitúa la máquina, así como el territorio que los rodea, también los ha acompañado en el viaje. En un relato humorístico y muy festivo, la paradoja temporal está asegurada. Para quiénes no conozcan la anécdota de la publicación de este relato en la revista Nueva Dimensión, y la polémica por el retiro del número en que apareció, la la cuenta de forma breve y concisa.

ALGUIEN MORA EN EL VIENTO, por Hugo Correa. En un planeta similar a la Tierra, los vientos y huracanes domina aquel lugar y al parecer deciden el destino de sus habitantes humanos. Dos expedicionarios, uno de ellos rescatado de las garras de los vientos, encuentran a una mujer que ha permanecido durante toda su vida en dicho planeta. A partir de ahí, los conflictos humanos, la tensión sexual, y los oscuros designios de los vientos llevarán las circunstancias a sus límites.

En resumen, una joya de antología un tanto olvidada pero cuyo descubrimiento ofrece algunos de los mejores relatos de ciencia-ficción que ha dado Latinoamérica.

© Jorge Armando Romo (1.017 palabras) Créditos