TENET
TENET Estados Unidos, Reino Unido, 2020
Título original: Tenet
Dirección: Christopher Nolan
Guión: Christopher Nolan
Producción: Christopher Nolan, Emma Thomas
Música: Ludwig Göransson
Fotografía: Hoyte van Hoytema
Duración: 150 min.
IMDb:
Reparto: John David Washington (el Protagonista); Robert Pattinson (Neil); Elizabeth Debicki (Kat); Dimple Kapadia (Priya); Martin Donovan (Victor); Fiona Dourif (Wheeler); Yuri Kolokolnikov (secuaz); Himesh Patel (Mahir); Clémence Poésy (Laura); Aaron Taylor-Johnson (Ives); Michael Caine (Michael Crosby); Kenneth Branagh (Andrei Sator).
Comentarios de: Jorge Romo

En un comentario anterior aquí en el Sitio se señalaban algunos puntos para abrir la discusión sobre el cine de Christopher Nolan. Una vez señalados algunos aspectos de su filmografía y tomando como punto de referencia lo mencionado en dicha entrada, TENET (2020), la más reciente película de este director, apareció hace algunos meses en cartelera presentándose como la cinta que salvaría el cine de la pandemia y haría que todo mundo regresara a la salas. No obstante, su fracaso en taquilla y los reparos de la crítica especializada han dado mucho de qué hablar en torno a los nuevos modelos en los que se disfrutará el cine a partir de ahora.

La trama se centra en lo que aparentemente es una historia de espionaje internacional que juega con elementos de desplazamiento temporal. El Protagonista busca evitar la destrucción de la humanidad por parte de enemigos del futuro luego de que los humanos del tiempo presente siguen destruyendo el medio ambiente. Los residuos de esa tecnología se materializan para ser empleados tanto por agencias gubernamentales como por traficantes de armas. La tecnología para el viaje en el tiempo consiste en la reversión del tiempo: cualquier ser humano puede someterse a ella, vivir un tiempo revertido y experimentar las consecuencias del mismo. Al revertir el tiempo una y otra vez, los protagonistas tienen la opción de viajar en el tiempo, de posicionarse en la enredada complejidad de eventos y sacarle ventaja al traficante Andrei Sator, un sujeto que busca acabar con el mundo dado que la humanidad es malvada hasta la médula.

Si bien resulta un blockbuster eficaz y con suficientes dosis de acción, los propios juegos temporales resultan confusos, forzados y enredados. La cinta se compromete a no caer en paradojas al alargarse en eventos que buscan la coherencia de los encuentros de los personajes consigo mismos. Al mismo tiempo, resulta sumamente confusa la interacción entre bandos con tiempos que transcurren normalmente y aquellos en tiempos reversibles. La historia transcurre de forma precipitada y hay momentos en los que no está claro si los protagonistas están en tiempos normales o reversibles. Si bien es divertido ver un duelo entre un agente en tiempo normal y uno en tiempo revertido, resulta extraño que aquellos protagonistas en tiempo revertido se percaten de las acciones de aquellos en tiempo normal, pero los segundos ni siquiera noten la presencia de los primeros. Asimismo, si el tiempo reversible es posible: ¿cómo es posible que los personajes sigan pensando y actuando como si vivieran en un tiempo normal cuando se someten a este desplazamiento temporal inverso? A lo mejor sus pensamientos también serían reversibles al grado de quedar completamente confundidos, aspecto que los llevaría a no poder actuar y, por lo tanto, a parar por completo parte de la acción y de la intriga internacional.

El desarrollo de los personajes resulta esquemático y por momentos francamente nulo. A excepción del Guasón (Jocker) de Heath Ledger, el resto de personajes en la filmografía de Nolan resultan acartonados o estereotipados. Andrei Sator, interpretado por el talentoso aunque desaprovechado Kenneth Branagh, se disfraza de villano ruso sobreactuado, lineal, malvado sin matices, y posee un acento ruso tan falso como el propio tiempo invertido. Kat (Elizabeth Debicki) se desaprovecha totalmente y sólo se convierte en un personaje terciario de apoyo para el escuadrón y el propio Protagonista. En cuanto a este último, su participación como agente secreto es torpe e ingenua, no cuenta con el alto perfil de un agente al estilo de James Bond ni la letalidad de éste último, y frecuentemente tiene que ser rescatado por los demás. No obstante, Neil (Robert Pattinson) es el único personaje creíble que cuenta con las habilidades y el carisma para que las operaciones sean exitosas.

La banda sonora de Ludwig Göransson sobresale en sus tonos electrónicos y revertidos, ofreciendo una correcta y sofisticada sustitución de Hans Zimmer, compositor de cabecera de Nolan, quien prefirió trabajar con Denis Villeneuve y componer la banda sonora de la nueva adaptación de DUNE. No obstante, la música incluso supera las imágenes y los defectos de la trama convirtiéndose en un producto independiente que puede ser disfrutado sin necesidad de ver la película.

Así, TENET emplea de nueva cuenta las fórmulas a lo Nolan: Kat se convierte en una protagonista terciaria detrás de los agentes, escuadrones y villanos temporales; un grupo de protagonistas defienden el statu quo y el derecho a seguir destruyendo el medio ambiente frente a una amenaza futura invisible que, al no tener ninguna denominación, puede llevar la etiqueta que el director quiera (nazis, ecologistas, enemigos del establishment, etc.); abstracción que maquilla una historia de espionaje mucho más sencilla y convencional (en este caso, el cubo de rubik narrativo que se construye a partir del tiempo normal y el invertido); un thriller de espionaje y viajes temporales cuya abstracción hace pensar al espectador que está disfrutando de una obra que va más allá del mero cine dominguero.

En conclusión, un blockbuster complejo y enredado en demasía debido a la abstracción a la que recurre, pero que dejará extasiados y convencidos a los incondicionales del director.

© Jorge Romo (852 palabras) Créditos