PARALLAX
PARALLAX EE. UU., 1995
Título original: Star Trek Voyager: Parallax
Dirección: Kim Friedman
Guión: Brannon Braga sobre una historia de Jim Trombetta
Producción: Brannon Braga, Merri Howard y Peter Lauritson
Música: Jerry Goldsmith y Dennis McCarthy
Fotografía: Marvin R. Rush
Duración: 46 min.
IMDb:
Reparto: Kate Mulgrew ( Capitán Kathryn Janeway); Robert Beltran (Comandante Chakotay); Roxann Biggs-Dawson (Teniente B´Elanna Torres); Jenifer Lien (Kes); Robert Duncan McNeill (Teniente Tom Paris); Ethan Phillis (Neelix); Robert Picardo (El Doctor); Tim Russ (Teniente Tuvok); Garrett Wang (Alférez Harry Kim); Martha Hackett (Alférez Seska); Josh Clark (Teniente Joseph Carey); Justin Williams (Tripulante Jarvin).
Temporada: 1, Episodio: 2

Sinopsis

Fecha estelar 48439.7. La Voyager se encuentra con una singularidad cuántica, en cuyo horizonte eventual parece estar atrapada una nave. La capitán Janeway pretende ayudar a ese navío a escapar de la singularidad y emprende las acciones necesarias para ello. Mientras tanto, B´Elanna Torres tiene graves problemas para integrarse en la tripulación de la Flota Estelar, lo que la lleva a agredir al oficial Carey, que ocupa temporalmente el cargo de ingeniero jefe.

Janeway poniendo en su sitio a B´Elanna
Janeway poniendo en su sitio a B´Elanna

Primer episodio oficial de VOY tras el piloto dividido en dos partes, PARALLAX es un buen inicio para la cuarta serie Trek. Este capítulo está protagonizado principalmente por B´Elanna Torres, hija de padre humano y madre klingon, que ha heredado de ésta última el carácter violento de esa raza guerrera.

En el prólogo de la historia se nos informa que B´Elanna ha tenido un altercado con el ingeniero jefe en funciones, su inmediato superior, por unas diferencias de opinión sobre ciertas cuestiones técnicas. El resultado es que el pobre teniente Carey acaba en la enfermería, con la nariz rota y varias contusiones. Como resulta evidente, a la joven le cuesta mucho dominar su parte klingon, lo que preocupa a Chakotay, que pretende recomendarla para el puesto de jefe de ingeniería, ya que sabe que su preparación es muy superior a la de Carey.

Como vimos en el piloto, parte de la tripulación de la Voyager ha resultado muerta, por lo que muchas secciones de la nave, entre ellas ingeniería, están dirigidas provisionalmente por los oficiales de mayor rango de las mismas que han sobrevivido. Janeway debe decidir a quiénes poner al mando de esas secciones, y en lo que se refiere a ingeniería apuesta por Carey. Chakotay, por su parte, sabe que algunos maquis están plenamente capacitados para asumir esas funciones, por lo que presenta a Janeway una lista de nombres. Insiste en que B´Elanna está mejor preparada que Carey para ocupar el puesto de ingeniero jefe, pero al principio la capitán no da su brazo a torcer, pues está convencida de que no hay mejor formación que la que se imparte en la Academia de la Flota Estelar.

Por otro lado desconfía de alguien como Torres, no sólo por sus reacciones violentas, sino porque además abandonó la Academia. Chakotay no quiere que se margine a su gente. Está convencido de tener razón y no duda en enfrentarse a Janeway para defender su postura, lo que genera algunos momentos de tensión entre ambos, pero consigue que Kathryn se avenga a entrevistarse con B´Elanna para conocerla mejor. Tras la entrevista, Kathryn comprende que a su primer oficial le asiste la razón, al menos en parte. Por eso decide concederle el beneficio de la duda, dándole a Torres la oportunidad de demostrar su valía.

