ANTRÓPICA
ANTRÓPICA Alberto Moreno Pérez
Título original: ---
Año de publicación: 2017
Editorial: El Transbordador
Colección: ---
Traducción: ---
Edición: 2017
ISBN:
Precio: 16 EUR

Casi todo escritor llega a un momento en su vida en el que se lanza a experimentar con las narraciones en primera persona de corte intimista, desubicado y atemporal. Un personaje innominado y hasta desmemoriado, una situación extraña, un escenario atípico, nada de diálogo, todo exploración del propio yo y el entorno... Hay un buen montón de ejemplos disponibles, pero particularmente no es un género que me agrade.

Lo raro solo funciona cuando está imbricado con la normalidad, de lo contrario se convierte en una sucesión de estampas sin mucho sentido. Pongamos por caso al Boris Vian más surrealista de LA HIERBA ROJA o LA ESPUMA DE LOS DÍAS. Ante todo tenemos escenarios precisos y ubicables, personajes reconocibles y con ocupaciones dignas y respetables. Pero ese entorno aparentemente controlado y normal se acaba deformando poco a poco hasta convertirse en una genial anomalía. Sin embargo, hacer todo raro desde un principio implica que no existen esas referencias, esos garfios, que relacionen la narración con la realidad, que ubiquen a entornos y personajes, aunque sea en su propio contexto, y ésta se acaba convirtiendo en algo inasible.

Cuando Alberto me envió la novela, y en vista de un antecedente como LA EDAD DEL VUELO me esperaba algo muy distinto pero ANTRÓPICA ha sido... desconcertante.

La primera parte narra el nacimiento y el viaje de iniciación de Ego, un ente antropomorfo, y se me ha hecho muy cuesta arriba, Todo ese periplo accidentado no parece tener objetivo alguno, y siendo como es tan extraño, me ha costado seguirlo. La narración, sin esos garfios, se me hacía volátil, la cabeza se me iba a otras cosas y debía volver atrás en la lectura con tanta regularidad que finalmente opté por no volver a hacerlo y seguir avanzando, me estuviera enterando o no. Supongo que me he perdido algunas claves importantes de la narración.

La segunda parte mejora, aparentemente. Se presenta Diego, el creador de ese mundo, explica al fin que es todo aquello, pero... al poco vuelven a embarcarse en el mismo viaje tortuoso y vuelta al desinterés, los fallos de concentración y páginas y más páginas en las que no se muy bien que ha sucedido porque estaba a otras cosas y la narración no ofrece demasiados agarres en los que volver a engancharse.

En fin, que he terminado el libro, con grandes trabajos, y aparte de las intenciones reales de los protagonistas (que, al cabo, las tienen), no me he enterado de gran cosa. Esto no quiere decir que Alberto Moreno escriba mal, en absoluto, ya demostró en LA EDAD DEL VUELO que domina perfectamente la técnica narrativa, simplemente ANTRÓPICA entra dentro de esas empresas experimentalistas que no me gustan, para nada.

No obstante, me ha comentado que su nuevo proyecto es de corte muy distinto, más cercano a la space-opera clásica y la novela de aventuras, más cercano, al cabo, al mundo terrenal.

© Francisco José Súñer Iglesias, (607 palabras) Créditos