EN TODOS LOS MUNDOS POSIBLES
EN TODOS LOS MUNDOS POSIBLES Enrique Miralles
Título original: ---
Año de publicación: 2017
Editorial: Edrújula Ediciones
Colección: Sístole nº 20
Traducción: ---
Edición: 2017
Páginas: 375
ISBN:
Precio: 20 EUR Rústica, 5,99 EUR digital

Lo más extraordinario de este libro es que sus protagonistas son, con alguna excepción final, científicos principalmente preocupados por la investigación y el conocimiento, ya sea para hacerlos avanzar, ya sea para truncarlos de raíz. El esfuerzo que ha hecho Enrique Miralles en ese sentido ha sido notable, y si bien no se trata de una historia de héroes ni antihéroes, y la ambigüedad ética es el santo y seña de toda la narración, es mayormente la inteligencia antes que el músculo, que tampoco es despreciado, la que guía a los personajes.

La historia trata de cómo una sociedad secreta, la Sociedad Decoherente trata por todos los medios de impedir que se haga público el principio que permita la comunicación con otros Universos. La teoría es de sobra conocida, según la mecánica cuántica (no voy a profundizar demasiado porque la cosa me supera... como a prácticamente toda la humanidad), todo hecho puede tener varios desenlaces, todos ellos son posibles (lo del gato del señor de nombre impronunciable) y todos ellos se dan, produciéndose entonces una bifurcación, que en el caso más simple, supone la aparición de dos universos, y así hasta el infinito.

El propósito de la Sociedad Decoherente es impedir que se haga pública no solo la posibilidad, sino la forma de ponerse en contacto con otro de estos universos puesto que, de algún modo, el Universo llamante colapsaría desapareciendo en un suspiro.

La premisa y el planteamiento son interesantes, pero el desarrollo no es especialmente afortunado. Por lo pronto, y en vista de la complejidad del tema tratado, la novela usa y abusa de abundantes diálogos explicativos, lo que en muchas ocasiones la hacen avanzar con dificultad, pero el problema no es que se quiera poner al día al lector sobre los conceptos de la física involucrada en el argumento, es que en varias ocasiones los personajes hacen referencia a sucesos ocurridos pocas páginas antes, a modo de recordatorio, de una manera un tanto desconcertante.

El estilo tampoco es especialmente ágil, sin llegar a ser arcaizante, emulando a Verne o Wells, tampoco se percibe como especialmente moderno. Baste decir que Enrique Miralles no es un fino estilista, a veces los sucesos se producen con agilidad y otras se atascan demasiado, incluso acude al socorrido recurso del deus ex machina cuando no parece saber que hacer con la narración, como la aparición de la nada de personajes que resuelven los callejones sin salida.

Otra cuestión incómoda es la actividad de la Sociedad Decoherente. Se supone que su principal misión (virus informáticos imposibles mediante) es evitar que se alcance el conocimiento de esos otros universos paralelos. Por definición su misión está abocada al fracaso. La historia del conocimiento científico nos cuenta como en innumerables ocasiones dos o más investigadores han llegado a la misma conclusión casi al mismo tiempo cuando el conocimiento acumulado alcanza a cierta masa crítica. A Einstein se le califica de genio, que lo fue, pero lo que Einstein hizo lo hubiera hecho cualquier otro físico de su generación, como Otto Stern o Marcel Grossmann. Puede que se hubiera retrasado pocos años más, pero las piezas de conocimiento necesarias para llegar a la Teoría de la Relatividad ya estaban ahí, solo hacía falta alguien que fuera capaz de encontrar el nexo, unirlas convenientemente y darles la forma adecuada.

El fracaso de la Sociedad Decoherente es seguro, la acumulación de conocimiento acabaría por expandirse más allá de sus capacidades organizativas, y solo si la mitad de la humanidad estuviera pendiente de la otra mitad, podría llegar a tener alguna posibilidad de éxito.

Hay unos pasajes que si me han gustado mucho, en los que Enrique Miralles evoca estampas de la vida de científicos célebres de todas las épocas, describiendo en cierto modo el nacimiento y evolución del pensamiento científico y las facilidades y dificultades que ha ido encontrando a través de la historia. Figuras como Tales de Mileto, Pitágoras, Alfonso X el Sabio, Newton, o el propio Einstein son situados en su época y enfrentados a su entorno e incluso sus propias limitaciones intelectuales.

Una novela ambiciosa, que si bien cumple en el aspecto dramático, ni por estilo ni por planteamiento resulta demasiado satisfactoria.

© Francisco José Súñer Iglesias, (696 palabras) Créditos