EL INFORME MONTEVERDE
EL INFORME MONTEVERDE Lola Robles
Título original: ---
Año de publicación: 2005
Editorial: Crononauta
Colección: ---
Traducción: ---
Edición: 2018
Páginas: 152
ISBN:
Precio: 15 EUR
Comentarios de: Luis del Barrio

Llevaba mucho tiempo viendo aquí y allá el nombre de Lola Robles y en vista de los elogios, ya andaba con ganas de echar mano a alguno de sus libros. Admito que he elegido EL INFORME MONTEVERDE porque es cortito y además está disponible con facilidad (yo me lo compré en el marketplace de la FNAC).

Lo primero que tengo que decir es que esta novela, al menos en mi opinión, está muy influenciada por la obra de Ursula K. Le Guin, tanto en el tono, pausado y humano, como el argumento. La narración calmada de las aventuras de la investigadora Rachel Monteverde en un entorno exótico, me recordó mucho a obras e Le Guin como LA MANO IZQUIERDA DE LA OSCURIDAD o EL MUNDO DE ROCANNON. Aunque los argumentos no tienen mucho que ver, el fondo es el mismo: un extranjero enfrentado a las particularidades raciales y sociales de planetas perfectamente extraños.

En este caso se trata del viaje de la mentada Rachel Monteverde por Aanuk, un planeta que nunca ha despertado gran interés y del que se disponen pocos datos, el más relevante es que sus habitantes se dividen entre los aanukiens, propiamente dichos, que van y vienen sin preocuparse demasiado por las cosas transcendentes de la vida, y los fihda, unos huraños ermitaños. Esa división me recordó también la existente entre eloi y morlocks, aunque sin sus connotaciones negativas.

Si nos ponemos simbólicos se puede decir que los aanukiens son los representantes de la luz y los fihda de la oscuridad, aunque no se si este sería la idea de la autora.

Por otro lado, la novela también tiene lazos con LOS LENGUAJES DE PAO, de Jack Vance, porque en cierto modo apunta a que el lenguaje más que una herramienta de comunicación, también es un instrumento de control y manipulación. Como hipótesis es curiosa, pero según tengo entendido es algo que los lingüistas han desechado hace tiempo, es más bien el lenguaje el que se adapta a las condiciones del hablante que a la inversa, como las infinitas formas que tienen los esquimales de nombrar a la nieve y el hielo, según sus características, algo irrelevante para un yanomami, que hará lo propio con los infinitos tonos de verde de la cuenca del Amazonas.

Donde si resulta interesante es en la aparente impenetrabilidad de ese lenguaje y las diferencias culturales para el extranjero. El ejemplo de yanomami y esquimales viene al pelo, sus respectivas visiones del (mismo) mundo son tan radicalmente distintas que trasladar a uno u otro a un entorno ajeno resultará casi traumático. De hecho, y pese al aislamiento relativo del planeta, algunos aanukiens han viajado fuera de él, y han sido conscientes de la diferencia entre el estado de su cultura y lo que se cuece en el resto del universo. Ese es otro interesante aspecto de la novela puesto que se aborda la modernización de quien no quiere, ni probablemente necesita, ser modernizado.

Rachel Monteverde se ven igualmente desbordada por las convenciones de aanukiens y fihda y las retorcidas relaciones entre ellos, y creo, no puedo estar seguro, que la estructura del libro compuesto por notas dispersas, intenta transmitir al lector esa sensación de desconcierto ante lo que a ojos de la doctora Monteverde tiene, en apariencia, muy poco sentido.

Creo que es exagerado llamar informe a las notas de Rachel Monteverde, en realidad da la impresión de que se trata más bien de un cuaderno de campo donde va anotando sus vivencias, lo que a la vez es una ventaja, puesto que al no tratarse de un informe, más rígido y envarado, más centrado en el dato puro y duro y el análisis académico da opción a que las experiencias de la investigadora se trasladen de forma más directa. Eso también es una desventaja, porque no tenemos un final definido, lógicamente no se puede esperar otra cosa de unas notas de campo.

Esta edición de Cronotauta, ilustrada por Marina Vidal, es una versión corregida y ampliada de la primera editada por Equipo Sirius en 2005. Incluso se ha traducido al inglés y publicado en Estados Unidos EN 2016 por Aqueduct Press con el título MONTEVERDE: MEMOIRS OF AN INTERSTELLAR LINGUIST. Todo un logro para la ciencia-ficción española.

© Luis del Barrio, (707 palabras) Créditos