EXTINCIÓN
EXTINCIÓN EE. UU., 2018
Título original: Extinction
Dirección: Ben Young
Guión: Spenser Cohen, Brad Kane
Producción: David Hoberman, Todd Lieberman
Música: The Newton Brothers
Fotografía: Pedro Luque
Duración: 95 min.
IMDb:
Reparto: Michael Peña (Peter); Lizzy Caplan (Alice); Amelia Crouch (Hannah); Erica Tremblay (Lucy); Lex Shrapnel (Ray (as Alexander Shrapnel)); Emma Booth (Samantha); Lilly Aspell (Megan); Mike Colter (David); Israel Broussard (Miles)

Por lo visto esta es una producción de Universal Studios vendida a Netflix para su distribución vía streaming. Parece ser que una vez presentada la película a los mandamases de la productora, consideraron que no tenía el nivel suficiente para estrenarla en salas. En otros tiempos hubiera acabado cogiendo polvo, pasado directamente al mercado del DVD, o se hubiera ofrecido a las operadoras de televisión. Pero en los tiempos que corren tanto una cosa como la otra tienen el mismo nombre: Netflix. Aunque poco a poco le van comiendo el pastel, nadie más puede distribuir una película o serie a nivel mundial (con la demora de las correspondientes doblajes/traducciones) con tanta rapidez como ésta plataforma.

En el caso de EXTINCIÓN (ojo, Netflix ya tiene, o tenía, una película de igual nombre en 2015) no me extraña que la Universal se haya desprendido de ella. Más que una película por si misma parece el piloto de una serie de televisión fallida. De hecho es lo que pensé una vez visionada. En realidad no está mal, tiene sus cosas de película de Serie B, pero en general, y vista desde esa perspectiva, cumple sobradamente su misión de pasar hora y media entretenida en la post-siesta de sábados, domingos o festivos.

En un principio da la impresión de ser una de esas películas que The Asylum produce con notable desfachatez, con SHARKANDO como su mayo éxito. Si no sabes de lo que hablo, recuerda esas películas malas de ciencia-ficción y/o catástrofes que La Sexta.programa mutiladas sábados y domingos por la tarde. SyFy también les hace encargos regularmente.

Pues bien, EXTINCIÓN parecía ir por el mismo camino, pocos recursos y para más usados con poco arte. Michael Peña, que da vida a Peter, el protagonista, es de esas caras que siempre se recuerdan como secundario recurrente de telefilmes varios, a Lizzy Caplan, que interpreta a Alice, su mujer, le sucede otro tanto. Una vez constatado esto, se reza para que la cosa no vaya demasiado mal.

La película no es que vaya a ganar ningún Oscar, pero al menos hay un cierto respeto por el espectador y no se producen las sucesiones de escenas vergonzantes de esas producciones de baratillo.

En un principio Peter, técnico de no se sabe muy bien qué, tiene unas pesadillas en las que todo es muerte y devastación. Son tan vividas que suponen un problema para su salud, son foco de conflictos familiares, además de mermar su rendimiento laboral. Tanto Alice como David (Mike Colter) su jefe, le instan a que vaya a un psicólogo e intente paliar el problema, pero ya en la clínica tiene un pálpito que le hace salir huyendo de allí.

Tras la correspondiente discusión con Alice y una fiesta con los vecinos sus pesadillas se hacen realidad. La Tierra es invadida por alienígenas que tienen la clara intención de exterminar a la humanidad. A partir de ahí todo son carreras, tiros, explosiones, asombrosas revelaciones sobre la naturaleza de los invasores que darán que pensar al espectador y un final que da pie a la sospecha de que se trata del piloto de una serie.

El tratamiento, ya digo, es digno pero deslucido. El director, Ben Young, tiene en su haber apenas unos cuantos cortos y una docena de episodios de series de televisión (de ahí, quizá, el tratamiento general de la película).

Habrá quien la considere una pérdida de tiempo, pero tampoco es tan rematadamente mala como para resultar ofensiva.

© Francisco José Súñer Iglesias, (581 palabras) Créditos