PLANETA GIGANTE
PLANETA GIGANTE Jack Vance
Título original: Big Planet
Año de publicación: 1952
Editorial: Tridente
Colección: Pulsar Ficción, nº 2
Traducción: Sebastià Bosch
Edición: 1990
Páginas: 228
ISBN:
Precio: Descatalogado

PLANETA GIGANTE Se publicó por primera vez en forma de serial en la revista pulp Startling Stories en septiembre de 1952 y fue reeditada como novela por Avalon Books en 1957. Hay una secuela, o continuación, o conclusión, titulada SHOWBOAT WORLD, escrita más de veinte años después, en 1975, se ubica en el mismo escenario, el Planeta Gigante, pero aparte de eso, parece ser que no tiene mucho que ver con ésta novela, ni tampoco se ha traducido al español.

El argumento es bien sencillo, una nave con una delegación terrestre camino de la base terrestre del Planeta Gigante es saboteada poco antes de entrar en la atmósfera y se estrella lejos, muy lejos, de su destino, por lo que los supervivientes deben completar un larguísimo recorrido sin otros medios que sus propias fuerzas y habilidad a través de una panoplia de exóticas civilizaciones. Vance en estado puro.

El motivo de la visita de la delegación y la causa del sabotaje son todo uno. Un tiranuelo ambicioso, el Barjanum de Beaujolais (suena a vino francés) pretende hacerse con la mayor cuota de poder y territorio posible en el Planeta Gigante, cosa que pone muy nerviosa al gobierno, por lo que envía a Claude Gystra y un equipo de expertos a estudiar el caso y, si es necesario, actuar al respecto. Al Barjanum no le seduce esa idea y, naturalmente, hará todo lo posible por quitarse a tan molestos visitantes de en medio.

El Planeta Gigante es un a modo de maqueta de Tschai. Durante muchos años ha sido el destino de grupos marginales en inadaptados que han desarrollado culturas basadas en su modo de vida original, algunas bastante chuscas. Encontraremos los recursos habituales en las historias de Vance: costumbres extrañas, cuando no directamente absurdas, vestimentas extravagantes, medios de transporte extraordinarios, enigmas irresolubles, por supuesto sus personajes son meros vehículos de sus propias obsesiones, y excepto quizá Gystra, el resto son perfectamente intercambiables.

Hay algunas cuestiones incómodas, como la explicación de la rápida expansión de los humanos por un territorio tan inmenso en relativamente tan poco tiempo, o como es posible que la gravedad de un planeta tan masivo sea soportable. Siempre se puede decir que en una novela de este estilo son reparos menores, pero si se considera que el marco en el que trabaja Vance es razonablemente plausible, no hay porque ignorarlas. A la primera apenas da respuesta, pero resuelve el problema gravitatorio de una forma ingeniosa: el Planeta Gigante carece prácticamente de metales, es un mundo rocoso y de una densidad relativamente baja, por lo que a mayor tamaño, aproximadamente igual gravedad que en la Tierra. Eso añade otra variable a la ecuación, lógicamente los metales están cotizadísimos por lo que hasta el trozo de hierro más herrumbroso vale más que el oro, además de implicar que el desarrollo industrial del planeta está bajo mínimos. Este tipo de detalles son los que dan consistencia a las aventuras descritas por Jack Vance.

Sin embargo, que la distancia que deba recorrer el grupo de Gystra hasta llegar a la base terrestre sea de unos 50.000 kilómetros, y que la novela sea realmente corta, genera serias dudas acerca de lo detallado que será el libro. Vance lo resuelve provocando que el encuentro entre los enemigos no se retrase demasiado, con lo que el viaje se acorta y la novela no tiene porqué prolongarse demasiado.

PLANETA GIGANTE no es, desde luego, lo mejor de Vance. Agradará a los que, como yo, nos encanta su forma de entender la aventura, pero resultará decepcionante a quien se acerque por primera vez a él, o tenga las expectativas muy altas tras haber leído cosas como el Ciclo de Tschai o las Crónicas de Cadwal. Es sin duda un Vance muy menor, aunque ni de lejos tan decepcionante como el de LÁMPARA DE NOCHE.

© Francisco José Súñer Iglesias, (639 palabras) Créditos