PUENTE ENTRE ESTRELLAS
PUENTE ENTRE ESTRELLAS Jack Williamson, James E. Gunn
Título original: Star Bridge
Año de publicación: 1955
Editorial: Dronte
Colección: Libros Nueva Dimensión, nº 12
Traducción: M. Blanco
Edición: 1976
Páginas: 237
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Adán Expósito H.

Aunque nunca he tenido la space-opera como una de mis preferencias, si está bien escrita y ofrece algo más que aventuras alocadas, no tengo inconveniente en disfrutar de la lectura, pero éste no ha sido el caso.

El protagonista, llamado Horn, debe cumplir cierta misión pero es descubierto y huye perseguido por las fuerzas del orden en un planeta de la frontera, sin la menor relevancia y allí, todo se desarrolla a base de huidas, fugas, evasiones más y huidas, fugas, evasiones y vuelta a empezar.

Nada original, supongo que para cuando se escribió ya estaba anticuada llena de tópicos y clichés, porque para entonces no solo la space-opera, sino también otros géneros como las propias novelas de aventuras, el western y la novela policiaca habían explotado de sobra ese tipo de andanzas.

Por si eso fuera poco, Williamson y Gunn tampoco se esfuerzan por dar a la novela un mínimo de plausibilidad, si bien ofrecen alguna que otra idea interesante, la tecnología que Horn usa para desplazarse roza lo mágico. Se suele decir que en estos casos el lector debe ser cómplice del autor y aceptar según que licencias, pero si la narrativa no acompaña esas licencias se acaban haciendo molestas, no son herramientas que use el autor para dar agilidad a la acción, sino meros trucos al servicio de la vagancia del autor.

Tampoco se puede decir que esté muy bien escrita. Tiende a la ampulosidad y la grandilocuencia, y a pararse en demasiadas ocasiones en cuestiones que no tienen que ver con la misión de Horn. Los personajes tampoco están bien dibujados, además de resultar exagerados en sus características, con diálogos muy poco creíbles. Lanzan largas peroratas, filosofando sobre aquello o lo otro a veces sin venir a cuento.

El entorno que les preparan Williamson y Gunn tampoco es demasiado brillante. En esencia, se trata de un Imperio donde los pobladores o bien son esclavos o salvajes semibárbaros. Hay una pequeña minoría, la élite que controla el Imperio, que se desplaza de un planeta a otro mediante una muy poco trabajada, por los autores, entiéndase, tecnología de viajes más rápidos que la luz.

La habilidad de Williamson y Gunn para trabajar en conjunto tampoco parece muy desarrollada. En la mayoría de las ocasiones los acontecimientos se suceden sin mucha lógica y da la impresión de que no había la menor planificación, cada uno insertaba los episodios que mejor le parecían sin parar a darle la continuidad que correspondía.

Para 1955 ya se habían escrito una buena cantidad de buena ciencia-ficción, y Williamson no era un recién llegado y años antes ya había publicado la que quizá sea su obra más recordada: LA LEGIÓN DEL ESPACIO, que esta novela escrita a cuatro manos no le llega ni a la suela de los zapatos.

© Adán Expósito H., (468 palabras) Créditos