SE ALQUILA UN PLANETA
SE ALQUILA UN PLANETA José Miguel Sánchez Gómez
Título original: ---
Año de publicación: 2001
Editorial: Equipo Sirius
Colección: Tau, nº 6
Traducción: ---
Edición: 2001
Páginas: 295
ISBN:
Precio: 9 EUR
Comentarios de: Armando Parva

No había leído nada de Yoss (José Miguel Sánchez) pero desde hacía tiempo me picaba la curiosidad. No me imaginaba como debía ser la ciencia-ficción escrita por un rockero, y en cuanto se me cruzó me hice con éste libro que para ser sinceros me ha parecido de lo más recomendable.

Para entrar en ambiente, no hay dudas de que SE ALQUILA UN PLANETA es una alegoría de la Cuba actual, quizá no tanto en el sentido político, como en el económico y social. La Tierra ha sido a medias descubierta, a medias invadida, a medias colonizada por los extraterrestres que, tras comprobar lo mal que se portan los humanos con su entorno los declaran poco menos que incapaces para gestionar el planeta que habitan e instauran una especie de gobierno mundial dejando que los humanos se ocupen de asuntos menores, y principalmente a dar servicio a los extraterrestres atraídos por su buen clima, sus recursos y... sus trabajadoras sociales.

Se hace un poco desolador que, al contrario que en otras aventuras similares, de las que abunda la ciencia-ficción, sea la Tierra la descubierta y no los humanos los que salen a colonizar el Universo, enfrentándose en épicas batallas con miriadas de feroces extraterrestres. Antes al contrario, la Tierra es ocupada sin que los humanos puedan hacer mucho al respecto, pero incluso en esos casos la humanidad se organiza y lucha contra el invasor denodadamente, no es el caso. Yoss muestra la Tierra como un planeta tercermundista, atrasado y con unos nativos muy poco inteligentes que no merecen grandes miramientos.

Los xenoides, que administran la Tierra, aparte de su superioridad tecnológica y física, tampoco son dibujados como invasores al uso. Desde luego que su llegada supone un trauma de magnitud galáctica, pero a veces hasta parecen aburridos burócratas regentando un resort de vacaciones.

El relato de la vida en la Tierra se hace a través de varios personajes que, sobre todo sueñan con escapar a la estrecheces de sus vidas y se embarcan en aventuras inciertas, como la trabajadora social que se lanza a suscribir un contrato con un xenoide macho, con tal de dejar de prestar sus servicios a los turistas, o un jugador humano de voxl, el deporte favorito de los xenoides, que se esfuerza todo lo posible en vencerlos en su propio terreno.

El estilo de Yoss es fluido y divertido, la sátira que empapa toda la novela hace de su lectura una experiencia agradecida. Lo que quizá pueda resultar un poco desconcertante es como se insinúa que los problemas de las sociedades vienen de exterior, antes que hacer examen de que se ha hecho mal, como conjunto, para llegar a ciertos niveles de depauperación.

Con todo, SE ALQUILA UN PLANETA es un buen ejemplo de cómo la ciencia-ficción es un gran instrumento para explorar las situaciones presentes y, ya convertidas en entornos futuros, comprenderlas sin necesidad de pesados ensayos de economía política.

© Armando Parva, (489 palabras) Créditos