Y LOS NIÑOS DIRIGIRÁN
Y LOS NIÑOS DIRIGIRÁN EE. UU., 1968
Título original: Star Trek TOS: And The Children Shall Lead.
Dirección: Marvin Chomsky
Guión: Edward J. Lakso
Producción: Gene Roddenberry y Fred Freiberger
Música: Alexander Courage y George Duning
Fotografía: Jerry Finnerman
Duración: 50 min.
IMDb:
Reparto: William Shatner (Kirk); Leonard Nimoy (Spock); Deforest Kelley (McCoy); James Doohan (Scott); Nichelle Nichols (Uhura); Walter Koenig (Chekov); George Takei (Sulu); Majel Barrett (Chapel); Melvin Belli (Gorgan); Craig Hundley (Tommy Starnes); Pamelyn Ferdin (Mary Janowsky); Brian Tochi (Ray Tsin Tao); Caesar Belli (Steve O´Connel); Mark Robert Brown (Don Linden); James Wellman (Profesor Starnes)
Temporada: 3, Episodio: 04

Sinopsis

Fecha estelar 5029.5. Los tripulantes de la Enterprise descubren que todos los científicos que exploraban el planeta Triacus han muerto. Sólo han sobrevivido los niños, que observan un comportamiento anormalmente normal, como si nada hubiese pasado. Transportados a la nave, son puestos bajo los cuidados de Bones y su ayudante, la enfermera jefe Christine Chapel. Pero esos niños están dominados por un extraño ser, que los empuja a tomar el control de la Enterprise.

Las <q>inocentes</q> criaturas
Las inocentes criaturas

La tercera temporada de TOS estuvo marcada por un drástico recorte del presupuesto para cada episodio y el cambio del día de emisión. Ambas cosas afectaron negativamente a la producción, pero, a pesar de todo, hubo buenos capítulos, ya que Roddenberry optó por abandonar en parte la aventura pura y dura y potenciar los argumentos que apostaban por sesudos ejercicios de introspección. Y LOS NIÑOS DIRIGIRÁN se inscribe en dicha tendencia. El leit motiv es la eterna lucha entre el Bien y el Mal, la Luz y la Oscuridad, presentando una historia que trata de analizar los vericuetos del alma humana. Tal vez por eso el capítulo es pródigo en referencias religiosas, ya que los niños mencionan con frecuencia términos como amigos, unión y fe, además de referirse a Gorgan como nuestro ángel.

Kirk debe lidiar con unos niños dotados de poderes extraordinarios, que logran poner fuera de combate a los oficiales de mando. En la Enterprise se libra una batalla por la supervivencia, porque esos críos, dominados por una fuerza maligna, pretenden conducir la nave a Markus XII, una colonia densamente poblada, desde donde el siniestro Gorgan planea comenzar la conquista de la galaxia, eliminando a los adultos y empleando a los niños como sus esclavos.

Los niños dominan a los adultos utilizando contra ellos sus propios miedos subconscientes. Así, Uhura teme la vejez y la decrepitud que conlleva, siendo torturada por una imagen de ella anciana que cree ver en su consola. Sulu, el piloto de la Enterprise, se encuentra conduciendo la nave por un estrechísimo pasadizo flanqueado por afilados cuchillos. Pero lo más impactante, lo que acaba por hacernos comprender el terrible poder de esos niños, es ver a Spock, que ha mantenido el tipo casi hasta el final, afirmar, con su habitual tono frío y circunspecto, que esos críos no representan ninguna amenaza. Por su parte, Kirk vuelve a sufrir un ataque de angustia similar a los que experimentó en EL PROPIO ENEMIGO y HORAS DESESPERADAS, del que sólo le salva la intervención de Spock. Esta es la parte más floja del episodio, porque Shatner, que siempre ha mostrado tendencia a la sobreactuación, exagera tanto la nota que la escena casi da risa.

La figura de Gorgan guarda cierta semejanza con la de Armus, del episodio LA PIEL DEL MAL, de la primera temporada de TNG. Al igual que el ser citado, Gorgan es una especie de compendio del Mal Absoluto, que los extintos habitantes de Triacus lograron confinar para toda la eternidad. Por desgracia, la llegada del grupo de científicos federales le dio la oportunidad de escapar de su encierro, usando a los niños para reemprender su siniestra labor de conquista y exterminio.

Kirk y Spock consiguen, tras muchos esfuerzos, que los niños vean a Gorgan como realmente es y que renieguen de él, lo que destruye a la maligna entidad, poniendo punto final a una historia interesante, pero no de las más logradas de TOS. Porque además de verse lastrado por su tono pretencioso y trascendental, Y LOS NIÑOS DIRIGIRÁN contiene algunas de las pifias más notorias de un episodio de Star Trek. Las fechas estelares no coinciden. Kirk menciona en el prólogo la 5029.5, pero luego, en las distintas grabaciones en las que aparece, el doctor Starnes cita las 5025.3, 5032.4 y 5038.3. ¿Es que Starnes hizo sus anotaciones estando ya muerto? Por otra parte, Kirk se refiere a Gorgan por su nombre de pila, cuando ni los niños parecen conocer éste, así que ¿cómo supo el capitán cuál era?

Los niños y sus respectivas parejas progenitoras son cinco, que podemos asociar con los cinco continentes. Aunque esto no se menciona en el episodio, habremos de suponer que Tommy representa a América, Stevie y Mary a Europa y Oceanía (sin quede claro a cuál representa cada uno), Ray a Asía y Don a África. Craig Hundley (Tommy) ya había intervenido en TOS interpretando a Peter, el sobrino de Kirk, en OPERACIÓN: ANIQUILACIÓN de la primera temporada, aunque en aquella ocasión no tuvo oportunidad de lucirse demasiado. Mucho tiempo después, Hundley, convertido en compositor, se encargó de parte de la música adicional del film STAR TREK III: EN BUSCA DE SPOCK. Caesar Belli (Steve) era hijo de Melvin Belli (Gorgan), y los otros tres niños fueron seleccionados en un casting al que concurrieron los hijos de algunos técnicos de la Desilu. El personaje de Peter Kirk sería recuperado en Star Trek: The News Voyages / Phase II, la serie amateur para Internet.

Este episodio, junto con MIRI, de la primera temporada, fue censurado en Gran Bretaña, donde no se emitió en su día por presentar unos niños supuestamente malvados. Luego hablan de la pacata moralidad estadounidense.

© Antonio Quintana Carrandi, (861 palabras) Créditos