LA LUZ DE MI VIDA
LA LUZ DE MI VIDA EE. UU., 2019
Título original: Light of my life
Dirección: Casey Affleck
Guión: Casey Affleck
Producción: Teddy Schwarzman, Casey Affleck, John Powers Middleton
Música: Daniel Hart
Fotografía: Adam Arkapaw
Duración: 119 min.
IMDb:
Reparto: Casey Affleck (Papá); Anna Pniowsky (Rag); Elisabeth Moss (Mamá); Tom Bower (Tom); Timothy Webster (Lemmy); Hrothgar Mathews (Calvin); Monk Serrel Freed (Joven); Deejay Jackson (Contramaestre); Patrick Keating (hombre de barba)
Comentarios de: Jorge Romo

Casey Affleck, conocido como el hermano talentoso de Ben Affleck, se dio a conocer gracias a su poderosa actuación en la aclamada película MANCHESTER BY THE SEA (2016), un drama meticuloso sobre un hombre solitario, apagado e introvertido que debía tomar la custodia de su sobrino frente a la muerte de su hermano. A partir de aquí, Affleck ha repetido roles que involucren personajes apagados, callados pero con una historia relevante que contar. En esta ocasión, Casey Affleck se estrena como director y guionista en una cinta de ciencia-ficción a la que la crítica especializada ha comparado con aquella otra película post-apocalíptica titulada LA CARRETERA (2009).

En un futuro indeterminado, una pandemia ha exterminado a casi todas las mujeres del mundo. Pese a que no es un futuro tan desolador y el resto de la humanidad trata de reconstruir la civilización de manera paulatina, Rag y su padre vagan y acampan en el bosque evitando cualquier contacto con las ciudades. Esta niña justo es la última mujer en el mundo, una sobreviviente inmune al virus que acabó con las mujeres, quien está en pleno crecimiento y no para de hacerle preguntas a su padre. Rag es una gran lectora y una niña muy inteligente cuya curiosidad por momentos parece que podría arruinar los planes de su padre para ocultarla del mundo. Por las noches, éste le cuenta larguísimos cuentos antes de dormir o le habla de cómo era su madre. Las extensas conversaciones justo buscan delinear a fondo la naturaleza de los personajes. El padre ama profundamente a su hija aunque es un neurótico. Rag, vestida como un niño para despistar a los extraños, se encuentra un tanto harta de vagar por el mundo y desea tener una casa. En la carrera por la sobrevivencia, el padre diseña planes y trampas para tratar de escapar frente a cualquier amenaza.

Y es aquí donde las extensas conversaciones representan un reto para el espectador, quien tiene que decidir si continúa con la construcción detallada de los personajes o sale corriendo en busca de películas mucho más movidas y con menos diálogo. Pese a ello, la cinta se transforma justo en un reto en el que se van abriendo varias discusiones en torno a la sobrevivencia, la moral y la religión, marcando una distancia con la mencionada LA CARRETERA. Mientras que aquella película planteaba un mundo en el que los alimentos y la moral escaseaban, en el mundo de LA LUZ DEL FIN DEL MUNDO la moral busca sobrevivir a partir de la cooperación comunitaria, de las acciones humanitarias, de un regreso a la religión, así como del planteamiento del diálogo y la negociación entre desconocidos.

Uno de los puntos centrales de la cinta es el tipo de vida que el padre podría llevar si no tuviese una hija. Los hombres que transitan por las ciudades lo hacen sin mayor problema. El padre podría encontrar una casa y vivir con cierta comodidad, no obstante, decide hacer un gran sacrificio al vagar por los bosques para que su hija no sea descubierta. En un mundo en donde sólo habitan hombres, Rag, simplemente por su condición de mujer, sería una presa fácil. Frente a esta circunstancia, el padre tendrá que luchar y arriesgar su vida frente a cada intruso que sospecha la verdadera naturaleza de su hija. Pese a los rumores que afirman que aún existen campamentos y ciudades secretas en las que habitan mujeres, la lucha por la sobrevivencia se hará a partir de la búsqueda de una vida mejor y menos ajetreada.

Affleck construye una cinta pausada que poco a poco se transforma en una carrera justo por la sobrevivencia. Pese a las esperanzas y anhelos de los personajes, el tono de la cinta siempre es pesimista y hace un guiño al espectador en cuanto a que los rumores son falsos: Rag posiblemente es la única mujer que queda en el mundo. No obstante, en un mundo post-apocalíptico, las esperanzas y deseos son lo único que hace que los personajes se sigan moviendo, sigan diseñando planes de escape y vivan el día a día.

En definitiva, una cinta pausada y reflexiva que marca una distancia con otras películas y busca humanizar a sus personajes a través de sus interacciones y aspiraciones.

© Jorge Romo, (711 palabras) Créditos