EL ROYALE
EL ROYALE EE. UU., 1989
Título original: Star Trek TNG: The Royale
Dirección: Cliff Bole
Guión: Keith Mills (seudónimo de Tracy Tormé)
Producción: Burton Armus, Mike Gray y John Mason
Música: Jerry Goldsmith y Ron Jones
Fotografía: Edward R. Brown
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Picard); Jonathan Frakes (Riker); Brent Spiner (Data); Levar Burton (LaForge); Marina Sirtis (Troi); Michael Dorn (Worf); Wil Wheaton (Wesley Crusher); Diana Muldaur (Dra. Pulaski); Colm Meaney (OŽBrien); Sam Anderson (Director adjunto); Jill Jacobson (Vanessa); Leo García (Botones); Noble Willingham (Texas); Gregory Beecroft (Mickey D.)
Temporada: 2, Episodio: 12

Sinopsis

Fecha estelar 42625.4. Respondiendo a un aviso de una nave klingon, la Enterprise orbita Zeta VIII para investigar los restos de una nave terrestre, presumiblemente del siglo XXI. La atmósfera del planeta es irrespirable para los humanos, pero los sensores detectan la presencia de una pequeña zona dotada de aire y de presión similares a las de un planeta clase M, en la que se encuentra un edificio. Picard envía un equipo de misión dirigido por Riker, que descubre que el edificio en cuestión es el Hotel Casino Royale, poblado por unos personajes irreales que creen estar en la Tierra.

imag/op02421a.jpg
Data iniciándose en la ludopatía

Tras el regular CONTAGIO, llego este EL ROYALE, otro episodio fallido de TNG. La premisa argumental no es mala, pero el guión fue cambiado tantas veces, que la historia acabó perdiendo buena parte de su gracia. El responsable de los cambios constantes fue el productor ejecutivo, Maurice Hurley, y el guionista, Tracy Tormé, acabó tan harto que decidió quitar su nombre de los créditos y aparecer en los mismos con un seudónimo.

El guión original, titulado EL HOTEL LUNA AZUL, era más interesante. El equipo de misión encontraba a un humano en el hotel casino del título, un astronauta al que unos extraterrestres habían rescatado cuando su nave sufrió un accidente. El hombre llevaba una eternidad allí y no recordaba nada de su vida anterior. Riker descubría que, en realidad, el astronauta americano estaba muerto, que los alienígenas habían preservado su esencia, su espíritu, como si dijéramos, y que ellos habían sido atraídos allí para hacerle compañía. El hotel y los personajes del mismo habían sido extraídos por los aliens de un libro que llevaba el astronauta. Riker resolvía la situación, convenciendo al director del hotel para que les permitiera marchar, dejando allí a una tripulante que había muerto, para que le hiciera compañía al astronauta estadounidense.

Hurley opinaba que tal argumento parecía un refrito de los de METAMORFOSIS y PARTE DE LA ACCIÓN, de la serie clásica. En el primero, una criatura sorprendente lleva a Kirk, Spock, McCoy y la comisaria Hedford al planetoide en el que se encuentra Zefram Cochrane, para que le hagan compañía; en el segundo, los habitantes de cierto planeta reconstruyen una civilización a partir de un libro abandonado por una nave terrestre. Maurice Hurley también pensaba que el final era muy similar al de LA JAULA, el primer piloto nunca emitido de TOS, donde los talosianos hacían que Vina creyera que el capitán Pike se quedaba con ella. Es cierto que, al menos durante sus dos primeras temporadas, TNG fue acusada, en parte con razón, de plagiar en demasiadas ocasiones a TOS, y quizá por eso Hurley decidió cambiar la historia de Tormé. Pero los cambios fueron tantos y tan profundos, que el guión perdió toda su fuerza.

imag/op02421b.jpg
Dos más dos... ¡veintidos!

Curiosamente, a Hurley le salió el tiro por la culata, pues el nuevo guión al que dio el visto bueno hizo que el episodio se asemejara un tanto al de EL PERMISO, aquél en el que Kirk y los suyos se encontraban con una especie de parque de atracciones planetario.

Moderadamente entretenido, pero muy flojo, EL ROYALE se salva gracias al trabajo de Brent Spiner, que tiene un par de escenas memorables, relacionadas con los juegos que se practican en los casinos.

Por último, cabe señalar que en este capítulo se proporcionan al espectador bastantes datos sobre la historia de ficción Trek. Así, por ejemplo, si nos fijamos atentamente en el uniforme del coronel Richey, comprobaremos que los Estados Unidos de América estuvieron formados por cincuenta y dos estados entre 2033 y 2079. También se dice que la nave de Richey, la Caribdis, se lanzó en 2037, siendo el tercer intento de sobrepasar los límites de nuestro sistema solar con un navío tripulado.

© Antonio Quintana Carrandi, (776 palabras) Créditos