UN HOMBRE SOLO
UN HOMBRE SOLO EE. UU., 1993
Título original: Star Trek DS9: A Man Alone
Dirección: Paul Lynch
Guión: Gerald Sanford y Michael Piller
Producción: Peter Lauritson
Música: Jay Chattaway
Fotografía: Marvin Rush
Duración: 46 min.
IMDb:
Reparto: Avery Brooks (Sisko); Rene Auberjonois (Odo); Terry Farrell (Dax); Colm Meaney (OŽBrien); Alexander Siddig (Dr. Bashir); Nana Visitor (Kira Nerys); Cirrof Lofton (Jake Sisko); Armin Shimerman (Quark); Rosalind Chao (Keiko OŽBrien); Max Grodénchik (Rom); Aron Eisenberg (Nog); Edward Laurence Albert (Zayra); Stephen James Carver (Ibudan); Tom Klunis (Lamonay)
Temporada: 1, Episodio: 03

Sinopsis

Odo descubre en el bar de Quark a Ibudan, un bajorano que llevaba el mercado negro cuando la estación estaba bajo control cardasiano. El jefe de seguridad conmina a Ibudan a abandonar DS9 en 26 horas. Sisko revoca la orden de Odo, alegando que no se puede actuar contra Ibudan mientras este no viole las leyes. Poco después, Ibudan muere asesinado en una holosuite. Las sospechas recaen sobre Odo, a quien Sisko se ve obligado a apartar de su puesto de jefe de seguridad.

Odo comentándole noseque a Kira
Odo comentándole noseque a Kira

UN HOMBRE SOLO se centra en el personaje de Odo, siendo el primer episodio de DS9 protagonizado por el entrañable metamórfico. Odo es el único miembro de su especie en Espacio Profundo 9. Por sus especiales características físicas, siempre se ha sentido algo marginado, pero nunca ha dado importancia a eso porque su vida se centra en su trabajo como responsable de seguridad. Conforme avance la serie, se nos irán revelando detalles de su existencia, pero en este capítulo se deja claro que es un hombre recto, con una acrisolada idea de lo que es la justicia. Por eso, cuando ve a Ibudan en el bar del ferengi, reacciona como lo hace. Sisko tiene que separarle del bajorano, y ante las preguntas del comandante, el metamórfico explica quién es Ibudan. Benjamin comprende lo que siente Odo hacia ese tipo que dejó morir a un niño, porque sus padres no tenían dinero para pagar la medicina que lo hubiera salvado, pero no tiene más remedio que respetar la ley, y puesto que Ibudan no la ha quebrantado por el momento, no le queda más remedio que actuar en consecuencia.

Entonces Ibudan muere apuñalado mientras disfrutaba de un programa holográfico. Puesto que la puerta de la holosuite se cerró tras el acceso de Ibudan, y no volvió a abrirse hasta que los empleados de Quark descubrieron el cadáver, la muerte del bajorano es un misterio, que Odo despeja en parte al sugerir que el asesino podría ser alguien que no necesitara abrir una puerta, sino que le bastara con filtrarse por las rendijas. El problema es que la única criatura capaz de hacer eso es él mismo. Como había tenido un altercado con la víctima ante testigos, y además un bajorano llamado Zayra declara que Ibudan le había confesado estar atemorizado ante la posibilidad de que Odo le matase, Sisko no tiene otro remedio que suspender de sus funciones como jefe de seguridad al metamórfico. El rumor de que Odo asesinó a Ibudan se extiende por la estación como un reguero de pólvora. Los bajoranos comienzan a hacerle el vacío a Odo, destrozan su oficina e incluso están a punto de lincharle, lo que es impedido en última instancia por Sisko y sus oficiales. Será el doctor Bashir el que resuelva el caso, gracias a unas muestras de ADN recogidas en el camarote que ocupaba Ibudan en la nave que le llevó a la estación.

En UN HOMBRE SOLO se trata, por enésima vez en el universo de ficción de Star Trek, el tema del racismo. Odo es el único de su especie, un ser extraño para todos los demás y con el que nadie parece tener nada en común. Considerado poco sociable por los residentes habituales de la estación, es además jefe de policía, lo que no le granjea las simpatías de la gente. No obstante, hay dos personas que saben que nunca cometería un asesinato a sangre fría. Una es la mayor Kira, que no pierde ocasión de defenderle ante Sisko. La otra, sorprendentemente, es Quark. El ferengi admite ante sus clientes que no le gusta Odo, pero afirma que no es un asesino y que tampoco colaboró con los cardasianos, aunque también fuera jefe de seguridad con ellos. En cuanto al comandante, cree en su inocencia, pero le aparta de la investigación porque es lo que debe hacerse. Al final las cosas se solucionarán satisfactoriamente para Odo, pero, como comenta amargamente Sisko en la bitácora de la estación, nadie se digna disculparse con el metamórfico.

La turba a punto de desmandarse
La turba a punto de desmandarse

En este capítulo Keiko, la esposa de OŽBrien, va adquiriendo protagonismo. Discute con Miles porque, siendo botánica y civil, no parece haber ocupación para ella en DS9. Se aburre mano sobre mano y necesita sentirse útil. Una gamberrada cometida por Jake Sisko y Nog le da una idea: en DS9 hace falta un colegio, para que los niños de la estación tengan una actividad constructiva a la que dedicar su tiempo. Keiko expone su idea al comandante, que le ofrece todo su apoyo, aunque dejándole claro que no puede obligar a otros padres a que manden a sus hijos a esa escuela. Keiko no se amilana y se entrevista con varios padres de otras razas, intentando convencerles de las ventajas que conlleva la apertura de un colegio en la estación. Uno de los entrevistados por Keiko es Rom, el ferengi padre de Nog y hermano del inimitable Quark. Al principio Rom se muestra reticente, pero los argumentos de Keiko le convencen para matricular a su hijo en la nueva escuela. Más adelante la señora OŽBrien tendrá oportunidad de trabajar en lo suyo, pero en esta primera temporada y en la siguiente ejercerá sobre todo como maestra. Por su parte, Jake y Nog inician una relación de amistad que se fortalecerá con el paso del tiempo, convirtiéndolos en inseparables. Y por supuesto Bashir sigue intentando ligarse a Jadzia, pero la oficial científico no está por la labor.

Durante la primera temporada de la serie, el equipo técnico y artístico de DS9 tuvo que bregar con la considerable presión que representaba realizar un nuevo Star Trek, estando todavía en producción la muy exitosa TNG. Pero pronto Picard y su gente pasarían a la pantalla grande, y durante dos años DS9 sería el único Star Trek televisivo. Al igual que había ocurrido con TNG, sus dos primeras temporadas en antena fueron un tanto flojas, pero la inclusión en la trama argumental de los peligrosísimos metamórficos Dominion y sus ansias de conquista dispararon los índices de audiencia y la popularidad de la producción. Con el tiempo, DS9 se convertiría en la más espectacular, y también la más sombría, de todas las sagas Trek.

© Antonio Quintana Carrandi, (1.031 palabras) Créditos