LAS VACACIONES DEL CAPITÁN
LAS VACACIONES DEL CAPITÁN EE. UU., 1990
Título original: Star Trek TNG: CAPTAIN´S HOLIDAY
Dirección: Chip Chalmers
Guión: Ira Steven Behr
Producción: Ira Steven Behr
Música: Jerry Goldsmith y Dennis McCarthy
Fotografía: Marvin Rush
Duración: 50 min.
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Picard); Jonathan Frakes (Riker); Brent Spiner (Data); Marina Sirtis (Troi); Gates McFadden (Dra. Crusher); Levar Burton (LaForge); Michael Dorn (Worf); Wil Wheaton (Wesley Crusher); Jennifer Hetrick (Vash); Max Grodenchik (Sobak); Karen Landry (Azur); Michael Champion (Boratus); Deirdre Imershein (Joval)
Temporada: 3, Episodio: 19

Sinopsis

Fecha estelar 43745.2. Picard pasa unas breves vacaciones en Risa, paradisiaco planeta dedicado al ocio. Allí conoce a la arqueóloga Vash y a su compinche ferengi, Sovak, que andan tras el Tox-Uthat, un arma fantástica traída a Risa desde el futuro. Picard se ve enredado en la búsqueda del artilugio, que se complica aún más cuando una pareja de alienígenas procedentes del siglo XXVII, los vorgones, aparecen con el mismo propósito.

Picard pasándoselo bien
Picard pasándoselo bien

LAS VACACIONES DEL CAPITÁN pertenece a esa clase de episodios con argumentos tontos, pero que sin embargo resultan tremendamente divertidos. Lo más destacado del mismo es el protagonismo de Picard, a quien por una vez vemos fuera de su ambiente, gracias a lo cual podemos conocerlo un poco más a fondo. El un tanto rígido pero no ordenancista Picard se nos revela como un apasionado de la aventura, en la que se ve enredado debido a su encuentro con la hermosa y algo amoral Vash. Esta suerte de Indiana Jones en versión femenina carece de los escrúpulos de su homólogo cinematográfico. Si para Jean-Luc la arqueología es una apasionante disciplina, que le permite aprender del pasado desenterrando reliquias ocultas, para Vash no es más que un medio de vida, que despierta en ella únicamente un interés crematístico. Estas contrapuestas formas de ver la arqueología sazonan la relación entre Vash y el capitán que, a pesar de sus diferentes puntos de vista, en realidad son tal para cual. En toda TNG no aparecerá otra mujer con la que Picard se sienta tan a gusto como con Vash, aunque a veces parezca sacarle de sus casillas. Los trekkies sabemos bien que Picard, un solitario empedernido como todos los grandes exploradores, suele mostrarse reticente con las mujeres que le atraen. Por eso sorprende un poco que se deje envolver tan fácilmente en los turbios manejos de Vash, por lo que debemos colegir que incluso a alguien tan frío y circunspecto como parece ser Jean-Luc le ha impresionado muchísimo el desparpajo de la muchacha. Sobre todo porque previamente, y si no me he equivocado al contar, Jean-Luc había rechazado los ofrecimientos de nada menos que cinco bellezas. Risa, el planeta vacacional, de costumbres relajadas y a donde todo el mundo acude con la idea de desmadrarse un poco, aparece aquí por primera vez. Pero lo de desmadrarse, aunque sea en un paraíso tropical, no va con Picard, inmune a los encantos femeninos, a menos que vayan acompañados de un doctorado en arqueología.

Los ferengi, que serían una de las piedras angulares de DS9, no tuvieron mucha suerte en TNG. En este capítulo podemos disfrutar de Sovak, uno de los más jocosos ferengis jamás vistos, que luce un maquillaje grotesco a más no poder, además de una psicodélica camiseta hawaiana y unas espantosas bermudas verdes. Se trata, sin duda, de la mejor presentación de un individuo de esta raza en TNG y sólo sería superada por la del Negus Zek de DS9.

En el capítulo se desarrolla uno de los temas fundamentales no sólo de Star Trek, sino de la ciencia-ficción en general. Hablo de los viajes a través del tiempo y de las paradojas temporales a que pueden dar lugar, aunque, dadas las características del episodio, no se profundiza mucho en la cuestión.

LAS VACACIONES DEL CAPITÁN apenas aporta nada al entramado argumental de TNG, aparte de contar con la primera aparición de la siempre estimulante Vash, la única mujer que, de verdad, puede hacer reaccionar adecuadamente a Picard. Pero a veces conviene disfrutar de un episodio como este, sin más pretensiones que la de presentar una aventura divertida e intrascendente, para desintoxicarse un poco de otros relatos Trek, sombríos y llenos de contenido. Disfrutadlo.

© Antonio Quintana Carrandi, (618 palabras) Créditos