LAS MANIOBRAS DE LA CORBOMITA
LAS MANIOBRAS DE LA CORBOMITA EE. UU., 1966
Título original: Star Trek TOS: The Corbomite Maneuver
Dirección: Joseph Sargent
Guión: Jerry Sohl
Producción: Gene Roddenberry y Gene L. Coon
Música: Alexander Courage y Fred Steiner
Fotografía: Jerry Finnerman
IMDb:
Reparto: William Shatner (Kirk); Leonard Nimoy (Spock); Deforest Kelley (McCoy); James Doohan (Scott); Nichelle Nichols (Uhura); George Takei (Sulu); Anthony Call (Teniente Dave Bailey); Clint Howard (Balok)
Temporada: 1, Episodio: 10, Emitida: 11/10/1966

Sinopsis

Fecha estelar 1512.2. La Enterprise se encuentra con una extraña sonda, cuyas emisiones interfieren con el instrumental de a bordo, por lo que Kirk ordena su destrucción. Poco después aparece una inmensa nave estelar, que atrapa a la Enterprise con un poderoso rayo tractor. Se trata de la Fesarius, de la denominada Primera Federación, cuyo comandante, Balok, comunica a Kirk que su nave va a ser destruida por haber violado su espacio y destruido una baliza de señalización.

imag/op02448a.jpg
La Enterprise rumbo a lo desconocido

Primer episodio oficial de Star Trek, tras los dos pilotos, LAS MANIOBRAS DE LA CORBOMITA trata sobre el miedo a lo desconocido, patentizado en la poderosísima astronave Fesarius, que atrapa a la Enterprise, y en su misterioso comandante, Balok, que parece estar decidido a destruir la nave federal.

En UN LUGAR JAMÁS VISITADO POR EL HOMBRE ya se habían esbozado los rasgos básicos del carácter de Kirk, que en LAS MANIOBRAS DE LA CORBOMITA comienzan a desarrollarse. El capítulo nos muestra un apunte de las habilidades tácticas del capitán, que incluyen el recurso a un farol para salvar una situación extrema. Con su proceder, Kirk se nos revela como un capitán capaz e inteligente, que en muchas ocasiones vencerá a enemigos más poderosos recurriendo a la astucia, más que a la fuerza bruta.

El carácter de Spock aún estaba definiéndose, así que todavía no es el frío y lógico vulcaniano que conoceríamos y admiraríamos más adelante. Si en los pilotos todavía sonreía, en LAS MANIOBRAS DE LA CORBOMITA acusa a Bailey de no mantener la calma e, inmediatamente después, es él quien reacciona igual que el teniente ante la sobrecarga de los motores.

Pero el personaje mejor definido en este primer capítulo de Star Trek es, como no podía ser de otra forma, el de McCoy. Bones se revela desde un principio como un tipo que puede llegar a crispar e incluso exasperar a más de uno. Genio y figura hasta la sepultura, se salta las reglas desde el principio, cuando no avisa al capitán, que está pasando una revisión médica, de la alerta roja que se ha declarado. Incluso se permite psicoanalizarle, acusándole, en medio de la crisis, de presionar excesivamente a Bailey. Kirk, como era de esperar, lo manda a hacer puñetas, pero en el fondo sabe que el galeno tiene parte de razón. Porque es cierto que presiona mucho a Bailey, pero lo hace porque cree ver reflejados en el joven e inexperto teniente sus propios comienzos en la Flota Estelar, y no quiere que cometa los mismos errores que él cometió en el pasado. De esta forma tan sencilla, se apunta otro de los rasgos fundamentales del carácter de Jim Kirk: su preocupación por el bienestar de los oficiales bajo su mando.

El resto de los personajes no tiene una intervención destacada, lo que es lógico teniendo en cuenta que este episodio fue el primero en rodarse. Uhura se limita a repetir machaconamente eso de: Frecuencias abiertas, capitán. Scotty se dedica a protestar a cuenta de sus amados motores y sólo Sulu, el estoico ameriasiático, hace algo destacado, al conseguir poner nervioso al ingeniero jefe. En cuanto a la bella Janice Rand, la mujer más hermosa que pisó las cubiertas de la Enterprise clásica, sirve la comida y el café y poco más. Pásese usted una porrada de años en la Academia de la Flota para eso.

Kirk consigue derrotar a Balok con el bulo de la corbomita, que volvería a utilizar con magníficos resultados en LOS AÑOS DE LA MUERTE. En cualquier otra serie, y considerando las amenazas vertidas por Balok, los protagonistas habrían destruido la Fesarius sin contemplaciones. Pero Star Trek pretendía marcar la diferencia y lo consiguió desde el primer momento. Una vez derrotado el enemigo, Kirk no se plantea en ningún momento la revancha. Al contrario, Balok puede ser una forma de vida desconocida y hostil, pero el capitán se esfuerza por salvarlo. La compasión mostrada por Kirk es lo que empuja a Balok a confiar en los federales y a compartir sus conocimientos con ellos.

Pasemos ahora a comentar algunos detalles secundarios del episodio. Spock menciona a sus padres por primera vez, aunque habla de ellos siempre en pasado, dándonos la impresión de que han muerto. Tampoco dice que su madre fuera humana, sino solamente que uno de sus antepasados lo era. Es obvio que el personaje todavía no estaba bien perfilado, lo que por otra parte puede disculparse estando en los inicios de la producción. Su maquillaje tampoco estaba bien definido, y el cuello de su uniforme es distinto de los demás.

Uhura luce un uniforme ocre, en vez del rojo con el que la veríamos en el resto de la serie. Esto se debe a que, al principio, las comunicaciones pertenecían a la sección de mando. Pero muy pronto Roddenberry decidió traspasarlas al departamento de servicios. Los cinturones usados por el equipo de incursión a la Fesarius, que sirven para llevar el comunicador y el phaser, serían sustituidos más adelante por unos simples velcros.

El cubo-boya no resulta muy convincente, pero la Fesarius es impresionante y el efecto especial que la representa está muy logrado. En la edición remasterizada del capítulo estos efectos ganarían en vistosidad. En cuanto al muñeco que representa a Balok, es un poco chapucero, a pesar de que su construcción y animación corriera a cargo del estudio de Gerry Anderson, cuya serie de marionetas Guardianes del espacio era por aquel entonces una de las más populares de la televisión mundial.

En LAS MANIOBRAS DE LA CORBOMITA hay un simpático error de montaje. En la larga secuencia de la cuenta atrás vemos entrar a McCoy en el puente, vistiendo la casaca de manga corta que utiliza frecuentemente en la enfermería. Un poco más adelante se le ve con la casaca del uniforme de servicio regular, de manga larga, y cuando sale del puente una vez más le vemos con la de manga corta. Pequeña pifia sin importancia, debida sin duda a que la secuencia se rodó en varias partes, pero que nos induce a preguntarnos si en el puente de mando de la Enterprise tienen servicio de guardarropa.

Con LAS MANIOBRAS DE LA CORBOMITA se inició la producción regular de Star Trek. La televisión americana no respetó el orden de los capítulos, emitiéndolos aleatoriamente, trastocando un poco así la continuidad de los mismos. Pero la cosa tampoco tiene la menor importancia. Lo importante es que en LAS MANIOBRAS DE LA CORBOMITA empezaba a adivinarse lo que Star Trek llegaría a ser con el tiempo: la mejor serie de ciencia-ficción jamás producida.

© Antonio Quintana Carrandi, (1.315 palabras) Créditos