Y B´Elanna supera la prueba con nota, porque muy pronto esboza una teoría de lo que está ocurriendo realmente con esa singularidad, sugiriendo una línea de actuación con la que Janeway está plenamente de acuerdo. Como es obvio, al final la capitán la asciende y hasta al mismísimo Carey no le queda más remedio que admitir que es una ingeniero de primera. No obstante, en el proceso B´Elanna ha comprendido que debe dominar la irascibilidad de su lado klingon, si quiere ser aceptada por la gente que tendrá bajo su mando. Por eso no duda en pronunciar las palabras mágicas por favor, cuando se dirige al personal de ingeniería, y se muestra humilde y respetuosa con Carey, del que espera que la ayude a ponerse al día con los manuales y procedimientos de la Flota Estelar.

En PARALLAX comienzan a desarrollarse los personajes principales de la serie. Janeway se nos revela como muy competente, disciplinada y segura de sí misma. Defiende sus convicciones con energía, pero no se cierra en banda ante los demás y trata de ser justa con todos. Chakotay, por su parte, se comporta como un primer oficial ejemplar, dispuesto a secundar a su capitán disciplinadamente, pero que no duda en contradecirle cuando cree que está equivocado. Su lealtad hacia Janeway es incuestionable, como deja de manifiesto la escena en la que Seska y Jarvin insinúan que, llegado el caso, puede contar con ellos para apoderarse de la nave. Los dos maquis se quedan de piedra cuando Chakotay les responde que, si vuelven a sugerir siquiera algo semejante, les arrestará por amotinamiento. Aunque abandonó la Flota Estelar para unirse al Maquis, Chakotay es un graduado de la Academia y, como resulta evidente, las enseñanzas que recibió en ella pesan mucho en su ánimo.

Neelix y Kes se presentan de improviso en una reunión de oficiales, alegando que también ellos pueden aportar mucho a la expedición. La nave tiene problemas con el suministro energético, lo que ha obligado a reducir al mínimo imprescindible el uso de los replicadores. Kes sugiere que podrían dedicar una cubierta a cultivos hidropónicos. Janeway aprueba la idea y pone al frente del proyecto a la propia Kes, que así podrá sentirse útil en la Voyager. En cuanto a Neelix, afirma ser un excelente cocinero y se ofrece para tal función. Como veríamos en posteriores entregas, las habilidades culinarias de Neelix son más bien escasas, aunque hay que reconocer que tiene más moral que el Alcoyano, y que la tripulación acabará acostumbrándose a sus peculiares guisos.

La parte cómica corre a cargo del programa MHE (Médico Holográfico de Emergencia por sus siglas en español). Los proyectores holográficos no funcionan bien, así que su imagen va reduciéndose progresivamente de tamaño. Es Kes quien primero repara en lo que le ocurre al doctor. Pero además, su prodigiosa intuición le dice que el médico es más que una simple proyección holográfica. El diálogo entre los dos no tiene desperdicio y, de hecho, una de las líneas argumentales de VOY se centrará en el proceso por el cual el MHE va adquiriendo conciencia propia, hasta convertirse en una auténtica forma de vida..., aunque holográfica, por supuesto.

A Tom Paris, como estudió bioquímica en la Academia, le cae en suerte ser designado voluntario para ayudar al doctor en su cometido. Tuvok, como jefe de seguridad, quiere abrirle un expediente a B´Elanna por su comportamiento, pero Chakotay le convence para que no lo haga, aunque el vulcaniano deja claro que incluirá un informe del incidente en su bitácora personal. Y en lo que a Harry Kim se refiere, desempeña sus funciones a la perfección, aunque en este episodio no tiene una intervención muy destacada.

Los efectos especiales son estupendos pero no apabullantes, algo muy de agradecer. Los efectos de la singularidad cuántica, la Voyager y su reflejo están muy logrados. Es conveniente señalar que en VOY comenzaron a utilizarse profusamente infografías, combinadas con las maquetas de toda la vida. La cabecera de la serie fue diseñada por ordenador. Más adelante, en Star Trek: Enterprise, las tradicionales maquetas serían sustituidas por elaborados diseños informáticos.

Esto es, a grandes rasgos, PARALLAX, el episodio con el que inició su andadura Star Trek: Voyager. Una combinación perfecta de ciencia-ficción e historias de personajes. Disfrutadla.

© Antonio Quintana Carrandi, (1.175 palabras) Créditos