UNA MUJER EN LA LUNA
UNA MUJER EN LA LUNA Thea Von Harbou
Título original: Frau im Mond
Año de publicación: 1929
Editorial: Reguera
Colección: Oasis, nº 58
Traducción: Javier de Zengotita
Edición: 1946
Páginas: 126
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Armando Parva

Bastante eclipsada por su versión cinematográfica, UNA MUJER EN LA LUNA (DIE FRAU IM MOND, 1929) fue escrita por Thea von Harbou a la vez que el guión de la película, cosa que por lo visto era bastante habitual en su etapa de colaboración con Fritz Lang para aprovechar el tirón de ambos medios. Como vemos, los lanzamientos multimedia no son inventos de la era digital.

Por lo tanto, separar el desarrollo de ambas versiones de la obra es casi imposible, de hecho, muchas de las ideas iniciales de Lang (quería que los tripulantes de la Frida siguieran su viaje hacia el espacio exterior) fueron descartadas y reelaboradas por von Harbou con el resultado final que conocemos.

El argumento es bastante simple, Wolfgang Helius, a la sazón exitoso empresario, visita al profesor Manfeld, su antiguo maestro, para darle noticia de que tienen en marcha un proyecto para enviar un cohete a la Luna. Manfeld lleva años desacreditado en la comunidad científica a causa de su descabellada teoría de que la Luna contiene inmensos depósitos de oro, pero no todo el mundo le hace oídos sordos. Un conglomerado de misteriosos capitalistas yankis, representados por el despreciable Walt Turner, están muy interesados en ello y harán todo lo posible para poner las manos sobre el proyecto de Helius, Tras algunos sucios manejos de los socios de Turner, éstos consiguen hacerse con el control de la expedición que finalmente queda compuesta por el propio Turner, Helius, Manfeld, los recién casados ayudantes de Helius, Windegger y Frida, en cuyo honor es bautizado el cohete y, para sorpresa de todos, a mitad de viaje se descubre a Gustavo Machke, un crío entusiasmado por el viaje que se ha colado de polizón.

Ya en la Luna, Turner pretende quedarse con todo y tras una serie de violentas peripecias, consigue sabotear la nave de forma que las posibilidades de volver a la Tierra quedan muy mermadas, solo el sacrificio de uno de los tripulantes permitirá al resto regresar con garantías, y son Helius y Frida los que decidirán hacerlo por el bien de los demás.

Narrativa alemana de la época solo he leído, y hace muchísimos años, GRAND HOTEL, de Vicki Baum, aunque se trata de una novela de chismes, creo recordar que está en la línea del estilo de von Harbou pero con bastante más oficio novelístico. Por entonces se describían las actitudes y pasiones de los personajes de una forma muy distinta a la de hoy día, todavía había un punto de ingenuidad que la Segunda Guerra Mundial se encargó de fulminar, por eso puede parecer que tiende a lo ampuloso y en ocasiones lo ñoño. Por supuesto que no tengo claro si es por la propia calidad del original alemán o también hay que añadir la influencia del traductor, Javier de Zengotita, que según los datos de La Tercera Fundación era más bien traductor de francés, (Théophile Gautier y Villiers de L´Isle-Adam) No tengo el dato, pero no me extrañaría que la versión en español de la novela sea en realidad una traducción de la traducción francesa, que según la Wiki estuvo disponible prontamente, en el mismo 1929, a cargo de Mathilde Zeys. También habría que suponer la influencia del propio guión cinematográfico. Tratándose de una película muda, necesitaba de una sobregesticulación para transmitir al espectador lo que no era posible a través de la palabra, lo que se podría haber trasladado a la versión novelada.

La historia en si tiene tres ámbitos bien diferenciados, por un lado la pugna de los capitalistas yankis con Helius para hacerse con el control de la expedición y los trabajos del profesor Manfeld, por otro todo el proceso de construcción y lanzamiento del cohete, y finalmente la propia exploración de la Luna, todo ello salpimentado con el triángulo amoroso entre Helius, Frida y Windegger, donde el primero, pese al matrimonio de los segundos, es capaz de olvidar su pasión por ella.

El aspecto científicos es todo lo estrictos que pueden ser teniendo en cuenta el estado del arte en la época, no en balde Lang y von Harbou se asesoraron por Hermann Oberth, considerado junto a Tsiolkovski y Goddard padres de la astronáutica, y además profesor de Wernher Von Braun en la universidad, y Willy Ley, miembro y fundador de la Sociedad Alemana de Viajes Espaciales, donde coincidió con ambos. En ese aspecto, la novela es todo lo impecable que podía ser en su momento, incluso en la descripción de la falta de gravedad. Sin embargo, una vez llegados a la Luna se pierde toda verosimilitud, algo que prácticamente nadie lograría hasta la llegada de las primeras sondas lunares.

La novela también resulta contradictoria en ciertos aspectos referidos a Frida, mientras que por un lado parece ser la única que se ocupa de los aspectos realmente científicos de la expedición, todavía es tratada desde el punto de vista romántico del sexo débil, lo que no deja de resultar algo chocante teniendo en cuenta que la propia von Harbou fue en gran medida responsable del tratamiento del personaje.

Yo recomendaría su lectura, incluso con su aire de melodrama es un buen ejemplo de cómo se entendía por la época la ciencia-ficción en Europa.

© Armando Parva, (868 palabras) Créditos