ESPECTROS
ESPECTROS EE. UU., 1968
Título original: Star Trek TOS: Spectre Of The Gun
Dirección: Vincent McEveety
Guión: Lee Cronin
Producción: Gene Roddenberry y Fred Freiberger
Música: Alexander Courage y Jerry Fielding
Fotografía: Jerry Finnerman
Duración: 50 min.
IMDb:
Reparto: William Shatner (Kirk); Leonard Nimoy (Spock); Deforest Kelley (McCoy); James Doohan (Scott); Walter Koenig (Chekov); Nichelle Nichols (Uhura); Bonnie Beacher (Sylvia); Rex Holman (Morgan Earp); Ron Soble (Wyatt Earp); Charles Maxwell (Virgil Earp); Sam Gilman (Doc Holliday); Bill Zucker (Johnny Behan); Ed Charles (Sil); Abraham Sofaer (voz del melkotiano en inglés)
Temporada: 3, Episodio: 06

Sinopsis

Fecha estelar 4385.3. La misión de la Enterprise es establecer contacto con los habitantes del planeta Melkotia, que alberga una avanzada civilización. Al aproximarse la nave a Melkotia, una boya espacial conmina a los federales a retirarse, pues los melkotianos no desean contactar con ellos. Kirk tiene órdenes muy tajantes: debe conseguir que se establezcan relaciones entre Melkotia y la UFP, por lo que desoye las advertencias melkotianas y en compañía de Spock, Scott y Chekov se transporta al planeta. Allí un melkotiano les hace saber que serán castigados por no obedecer las órdenes de regresar que les han dado. De pronto, Kirk y sus hombres se ven transportados a un ambiente que recrea el Oeste americano de la década de 1880. Pronto descubrirán que se encuentran en Tombstone, Arizona, el día que tuvo lugar el legendario tiroteo en el O. K. Corral, que ellos representan a los rivales de los Earp y que las primitivas armas de la época parecen ser terriblemente reales.

Kirk y lo suyos viendo de como no quedar como un gruyere
Kirk y lo suyos viendo de como no quedar como un gruyere

En ESPECTROS, Kirk debe cumplir una orden ciertamente difícil: contactar con una especie que considera como gérmenes a todos los seres que no son de su mundo y que trata de evitar, por todos los medios a su alcance, ser contaminada por extraños. Como los federales no atienden a razones, los melkotianos los someten a una experiencia extrema, que se desarrolla en un escenario muy concreto: el Fart West.

El duelo del O. K. Corral fue el tiroteo más mítico de la historia del Oeste. Enfrentó a los hermanos Earp, encabezados por Virgil, que entonces era comisario de Tombstone, con los Clanton y los McLaury, unos forajidos que se dedicaban al abigeato (el robo de ganado) y que habían sentado sus reales en la violenta ciudad. Este enfrentamiento ha sido llevado en varias ocasiones al cine, a veces con notables licencias históricas, tema que estoy desarrollando en un ensayo que verá la luz en el Sitio en este 2020. En este episodio de Star Trek se vuelven las tornas, asumiendo los Earp y su amigo, Doc Holliday, los papeles de villanos de la función. El duelo concluyó en una matanza y, dado que Kirk y los suyos representan a los Clanton y los McLaury, todo parece indicar que sus horas están contadas pues, como descubren cuando Chekov se enfrenta al siniestro Morgan Earp, los vetustos revólveres que les han proporcionado los melkotianos son tremendamente eficaces a la hora de matar.

Kirk y los demás emprenden una desesperada carrera contra reloj. No pueden cambiar la historia, pero tampoco se rinden. Tiene que haber otra posibilidad de salvar la situación, así que nuestros amigos intentan convencer a la gente del pueblo de que ellos no son los Clanton. Al no lograrlo, optan por salir de Tombstone, pero una especie de campo de fuerza se lo impide. No les queda más remedio que asumir que deben seguir los pasos que marca la historia sobre lo que ocurrió aquel 25 de octubre de 1881.

Spock, como en tantas ocasiones, será quien encuentre la solución al problema. Chekov ha muerto por un disparo de Morgan Earp. Ahora bien, el vulcaniano cae en la cuenta de que Pavel representaba a Billy Clairbone, y éste sobrevivió a la masacre del O. K. Corral. Por tanto, sí que pueden cambiar la historia, variar las reglas del juego. Todo aquello, evidentemente, es una ilusión, así que no tienen más que convencerse de que nada de eso es real para ser inmunes a las primitivas armas de fuego de los Earp. Ahora bien, un simple instante de duda puede conducirlos al desastre, de modo que Spock recurre a la disciplina vulcaniana para, por medio de una especie de fusión mental colectiva, imbuir en las mentes de sus compañeros la idea de que nada de aquello es auténtico. Cuando se produce el enfrentamiento, las balas de los Earp y Holliday no les hacen ningún daño. Derrotados sus enemigos, Kirk se niega a darles muerte, lo que impresiona a los melkotianos, que les devuelven a la Enterprise —incluido el resucitado Chekov — y se avienen a entablar negociaciones con la Federación.

Como de costumbre, lo que se filmó se aleja un tanto del guión primigenio, en el que Chekov no bajaba al planeta. Su lugar era ocupado por un oficial de seguridad, el clásico camiseta roja, que moría en el curso de la misión y al que no se recuperaba posteriormente. Los habitantes de Tombstone podían ir y venir libremente, incluso abandonar la ciudad, pero Kirk y los suyos estaban restringidos a un espacio concreto, delimitado por un campo de fuerza. La conclusión también difería, pues incluía una emboscada a los Earp. Los extraterrestres no se llamaban melkotianos, sino shawnianos. Además, los alienígenas dejaban en libertad a los federales porque acababan creyendo que Kirk estaba loco. Había otras variantes menores, pero a Roddenberry no acabó de convencerle la historia y ordenó reescribirla, quedando tal como se nos muestra en el capítulo.

Estos, con cara de malotes, en realidad eran los buenos
Estos, con cara de malotes, en realidad eran los buenos

El episodio se rodó en estudio. Los decorados que representan Tombstone son mínimos, limitándose a unas simples fachadas que simulan los edificios, dando a entender, de un modo bastante surrealista, que los melkotianos sólo han tenido como referencia, a la hora de crear su ilusión, la vaga idea que tienen los humanos de lo que era un pueblo del Oeste.

Esta es la primera aparición en Star Trek del actor Rex Holman, que encarna a Morgan Earp. Este intérprete aparecería muchos años más tarde en Star Trek V: LA ÚLTIMA FRONTERA, dando vida a J´onn, el primer habitante de Nimbus III con el que contacta el vulcaniano Sybok.

Algo que no me gustó de este capítulo es la imagen que ofrece de los Earp. Ignoro por qué razón Lee Cronin decidió representarlos así, pero su descripción no se ajusta bien a lo que se sabe sobre ellos. Como resulta evidente para cualquiera que conozca bien la historia del Oeste, ni Wyatt ni sus hermanos eran unos santos, pero tampoco unos matones tenebrosos. Pero de este tema ya hablaré en el ensayo sobre la figura de Wyatt Earp y su traslación al cine.

Con ESPECTROS comenzó, con muy buen nivel, la tercera y última temporada de TOS, que, a pesar de las limitaciones presupuestarias y de los problemas de toda índole que padeció, nos ofrecería un puñado de excelentes historias de ciencia-ficción.

© Antonio Quintana Carrandi, (1.056 palabras) Créditos