EL MAÑANA ES AYER
EL MAÑANA ES AYER EE. UU., 1967
Título original: Star Trek TOS: Tomorrow Is Yesterday
Dirección: Michael O´Herlihy
Guión: D. C. Fontana
Producción: Gene Roddenberry y Gene L. Coon
Música: Alexander Courage
Fotografía: Jerry Finnerman
Duración: 50 min.
IMDb:
Reparto: William Shatner (Kirk); Leonard Nimoy (Spock); Deforest Kelley (McCoy); James Doohan (Scott); Nichelle Nichols (Uhura); George Takei (Sulu); Roger Percy (Mayor Christopher); Hal Lynch (Sargento); Ed Peck (Coronel Fellini)
Temporada: 1, Episodio: 19

Sinopsis

Fecha estelar 3113.2. Debido a las alteraciones provocadas en el continuo espacio tiempo por una estrella negra, la Enterprise es empujada hacia atrás en el tiempo, apareciendo en la Tierra a mitad del siglo XX. La nave estelar penetra en la atmósfera del planeta y es detectada por el radar de una base aérea norteamericana, que envía un caza para interceptarla. El capitán ordena que el aparato sea capturado por el rayo tractor, pero como es demasiado frágil para resistirlo, está a punto de desintegrarse. Kirk ordena entonces que transporten a su piloto a la nave. Una vez a bordo de la Enterprise, el mayor Christopher se maravilla ante los avances de la humanidad en el siglo XXIII, pero encaja muy mal la revelación de que tendrá que quedarse en esa nave y viajar al futuro, pues todo lo que ahora sabe podría alterar el curso de la historia. No obstante, Spock, que en principio cree que Christopher es una persona que no dejará huella en la historia de la Tierra, descubre que el aviador tendrá un hijo que comandará la primera misión exploratoria a Saturno. Es preciso, por tanto, devolverlo a la Tierra. Pero antes deben hacerse con las imágenes de la Enterprise captadas por las cámaras del caza de Christopher, recuperadas por la US Air Force de los restos del avión, y que están custodiadas en una base aérea.

Kirk y el muy desconcertado John Christopher
Kirk y el muy desconcertado John Christopher

Los 60 fueron una década pródiga en avistamientos OVNI. Semejante fenómeno era tan frecuente en aquellos años, que incluso se produjo una serie de televisión sobre el tema, Los invasores, que alcanzó enorme popularidad en España y hasta fue mencionada de pasada en la letra de una canción de Manolo Escobar. El argumento de EL MAÑANA ES AYER entronca con el tema OVNI, porque en este episodio la nave alienígena avistada por un aviador americano es nada menos que la Enterprise, arrojada al siglo XX por una anomalía espacio-temporal creada por una estrella negra.

El protagonista de la magnífica historia pergeñada por D. C. Fontana es John Christopher, un piloto de la US Air Force que soñaba con tomar parte en la conquista del espacio, pero que fue rechazado por la NASA. Por ese motivo, Christopher, cuya máxima aspiración era convertirse en astronauta, está bastante desilusionado. Sin embargo, un cúmulo de circunstancias extraordinarias le llevarán no sólo al espacio, sino también a conocer el maravilloso futuro de la humanidad de la mano de Jim Kirk. Una vez a bordo de la Enterprise e impuesto de la situación, Christopher se maravilla ante todo lo que le rodea. Pero cuando le informan que nunca podrá regresar a su vida anterior, no se lo toma muy bien que digamos. Sin embargo, tras un intento de fuga de Christopher, Spock vuelve a revisar la memoria de la computadora y descubre que su hijo capitaneará la primera misión tripulada a Saturno. Esto lo cambia todo, ya que deben devolverle si no quieren alterar los acontecimientos históricos. Christopher, por su parte, se muestra muy ilusionado ante tal revelación, lo que sorprende un tanto a sus forzados anfitriones, que encuentran chocante su alegría al saber que tendrá un hijo varón, pues ellos, educados en la sociedad del siglo XXIII, carecen de prejuicios sexistas.

El episodio tiene sus pasajes humorísticos, como los protagonizados por el pobre sargento de la policía aérea que es accidentalmente transportado a la Enterprise, el interrogatorio de Kirk a cargo del coronel Fellini­ o la computadora con personalidad femenina que acaba por irritar al capitán. Por otro lado, si Christopher alucina con la Enterprise y su tecnología, Kirk y Sulu se muestran sorprendidos cuando, transportados a la base aérea para apoderarse de las filmaciones de la Enterprise hechas por Christopher, se encuentran frente a elementos insólitos para ellos como son un vulgar tablón de anuncios, lleno de papeles sujetos por chinchetas, o un ordenador de los años 60, tan grande como un armario. Tampoco hay que perderse la curiosa y traviesa expresión de Sulu, un deportista nato, cuando pasan junto a una sala repleta de trofeos deportivos de todas clases.

Algo similar al denominado efecto honda apareció en HORAS DESESPERADAS. Aquí se recurre a él para replicar el proceso que los ha lanzado al futuro, pero a la inversa. El efecto honda es una peligrosísima maniobra que permite el viaje a través del tiempo, por lo que la Flota Estelar lo mantendrá en secreto y lo utilizará sólo en contadas ocasiones. Aunque en ese caso no se menciona, está claro que la Enterprise lo emplea para trasladarse al siglo XX, en misión de exploración histórica, en MISIÓN: LA TIERRA, último episodio de la segunda temporada. Y precisamente es este efecto el que permite a Kirk devolver a Christopher y al sargento a su tiempo normal, sin que recuerden nada de lo sucedido, porque, de hecho, son enviados a unos segundos antes de que fueran transportados a la nave, con lo cual todo lo narrado en el episodio para ellos, sencillamente, nunca pasó.

EL MAÑANA ES AYER es una auténtica gozada para todo el que se considere trekkie, pues se trata de un episodio lleno de optimismo y buen humor, en la mejor línea del espíritu Roddenberry, con una brillante puesta en escena. Que lo disfrutéis.

© Antonio Quintana Carrandi, (875 palabras) Créditos