TARANTULA
TARANTULA EE. UU., 1955
Título original: TARANTULA!
Dirección: Jack Arnold
Guión: Robert M. Fresco y Martin Berkeley
Producción: William Alland para Universal International Pictures
Música: Henry Mancini y Herman Stein
Fotografía: George Robinson
Duración: 80 min.
IMDb:
Reparto: John Agar (Dr. Matt Hastings); Mara Corday (Stephanie Clayton); Leo G. Carroll (Profesor Gerald Deemer); Nestor Paiva (Sheriff Jack Andrews); Ross Elliot (Joe Burch); Edwin Rand (Teniente James Nolan); Raymond Bailey (Townsend); Hank Patterson (Josh); Bert Holland (Barney Russell); Steve Darrell (Andy Andersen); Clint Eastwood (Líder de la escuadrilla de caza)

Sinopsis

En un lugar de Arizona, el profesor Gerald Deemer está experimentando con un nuevo nutritivo sintético que podría acabar con el hambre en el mundo. Deemer está probando el compuesto en diferentes animales, uno de ellos una tarántula. La extraña muerte de uno de sus ayudantes, encontrado en el desierto con horrendas malformaciones, despierta el interés del joven doctor Hastings, que se siente muy atraído por Stephanie Clayton, una muchacha que acaba de llegar al pueblo para trabajar con Deemer.

Cinta de culto para todos los aficionados al fantástico clásico, TARÁNTULA ejemplifica a la perfección el modo de trabajar de Jack Arnold, maestro del cine de bajo presupuesto y autor de algunos de los títulos más señeros de la ciencia-ficción fílmica de los años 50 del siglo pasado.

Aunque concebida como una cinta de entretenimiento, se plantean en ella cuestiones tan peliagudas como el peligro que implica la investigación científica sin control y el problema de la superpoblación, leit motiv éste último de los experimentos de Deerme.

Sin llegar a la megalomanía extrema de un mad doctor tópico, Gerald Deerme vive por y para su trabajo, que casi se ha convertido en una obsesión para él, y por el que está dispuesto a casi todo, incluso a ocultar la verdadera causa de las muertes de sus ayudantes. El problema es que, en la pelea que sostiene con uno de sus colaboradores, resulta destruida buena parte de su laboratorio, escapando la araña en la que estaba probando su alimento especial. El arácnido en libertad va aumentando de tamaño y sembrando la muerte y la destrucción a su paso hasta que, descubierto por fin, y cuando se dispone a atacar la pequeña población, es abatido por la aviación en una secuencia que nos retrotrae a las míticas escenas del Empire State Building del KING KONG de 1933.

El cine fantástico de los 50 se caracterizaba por unos presupuestos muy magros y unos paupérrimos efectos especiales. Sin embargo, Arnold supo aprovechar al máximo los exiguos recursos de que disponía, logrando que el diseño de producción de su película resultara de lo más aparente, con unos trucajes que siguen asombrando hoy día por su calidad y resolución. La mayor parte del mérito se debe a los técnicos de efectos especiales, entre los que destaca Wah Chang, que una década después colaboraría con Gene Roddenberry en Star Trek. En el rodaje se utilizó una verdadera tarántula, a la se hacía evolucionar por unas maquetas dirigiéndola con corrientes de aire caliente.

Como curiosidad, cabe comentar que en esta pequeña obra maestra realizó el gran Clint Eastwood una de sus primeras apariciones en el cine, interpretando el breve papel del jefe de la escuadrilla de reactores que abaten a la monstruosa araña, aunque, a decir verdad, está casi irreconocible a causa de la máscara de oxígeno que lleva puesta.

Veintidos años después se estrenaría un film de bajo presupuesto, con el mismo título en español y dirigido por John Bud Cardos. Se trataba de una modesta producción, protagonizada por William Shatner, el mítico capitán Kirk de Star Trek TOS. Con un argumento totalmente distinto, pues aquí no se trataba de una araña gigantesca, sino de una invasión arácnida, la película fue muy bien acogida por los espectadores, pues recuperaba, en parte, el espíritu de la inolvidable Serie B de antaño.

© Antonio Quintana Carrandi, (554 palabras) Créditos