PROSPECT
PROSPECT EE. UU., 2018
Título original: Prospect
Dirección: Christopher Caldwell
Guión: Christopher Caldwell, Zeek Earl
Producción: Dan Balgoyen, Garrick Dion, Scott Glassgold
Música: Daniel L.K. Caldwell
Fotografía: Zeek Earl
Duración: 100 min.
IMDb:
Reparto: Sophie Thatcher (Cee); Jay Duplass (Damon); Pedro Pascal (Ezra); Luke Pitzrick (Number Two); Arthur Deranleau (Fahr); Andre Royo (Oruf); Alex McCauley (Bahr); Doug Dawson (Heshir);

Incluso cuando el dinero escasea, si hay talento, los proyectos salen adelante, dentro de la modestia, con solvencia y dignidad. Es el caso de PROSPECT en el que Christopher Caldwell y Zeek Earl consiguen sacar adelante un proyecto más que decente.

PROSPECT nació en 2014 como el proyecto de un corto, y los autores, al ver como crecía, decidieron finalmente ampliarlo hasta su duración final. En alguna entrevista cuentan que antes de empezar a buscar el dinero necesario (5 millones de dólares) elaboraron un completísimo plan de trabajo, incluido un libro con decenas de ilustraciones y detalles de cómo y cuanto costaría cada aspecto de la producción. En definitiva, que no dejaron nada al azar. La elaboración del libro tiene también que ver con el hecho de que Caldwell y Earl se confiesan fanáticos de Star Wars, y que atesoran decenas de los típicos libros conceptuales sobre la saga, llenos de ilustraciones, esquemas y descripciones.

Se trata de la típica historia de frontera. Damon­ (Jay Duplass), y su hija Cee (Sophie Thatcher) son buscadores de piedras preciosas que arriesgan sus vidas en condiciones de una dureza inimaginable. Han recibido el encargo de explotar un yacimiento situado en una luna, que si bien tiene una gravedad y un ambiente a los que los humanos se pueden adaptar, posee una atmósfera irrespirable que dificulta cualquier trabajo. Camino al yacimiento Damon y Cee recogen aquí y allá pequeñas piedras que les supondrán un extra, hasta que se topan con ciertas dificultares que separan a padre e hija, quedando ésta en compañía de Ezra (Pedro Pascal) otro buscador de piedras sin muchos escrúpulos.

En su periplo por la luna deben tratar con los nativos, humanos que han decidido quedarse a vivir allí pese a lo hostil del ambiente, mercenarios y otra fauna humana diversa que sobrevive malamente en la superficie.

Quizá porque se nos ha malacostumbrado, se echa en falta más épica en el relato. Resulta ser demasiado pegado al suelo, demasiado cotidiano para que las cuitas de Cee y Ezra supongan una loa al esfuerzo y la superación personal. Todo lo que hacen está movido por el puro afán de sobrevivir, pero a la vez llevan tanto tiempo inmersos en circunstancias similares que se ha convertido en su rutina y actúan en consecuencia, sin aspavientos ni grandes palabras, excepto quizá Ezra, dado a filosofar, al contrario de otras producciones de corte similar, como AFTER EARTH, donde esa épica está presente en todas y cada una de las escenas.

Otra cuestión que hace realista la película es la miseria en la que se desenvuelven todos los personajes. Al igual que en las fiebres del oro, donde no abunda precisamente la inversión industrial, sino la iniciativa particular con equipamientos ínfimos y presupuestos ridículos, en PROSPECT todo está hecho de retales y funciona cuando funciona. Trajes protectores remendados, armas artesanales, sin apoyo ni logística centralizada, todos y cada uno de los buscadores ven el amanecer de milagro. Incluso hay detalles bastante curiosos como el uso de manuales de puesta en marcha de las cápsulas, lo que viene a demostrar que los buscadores de piedras no tienen muy claro como manejar las máquinas que usan.

Sin embargo, no se si por esa falta de medios o porque les salió la vena artística en el último momento, los realizadores no son capaces de elaborar un buen final. Lo peor que le puede pasar a un relato es que una vez terminado lo único que provoque sea un ¿Eso es todo? Ciertamente está en la línea del resto de la película, pero no hubiera estado de más un punto y final más concluyente.

En cualquier caso PROSPECT es una película más que meritoria, no se trata de una Serie B pasada de vueltas, al contrario, y en vista de la pasión de los directores por Star Wars, se ha apuntado que podría ser perfectamente un ínfimo episodio dentro de lo grandioso de ese universo.

Quizá sea una afirmación aventurada, nada del diseño de producción recuerda a Star Wars, pero más allá del las miserias familiares de los Skywalker, hay mucha más gente en muchos otros planetas buscándose la vida como buenamente pueden. En ese sentido, PROSPECT se podría encuadrar en cualquier universo cinematográfico, desde ALIEN hasta BLADE RUNNER.

© Francisco José Súñer Iglesias, (711 palabras) Créditos