EL REGRESO DEL DIABLO
EL REGRESO DEL DIABLO EE. UU., 1991
Título original: Star Trek TNG: Devil´s Due
Dirección: Tom Benko
Guión: Philip Lazebnick, sobre una historia de William Douglas Lansford
Producción: David Livingston
Música: Jerry Goldsmith y Ron Jones
Fotografía: Marvin Rush
Duración: 46 min.
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Picard); Jonathan Frakes (Riker); Brent Spiner (Data); Marina Sirtis (Troi); Gates McFadden (Dra. Crusher); Levar Burton (LaForge); Michael Dorn (Worf); Wil Wheaton (Wesley Crusher); Marta DuBois (Arda); Paul Lambert (Dr. Clarke); Marcello Tubert (Jared); Thad Lamey (Monstruo diablo); Tom Mgee (Monstruo klingon); William Glover (Marley)
Temporada: 4, Episodio: 13

Sinopsis

Fecha estelar 44474.5. Picard debe atender la extraña petición de los ventaxianos, que han suplicado a la Federación que los proteja de una criatura demoniaca, con la que al parecer pactaron sus antepasados un milenio antes. Según la leyenda, esa especie de demonio aseguraría a los ventaxianos mil años de paz y prosperidad, pero, cumplido ese plazo, toda la raza ventaxiana sería esclavizada para toda la eternidad. Cuando una mujer llamada Arda se presenta en el planeta, diciendo ser el diablo de la leyenda, y reclama que los ventaxianos cumplan lo pactado, Picard debe encontrar el modo de demostrar que Arda no es ninguna criatura sobrenatural, y por tanto no tiene ningún derecho sobre ese planeta y sus habitantes.

Arda tentando a Picard
$Titulo$

El origen de EL REGRESO DEL DIABLO hay que buscarlo en la huelga de guionistas que se produjo en 1988. Para capear el temporal, Roddenberry decidió recurrir a los guiones de la fallida Star Trek: Phase II de los años 70. Uno de ellos, escrito por William Douglas Lansford, fue rescatado por Michael Piller quince años después. Piller le encargó a Philip Lazebnick que lo reescribiera y tratara de sacarle algún provecho. La verdad es que la historia no era nada del otro mundo. Guionistas de la talla de Melinda Snodgrass, Lee Sheldon o el propio Michael Piller habían tratado de sacar partido de aquel texto, sin conseguirlo.

Lazebnick, por el contrario, consiguió convertir la insulsa obra de Lansford en algo filmable. Pero fue su mujer la que sugirió convertir al diablo en diablesa, lo que le otorgaría un interés morboso y erótico a la historia. En el guión de Lazebnick primaba la acción sobre cualquier otra cosa, pero esta premisa se modificó cuando se decidió darle el protagonismo a Picard. Aunque, llegado el caso, JeanLuc se desenvuelve muy bien en tiroteos y peleas a puño limpio, como dejaría de manifiesto en los espectaculares largometrajes protagonizados por la tripulación de la Enterprise D, al carácter del personaje le iba más un estilo reflexivo y racional, por lo que se potenciaron las escenas del juicio en detrimento de las puramente físicas.

EL REGRESO DEL DIABLO es un episodio atípico, dentro de la línea general de producción de TNG. Sin embargo, alcanzó elevados niveles de aceptación por parte de la audiencia. En esto influyó, sin duda, la extraordinaria labor de Michael Westmore, que creó para este capítulo algunos de los maquillajes más logrados de toda la serie. El episodio fue publicitado en la televisión americana como uno de los más espectaculares, y hay que reconocer que a nivel visual lo es, a pesar de no tener muchas escenas de acción.

Sin embargo, a este trekkie en particular EL REGRESO DEL DIABLO se le antoja muy entretenido pero algo insustancial. Resulta casi increíble que una cultura bastante evolucionada, como la ventaxiana, que conoce la existencia de otras civilizaciones espaciales y mantiene relación con ellas, se crea a pies juntillas una leyenda tan absurda. Además, en este capítulo Arda se transforma en Fek´lhr, el supuesto diablo klingon, con la aviesa intención de inquietar a Worf. Este es uno de los fallos de continuidad más notables de TNG, serie en la que se cuidó con mimo la descripción de la cultura klingon. Fek´lhr es muy aparente, pero hay un problema: en el episodio clásico EL DÍA DE LA PALOMA, Kang (Michael Ansara) deja bien claro que los klingon no tienen diablo. Tan sólo una especie de guardián de una suerte de Walhala al revés, denominado Gre´thor, donde acaban las almas de los guerreros deshonrados.

En resumen, EL REGRESO DEL DIABLO es un episodio de calidad media, bien interpretado, moderadamente interesante y sin duda divertido. Pero a pesar de su éxito, no puede ser recordado como un hito Trek.

© Antonio Quintana Carrandi, (628 palabras) Créditos