Star Trek TNG: UN PERIODO DEMASIADO CORTO
UN PERIODO DEMASIADO CORTO EE. UU., 1987
Título original: Star Trek TNG: Too Short A Season
Dirección: Rob Bowman
Guión: D. C. Fontana y M. Michaelian sobre un argumento de éste último
Producción: Gene Roddenberry y Maurice Hurley
Música: Jerry Golsmith y George Romanis
Fotografía: Edward R. Brown
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Picard); Jonathan Frakes (Riker); Brent Spiner (Data); Marina Sirtis (Troi); Gates McFadden (Dra. Crusher); Levar Burton (LaForge); Michael Dorn (Worf); Denise Crosby (Yar); Wil Wheaton (Wesley Crusher); Clayton Rohner (Almirante Jameson); Marsha Hunt (Anne Jameson); Michael Pataki (Karnas)

Sinopsis

Fecha estelar 41309.5. El almirante Mark Jameson, un anciano enfermo de 85 años de edad, se transporta a la Enterprise con su esposa, pues debe cumplir una misión especial. Unos terroristas del planeta Mordan IV han secuestrado a unos ciudadanos de la Federación, y exigen que Jameson sea el negociador federal. Mientras se dirigen a Mordan IV, el almirante sufre unas extrañas convulsiones y, sorprendentemente, comienza a rejuvenecer.

imag/op02344a.jpg

La trama del episodio se desdobla en dos sub-tramas: la de los terroristas mordanitas y la del rejuvenecimiento de Jameson. Ambas se complementan a la perfección, pero la más interesante es la segunda. El tema de la eterna juventud es uno de los más populares de la literatura fantástica, y aquí está tratado de una forma muy original, aunque, supongo que por razones de metraje, no se desarrollaron todas las posibilidades que ofrecía.

No obstante, en UN PERIODO DEMASIADO CORTO se ofrecen profundas reflexiones humanistas sobre el deseo de recuperar la juventud perdida, que empuja a Jameson a actuar imprudentemente al consumir un compuesto del que apenas sabe nada, y sobre las consecuencias éticas y morales de tal proceder. A Jameson le sorprende el rechazo que provoca en Anne su súbito rejuvenecimiento, y no es capaz de comprender que su esposa está, sencillamente, en contra de algo que va contra las leyes inmutables de la naturaleza. Claro que en el pecado el almirante encuentra la penitencia, porque la droga que ha tomado, si bien causa que se vaya volviendo más joven a marchas forzadas, también provoca una violenta mutación en las células, mortal de necesidad.

La trama terrorista es también muy interesante, aunque a veces parezca pergeñada sólo como un mero soporte narrativo para desarrollar la otra. Karnas es un dictador, pero cuando conocemos los hechos, cuando sabemos lo que ocurrió cuarenta años atrás por los actos de Mark Jameson, comprendemos su forma de proceder aunque no la aprobemos.

En un primer borrador del guión, el almirante rejuvenecía hasta llegar a los 14 años de edad, momento en el que se olvidaba de su esposa. Este pequeño detalle revela que la historia podría haber dado mucho más de sí en un episodio doble.

El maquillaje del actor Clayton Rohner no es muy convincente, al contrario que los utilizados magistralmente en LOS AÑOS DE LA MUERTE, de TOS. Dada su edad y la enfermedad que le aqueja, Jameson se ve obligado a desplazarse en una silla de ruedas, muy futurista, pero que ni siquiera funcionó correctamente a pesar de costar la friolera de 10.000 dólares.

Los efectos son tan sobrios y eficaces como los de otros capítulos de la temporada inicial. Cabe destacar que esta fue la última vez que se utilizó una maqueta en miniatura para representar una ciudad. A partir de este episodio se emplearían las llamadas matte paintings, pinturas realizadas sobre cristal, que convenientemente iluminadas y filmadas dan una mayor impresión de realismo.

Para los trekkies de la Vieja Guardia Trek, como el que suscribe, comentar que Michael Pataki, que encarna a Karnas, apareció como segundo del capitán klingon Koloth en LOS TRIBBLES Y SUS TRIBULACIONES.

Capítulo de calidad media, UN PERIODO DEMASIADO CORTO funciona bastante bien, a pesar de no desarrollar tan profundamente como sería de desear el asunto del rejuvenecimiento de Jameson.

© Antonio Quintana Carrandi, (648 palabras) Créditos