LA TERCERA OPORTUNIDAD
LA TERCERA OPORTUNIDAD Raphael A. Lafferty
Título original: Past Master
Año de publicación: 1968
Editorial: Rumeu
Colección: Ciencia Ficción
Traducción: Jesús de la Torre Roldán
Edición: 1969
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Armando Parva

Usar personajes del pasado para construir historias presentes y/o futuras es un recurso bastante usado por los escritores para evitarse tener que construir sus propios personajes. De este modo, no necesitan fabricar un transfondo que de credibilidad al personaje, ni tampoco desarrollar su filosofía, personalidad o expectativas.

El elegido por Lafferty para esta novela es nada menos que Tomás Moro, típico hombre del renacimiento, que tocó prácticamente todos los palos de las humanidades, y que nos dejó como obra más importante UTOPÍA, obra en la que plasma todas sus ideas sobre como debería ser una sociedad ideal. También tuvo la mala idea de enfrentarse a un colérico Enrique VIII, que le ejecutó sin mucha ceremonia cuando le cabreó lo suficiente.

Así pues, Lafferty usa a Moro para crear su propia utopía, o mejor dicho, para diagnosticar porqué la sociedad actual, o por afinar un poco más, la de los años 1960, estaba en pleno declive. Para ello imagina una sociedad perfecta, pero se trata de una perfección que no termina de cuajar. Pese a que no existen la enfermedad ni la pobreza, apenas hay delincuencia, y sus habitantes viven libres, sin embargo no son felices, y prefieren abandonar su vida de lujos y embarcarse en aventuras casi a pecho descubierto por parajes y lugares donde la vida es dura y las posibilidades de morir muchas.

Los gobernantes, sin saber muy bien que medidas tomar, deciden traerse del pasado al padre espiritual de todas las utopías para que les oriente. Así pues, un agente es enviado a 1535 para extraer a Moro antes de ser ejecutado. Como las cosas van de mal en peor y ya no hay armonía, y ni siquiera buena fe, varias facciones conspiran para atraer a Moro, usarlo a su antojo y algunas hasta pretenden asesinarlo.

El caso es que Tomás Moro capea todas estas cuestiones y empieza su propia investigación sobre que está ocurriendo. Al principio se desconcierta, aquello que está viendo es lo que él imaginó, más o menos, en su momento, y no entiende porqué la gente prefiere abandonarlo. Poco a poco empieza a comprender que sucede, y aquí ya entra el propio Lafferty a diagnosticar que estaba ocurriendo con la sociedad de su tiempo. Por lo pronto el abandono de la religión aleja al ciudadano de la espiritualidad, y ese vacío no es capaz de llenarlo con las comodidades que el consumismo ofrece. De ahí que se prefiera abandonar una vida muelle y relajada y se prefieran otras opciones menos cómodas, pero más plenas y vitalmente satisfactorias, incluso más allá de esto, hay ciertos rasgos distópicos que horrorizan a Moro y le hacen comprender la verdad.

La verdad es que nunca había leído nada de Lafferty (tampoco de Tomás Moro, que conste), y esta novela se me ha hecho un poco difícil, hay muchos personajes, cada uno intenta deja dejar su huella en la investigación de Moro, y me da que no he alcanzado a captar muchas de las implicaciones de las ideas que se van desgranando a través del libro. Supongo que Lafferty se basa en la propia UTOPÍA de Moro para construir e interpretar la suya, y sencillamente no soy capaz de captar muchos de esos paralelismos.

Hay que tener en cuenta además que Lafferty es un escritor de la New Wave, y que por lo tanto le interesaban más las ideas que cualquier otro tipo de consideración, por lo que encontrar historias fáciles va a ser complicado, por ello, quizá, tampoco maneja adecuadamente el ritmo de la novela, que no depara demasiadas sorpresas.

No es extraño por tanto que, hasta donde se, no se haya vuelto a reeditar esta novela en español.

© Armando Parva, (716 palabras) Créditos