LOS HERIDOS
LOS HERIDOS EE. UU., 1991
Título original: The Wounded
Dirección: Chip Chalmers
Guión: Jeri Taylor, sobre un argumento de Stuart Charno, Sara Charno y Cy Chermak
Producción: David Livingston
Música: Jerry Goldsmith y Dennis McCarthy
Fotografía: Marvin Rush
Duración: 46 min.
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Picard); Jonathan Frakes (Riker); Brent Spiner (Data); Marina Sirtis (Troi); Gates McFadden (Dra. Crusher); Levar Burton (LaForge); Michael Dorn (Worf); Colm Meaney (OŽBrien); Bob Gunton (Capitán Benjamin Maxwell); Marc Alaimo (Gul Macet); Rosalind Chao (Keiko Ishikawa-OŽBrien); Marco Rodríguez (Glinn Telle); Time Winters (Glinn Daro); John Hancock (Almirante Haden)
Temporada:, Episodio: 00
Temporada: 4, Episodio: 12

Sinopsis

Fecha estelar 44429.6. La Federación y el Imperio Cardasiano, que han estado en guerra durante varios años, firman un armisticio. Pero el tratado de paz se ve amenazado por la actitud del capitán Maxwell, que desconfía de los cardasianos y se niega a obedecer la orden de alto el fuego, atacando a varias naves cardasianas.

imag/op02504a.jpg
El almirante Haden

En este episodio se presenta una nueva raza humanoide y belicosa, los cardasianos. Potencia militar del cuadrante Alfa, sus intereses chocaron con los de la UFP, provocando una guerra que se ha extendido por espacio de largos años. Por fin se ha alcanzado un acuerdo de paz, todavía muy precario, por lo que a Picard se le encarga buscar y detener a la nave estelar Phoenix, mandada por el capitán Maxwell, uno de los mejores oficiales de la Flota que parece haber perdido el norte, pues se dedica a atacar navíos cardasianos. Partiendo de esta base argumental, TNG nos habla del horror que acompaña a toda guerra, y de las consecuencias que puede tener en quienes combaten en ella.

La del capitán Benjamin Maxwell es una figura épica y trágica al mismo tiempo. Épica porque, como le señala OŽBrien a Picard, es uno de los oficiales más competentes de la Flota Estelar, que se ha distinguido en la dilatada guerra cardasiana. Trágica porque su mujer y sus hijos murieron en esa guerra, en concreto en el ataque cardasiano a la colonia federal de Setlik III. OŽBrien conoce bien a Maxwell, por haber servido durante varios años a sus órdenes en la USS Rutledge, y no cree que su antiguo capitán actúe sólo movido por el deseo de venganza. El jefe de transportador cree que Maxwell debe tener una buena razón para hacer lo que hace, extremo que se confirmará al final del episodio, en la tensa escena entre Picard y Gul Macet.

Picard, como OŽBrien, desconfía de los cardasianos, pero tiene órdenes muy concretas del mando de la Flota: ante todo debe mantener la paz, así que se impone la detención inmediata de las actividades de Maxwell. Decidido a demostrar a los cardasianos su compromiso sincero con la causa de la paz, accede a recibir a bordo de la Enterprise a Gul Macet y sus dos ayudantes, lo que no agrada nada al resto de los oficiales, sobre todo a Worf, que como jefe de seguridad recela de los hasta hace poco enemigos de la Federación.

Maxwell destruye un carguero y un crucero cardasianos y, poco después, contacta con la Enterprise y se entrevista con Picard, haciéndole partícipe de sus sospechas sobre las verdaderas intenciones de Cardasia. JeanLuc no cree a Maxwell, piensa que actúa exclusivamente por venganza y le conmina a emprender viaje hacia la Base Estelar 211, donde quedará a disposición de las autoridades federales. Maxwell finge obedecer la orden, pero en el trayecto su nave cambia de rumbo y detiene a un carguero cardasiano. Quiere que Picard lo aborde personalmente, para que se convenza de que los cardasianos están jugando sucio. Maxwell amenaza con destruir el mercante, si el capitán de la Enterprise no accede a sus pretensiones. Pero la intervención de Miles OŽBrien, que se transporta a bordo de la Phoenix, resuelve la situación.

imag/op02504b.jpg
Enseñando el puente a los cardasianos

El episodio nos muestra las secuelas psicológicas que la guerra ha dejado en los combatientes. OŽBrien, aunque no es consciente de ello en un principio, siente una aversión y una desconfianza instintiva hacia los cardasianos, pues participó en la evacuación de Setlik III y pudo ver lo que las tropas cardasianas hicieron con la población civil. Sin embargo, el guionista huye del maniqueísmo, evitando recurrir al tópico de buenos y malos, y presenta a los cardasianos como parte también afectada por la tragedia de la guerra, lo que queda explicitado en la escena entre OŽBrien y el oficial cardasiano. El jefe de transportación confiesa que en Setlik III se vio obligado a matar por primera vez, y que aunque no le odie a él como cardasiano, lo que sí odia es lo que los cardasianos le obligaron a hacer.

El más afectado es, lógicamente, Maxwell. En la hermosa escena que comparte con OŽBrien, hacia el final del capítulo, sus palabras confirman que el deseo de venganza anida en él, aunque no sea el sentimiento dominante en su ánimo. Su inmenso dolor por la pérdida de sus seres queridos sólo es parcialmente atemperado por la comprensión que encuentra en su antiguo subordinado. Y cuando ambos interpretan a dúo The Minstrel Boy, una antiquísima tonada irlandesa, que era como el himno oficioso de la tripulación de la Rutledge, las fibras más sensibles de los trekkies vibran, identificándose con el sentir de esos dos oficiales, unidos por un vínculo de amistad y respeto mutuos. Colm Meaney consigue añadir así más profundidad y sentimiento a su personaje, y Bob Gunton ofrece una naturalista y sincera interpretación de un hombre que ha sido superado por unos hechos de los que es incapaz de desprenderse. Al influjo de esa melancólica canción, Benjamin Maxwell comprenderá que a Picard le asiste la razón, y que él mismo no puede seguir anclado en el doloroso pasado.

De los actores invitados, aparte del espléndido Bob Gunton, hay que destacar a Marc Alaimo, que ya había interpretado a un comandante romulano en LA ZONA NEUTRAL, último episodio de la primera temporada. Alaimo consiguió una interpretación tan memorable, que fue requerido, un par de años después, para encarnar a uno de los secundarios fijos más atractivos de DS9: el ambiguo e impredecible Gul Dukat.

El nuevo enemigo de la Federación, los cardasianos, adquirirá mucha importancia en TNG a partir de este episodio, convirtiéndose en un verdadero quebradero de cabeza para la Flota Estelar. La historia y desarrollo del Imperio Cardasiano será una de las líneas argumentales de la posterior DS9, donde estos curiosos humanoides compartirán protagonismo con los bajoranos, los grotescos y simpáticos ferengi y los peligrosísimos metamórficos dominion.

© Antonio Quintana Carrandi, (934 palabras) Créditos