SPECIES
SPECIES EE. UU., 1995
Título original: Species
Dirección: Roger Donaldson
Guión: Dennis Feldman
Producción: Dennis Feldman, Frank Mancuso Jr.
Música: Christopher Young
Fotografía: Andrzej Bartkowiak
Duración: 108 min.
IMDb:
Reparto: Natasha Henstridge (Sil); Ben Kingsley (Xavier Fitch); Michael Madsen (Preston Lennox); Alfred Molina (Dr. Stephen Arden); Forest Whitaker (Dan Smithson); Marg Helgenberger (Dr. Laura Baker); Michelle Williams (Sil niña);
Comentarios de: Ricardo Riera

Comenzamos nuestro particular homenaje a la saga de Alien hablando de una de las películas con las que más fácilmente podemos conectarla, una modesta cinta de mediados de los noventa conocida como SPECIES (1995). Todos sin duda la conoceréis, y coincidiréis conmigo en que la influencia de la película de Ridley Scott es más que evidente. SPECIES incluso cuenta entre sus responsables al artista suizo H. R. Giger, quien no sólo se encargó del diseño de la criatura sino que también estuvo muy involucrado en el rodaje, hasta el punto de pagar de su propio bolsillo la realización de alguna de las secuencias de efectos especiales. La cinta, a pesar de no ser ninguna obra maestra, sí que tiene un encanto especial que se debe principalmente a lo disparatado de su concepción y a un argumento un tanto insólito para una película comercial.

Dicho argumento es el siguiente: la película trata acerca de un híbrido humano-alienígena con forma de rubia cañón que se escapa de un laboratorio secreto del gobierno y comienza un largo viaje en busca de un semental humano que logre fertilizarla, dando paso así a una invasión de pequeños monstruos en toda regla. El gobierno, dispuesto a ponerle freno, arma un equipo especial formado por una científica, un asesino a sueldo, un antropólogo y un psíquico con poderes empáticos, con la sola misión de localizar a la criatura y destruirla. De entrada este es un detalle que me gusta: normalmente en este tipo de cintas el objetivo del gobierno es siempre atrapar con vida al monstruo para estudiarlo, pero en esta ocasión no se andan con remilgos y directamente tiran a matar. Otra cosa curiosa es que entre este grupo especial de cazadores se encuentran actores de relativo renombre que difícilmente asociaríamos a un producto como este (al menos en su momento): Ben Kingsley, Michael Madsen, Alfred Molina y Forest Whitaker, sin duda un gran elenco que da a esta película un perfil de aparente seriedad, cuando en el fondo su guión es más apropiado para una porno de temática ciencia-ficción.

De todas formas, la auténtica estrella de la película es la alienígena, interpretada aquí por Natasha Henstridge. Para el momento en que se estrenó la película, ella no era más que una modelo canadiense prácticamente desconocida, pero esta cinta la puso inmediatamente en la mira de la industria, y no es para menos porque en esta película está realmente increíble. Cuando está en su forma humana, la chica es absolutamente perfecta, hasta el punto que difícilmente puedo culpar a los especímenes masculinos que caen como moscas a su paso. Curiosamente, la señorita Henstridge supo jugar muy bien su carta y dominar su carrera casi de inmediato, porque nunca más volvió a despelotarse como en esta cinta (a excepción de su secuela inmediata). Pero aparte de sus evidentes atractivos físicos, la verdad es que su trabajo es notable: la criatura realmente es amenazante en cuanto a presencia, aunque su belleza la haga tremendamente atractiva. Los diseños de Giger cuando el monstruo nos muestra su verdadera forma también son sobresalientes, llevando al paroxismo el componente erótico del artista suizo y permitiéndonos unos vistazos fugaces al mundo extrarrestre del que la chica proviene.

El éxito de la película fue en su momento toda una sorpresa, ya que difícilmente creo que el estudio esperara mucho de ella. Hoy en día, cuando el auge de Internet hace que tengamos cientos de reseñas, avances y material de cualquier película incluso antes de su estreno, dicho éxito hubiese sido imposible, pero en aquel entonces fue toda una sensación. Por supuesto, ha generado hasta la fecha tres secuelas, de las cuales solamente una se estrenó en cines; las otras dos quedaron relegadas al formato doméstico, aunque siguen su propia historia y tienen poco que ver con las dos entregas cinematográficas. Esta, por lo que toca, sigue siendo una película muy recomendable siempre y cuando nos la tomemos con la ligereza que amerita (después de todo, en el fondo no es más que el sueño húmedo de un trekkie: una tía buena alienígena dispuesta a follarse a los tíos de la Tierra). Por todo esto puedo decir que, en lo particular, nunca me cansaré de recomendarla.

© Ricardo Riera, (703 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Horas de oscuridad el 14 de agosto de 2009