LOS INVASORES
LOS INVASORES EE. UU., 2017
Título original: The Recall
Dirección: Mauro Borrelli
Guión: Sam Acton King, Reggie Keyohara III, Teddy Wynne
Producción: Wesley Snipes, Kevin DeWalt, Danielle Masters
Música: Todd Bryanton
Fotografía: Mark Dobrescu
IMDb:
Reparto: Wesley Snipes (El cazador); RJ Mitte (Brendan); Jedidiah Goodacre (Charlie); Laura Bilgeri (Annie); Niko Pepaj (Rob); Hannah Rose May (Kara); Scott Nettleton (Alien); Sean Millington (Coronel McAllen); Graham Shiels (Prisionero Romanovich)
Comentarios de: Luis del Barrio

Según avanzaba en el visionado de la película me iban quedando menos dudas en cuanto al hecho de que no se tenía que haber rodado jamás. Es, por decirlo suavemente, mala, mala, mala.

El caso es que al principio apuntaba maneras, con un comienzo un poco vacilante, la aparición de Wesley Snipes hace pensar que se va a convertir en una especie de PREDATOR en los bosques de Vancouver (ya casi nos los conocemos de memoria). Incluso los efectos especiales y algunos decorados tienen un nivel decente, pero finalmente el desastre se confirma, el guión es de risa, la dirección torpe y las interpretaciones no merecen ni un calificativo. No se entiende como alguien se puede dejar el dinero en semejante bodrio.

Si queremos compararla con algo, ahí están aquellas viejas películas en blanco y negro de la década de 1950, en las que una pareja de jóvenes se manosean en el asiento de un coche en mitad del campo, y en esto que aparece un extraterrestre invasor que rapta a la chica, hipnotiza al chico y hace experimentos (sexuales, no explícitos, por supuesto) con ambos, para al cabo del rato ser abatido por una partida liderada por el sheriff local con la ocasional ayuda del ejército.

Pues en LOS INVASORES casi lo mismo. Una pandilla de amiguetes se van a pasar el fin de semana a la lujosísima cabaña de los padres de una de ellas con la nada oculta intención de echar un pinchito, o varios, que para eso están aislados en el bosque sin otra cosa que hacer. Por el camino se encuentran con un cazador con muy mala leche (el Wesley) que, casualidades de la vida, vive justo en una cabaña destartalada cerca de la cabaña lujosa. Entre que van, vienen y se entretienen, aparecen sobre la Tierra una serie de extraños artefactos de inconfundible aspecto alienígena con, probablemente, aviesas intenciones. Mientras las autoridades anadean como pollos descabezados nuestros intrépidos excursionistas se ven acosados por estos extraterrestres que toman forma de a) objeto flotante que ve y viene, un a modo de dron marciano con una funcionalidad poco clara. b) alienígenas en si mismos, de aparente buen diseño pero de los que se nos hurtan buenos planos.

Finalmente se revela que los alienígenas vienen de cuando en cuando por la Tierra a potenciar la raza humana. Han tomado el planeta como laboratorio genético, o algo así, y modifican regularmente a una serie de humanos para ver que tal. Wesley fue uno de esos, y por ello está tan amargado y cabreado con el mundo. Nuestros excursionistas, obviamente, pasan por el tratamiento, y quedan marcados y sueltos por el mundo para acometer a saber que bizarras aventuras.

Por algunos detalles, como el final con nuestros amigos brincando por el bosque, se podría inferir que nos encontramos ante el episodio piloto de una nueva serie televisiva, pero he visto cosas más cutres en cuestión de efectos, y hasta argumento, mejor realizadas. He investigado un poco pero no he encontrado referencias al respecto, solo que el propio Snipes es el productor de la obra, así que supongo que o alguien le engañó o quería pasarse un temporada divertida con los colegas haciendo como que rodaban una película y echándose unas risas y tomando cervezas en el monte.

De Wesley Snipes ya sabemos que ha destacado más por el músculo y las poses chulescas que por sus finas interpretaciones. El resto del elenco está a la altura, el único un poco más conocido es RJ Mitte, de verle en Breaking Bad ejerciendo de Walter White Junior, quizá por eso es el único que aparece en los carteles junto a Snipes. Los demás han hecho algunas cositas aquí y allá, así que son perfectos desconocidos a los que ni me voy a molestar en mentar.

Bueno, ya le he dedicado más palabras de las necesarias a esto, así que ya me despido con una única recomendación, si en algo aprecias tu tiempo, ni te acerques a esta película.

© Luis del Barrio, (771 palabras) Créditos