SEÑUELO SAMARITANO
SEÑUELO SAMARITANO EE. UU., 1989
Título original: Star Trek TNG:
Dirección: Les Landau
Guión: Robert L. McCullough
Producción: Robert L. McCullough
Música: Jerry Goldsmith y Dennis McCarthy
Fotografía: Edward R. Brown
Duración: 51 min.
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Picard); Jonathan Frakes (Riker); Brent Spiner (Data); Marina Sirtis (Troi); Levar Burton (LaForge); Michael Dorn (Worf); Wil Wheaton (Wesley Crusher); Diana Muldaur (Dra. Pulaski); Christopher Collins (Grebnedlog); Leslie Morris (Reginod); Daniel Benzali (Cirujano); Lycia Naff (Alférez Sonya Gómez); Tzi Ma (Especialista biomolecular)
Temporada: 2, Episodio: 17

Sinopsis

Fecha estelar 42779.1. Picard y Wesley se dirigen hacia la Base Estelar 515, donde el primero debe someterse a una delicada operación de corazón, y el segundo realizar unas pruebas de acceso a la Academia de la Flota Estelar. Al mando de la Enterprise ha quedado Riker, quien deberá vérselas con los pakleds, humanoides obesos e inofensivos en apariencia, que se revelarán como una auténtica amenaza.

Riker y LaForge enfrentando su destino...
Riker y LaForge enfrentando su destino...

Aparecen en este episodio los pakleds, una de las razas alienígenas más raras y divertidas creadas para Star Trek. Los pakleds son obesos, poco dotados para la comunicación oral y con una apariencia inofensiva. Pero sólo se trata de eso, pura apariencia, porque en el fondo son profundamente malvados. Se trata de seres de inteligencia limitada que, como su evolución tecnológica es comprensiblemente lenta dadas sus características mentales, han optado por lo más cómodo y rápido: robar a los demás. Sin embargo, no siendo demasiado inteligentes, sí son en cambio muy astutos, logrando engañar a los federales con su aire bobalicón, supuestamente desprovisto de malicia. Su intención es hacerse con LaForge, ingeniero jefe de la Enterprise, para que les enseñe a manejar la tecnología que han robado, porque son tan cortitos en este aspecto que apenas pueden sacarle todo el partido a los adelantos tecnológicos que han sustraído a otras especies. Data comenta que su nave es una curiosa y hasta caótica mezcla de tecnologías de distinta procedencia. El caso es que parecen a punto de conseguir su sucio objetivo, pero son vencidos gracias a una argucia urdida por Riker, en la que sin duda no habrían caído otros aliens más avispados.

En principio, el guión iba a centrarse en Picard, pero se necesitaba una sub-trama para completar el metraje, y de ahí salieron los pakleds, surgidos de la colaboración entre McCullough y el maquillador Michael Westmore. Después del estreno del episodio, hubo quien sugirió que estas criaturas podrían ser un trasunto de los fans más furibundos y materialistas de Star Trek, esos que se pirran por cualquier artilugio lejanamente relacionado con la serie de sus amores, extremo desmentido por McCullough.

Pero si bien la aventura de los pakleds es divertida a rabiar, el verdadero eje del capítulo gira en torno al capitán y a Wesley. Picard debe someterse a una delicada intervención quirúrgica, ya que su corazón artificial amenaza con fallar en cualquier momento. Como Wesley debe trasladarse a la Base Estelar 515 para someterse a unas pruebas para ingresar en la Academia, el capitán decide ir con él en una lanzadera. Wes aprecia a Picard, pero le aterra estar con él durante seis largas horas. Sin embargo, aunque al principio JeanLuc se muestra serio, con pocas ganas de hablar y algo distante, pues está preocupado por su problema cardiaco, pronto acaba entablando una interesante conversación con el alférez, en la que rememora ciertos hechos de su pasado relacionados con su situación actual. Ante un muy interesado Wesley, Picard reconoce que en su juventud, además de bastante inexperto, era bocazas e indisciplinado, lo que le llevó a pelearse con unos nausicanos, uno de los cuales le disparó por la espalda, alcanzándole en el corazón. Esta es la primera vez que se menciona a los nausicanos en Star Trek, raza que después aparecería en el episodio TAPIZ, de la sexta temporada, y en EL HIJO DEL FORTUNATE, de Star Trek: Enterprise. En SEÑUELO SAMARITANO se nos muestra, a través de la charla entre Picard y Wes, cómo va evolucionando la ambigua relación de amor/odio que define a estos dos personajes desde su primer encuentro, no olvidemos que el capitán es indirectamente responsable del fallecimiento en acto de servicio del padre del muchacho. Con capítulos como este, va revelándose que Wesley cada vez asocia menos a Picard con la muerte del autor de sus días, y, en cierto modo, acabará por ver a JeanLuc como una figura paternal. Picard, que no se lleva precisamente bien con menores de dieciocho años, empieza a desprenderse de su rigidez característica, permitiéndose observar a Wes desde una perspectiva distinta. A partir de aquí, ambos personajes irán avanzando en su conocimiento mutuo, llegando a establecer, a lo largo de las siguientes temporadas, una buena relación personal.

Camino de la base 515
Camino de la base 515

En cuanto al asunto del corazón de Picard, queda claro que el capitán es muy reservado en lo concerniente a su salud, pues insta a la doctora a guardar el secreto sobre la misma, lo que explica que no quiera ser intervenido en la Unidad Médica de la Enterprise, cosa que Pulaski habría podido hacer sin problemas. Pero en el complejo hospitalario de la Base Estelar las cosas se complican durante la intervención, lo que obliga al jefe del equipo de cirugía a recabar la ayuda del médico más capacitado del sector, que no es otro que Pulaski. Una vez solucionado el asunto del secuestro de LaForge por los taimados pero estúpidos pakleds, la Enterprise se dirige hacia la Base 515 y la doctora lleva a cabo con éxito la operación, sustituyendo la víscera artificial dañada de Picard por otra nueva.

Aunque está casi irreconocible bajo el maquillaje de pakled, en este episodio intervino Christopher Collins como Grednedlog, un actor que ya había aparecido en TNG, en esta misma temporada, encarnando al capitán klingon Kargan de CUESTIÓN DE HONOR.

Picard le cuenta a Wesley que perdió su corazón al ser herido por un nausicano que le disparó por la espalda, pero en el posterior TAPIZ veremos que, en realidad, fue apuñalado con un arma blanca.

© Antonio Quintana Carrandi, (916 palabras) Créditos