CORAZÓN DE GLORIA
CORAZÓN DE GLORIA EE. UU., 1988
Título original: Star Trek TNG: Heart Of Glory
Dirección: Rob Bowman
Guión: Maurice Hurley
Producción: Gene Roddenberry y Maurice Hurley
Música: Jerry Goldsmith y Ron Jones
Fotografía: Edward R. Brown
Duración: 45 min.
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Picard); Jonathan Frakes (Riker); Brent Spiner (Data); Gates McFadden (Dra. Crusher); Marina Sirtis (Troi); Levar Burton (LaForge); Michael Dorn (Worf); Wil Wheaton (Wesley); Denise Crosby (Yar); Vaughn Armstrong (Korris); Charles H. Hyman (Konmel); David Froman (Capitán K´Nera); Robert Bauer (Kunivas); Brad Zerbst (Enfermero); Dennis Madalone (Ramos)
Temporada: 1, Episodio: 19

Sinopsis

Fecha estelar 91503.7. La Enterprise responde a una señal de alerta en la Zona Neutral, encontrando una nave a la deriva, con tres klingon a bordo que dicen ser supervivientes de un ataque ferengi. Uno de ellos, gravemente herido, muere a poco de ser transportado a la Enterprise. Resultan ser renegados a los que buscan sus hermanos de raza, y que intentan que Worf retome sus raíces klingon, huyendo con ellos.

Extraños compañeros de viaje
Extraños compañeros de viaje

CORAZÓN DE GLORIA supuso el inicio de una línea argumental que dio mucho juego en La Nueva Generación­: la descripción de la raza klingon, su historia y sus costumbres. De hecho, los episodios protagonizados por estos seres son, después de los dedicados a Data, los más populares de TNG.

Los klingon demostraron, desde su temprana aparición en TOS, ser una raza aislada, a la que hay que darle de comer aparte. Aunque en su momento firmaron la paz con la Federación, nunca han querido integrarse en ella, quedando como meros aliados nominales de la misma. La peculiar idiosincrasia de esta raza guerrera no casa bien con la forma de proceder de la UFP, por lo que no debe extrañarnos su actitud. Y en este magnífico episodio se plantea un tema muy interesante, pues trata sobre las profundas diferencias entre Worf y sus hermanos de raza.

Hablando con propiedad, Worf no es un mestizo, sino un klingon de pura raza. Pero al haber sido criado y educado por humanos, posee los principios y valores de éstos, que en ocasiones chocan con el temperamento salvaje que hierve contenidamente en su interior. Este mestizaje educacional de Worf es lo que sorprende e irrita a Korris y Konmel, que no pueden concebir que un klingon esté en la Flota Estelar de la Federación y se comporte casi como un humano. En consecuencia, intentan despertar en él los instintos más ancestrales de su especie, lo que provocará que Worf se debata en una lucha interna entre sus vivencias humanas, adquiridas por adopción, y sus raíces genéticas. Aunque no sabe por cuál de las dos decantarse, queda claro que su educación humana mantiene el control, porque, de no ser así, no se habría enrolado en la Flota Estelar. Sin embargo, su raíz biológica está muy presente, y aunque no se sienta demasiado cómodo con ellas, las ansias guerreras ejercen cierta fascinación sobre él. Posee un elevado concepto del honor, y como todo klingon que se precie, espera alcanzar una muerte gloriosa. Víctima de una dolorosa dualidad entre lo klingon y lo humano, Worf conseguirá entremezclar ambas facetas de su personalidad a lo largo de la serie, alcanzando un equilibrio notable. Y es precisamente en CORAZÓN DE GLORIA donde Worf, un personaje hasta entonces secundario y un tanto desdibujado, comienza a perfilarse como una de las figuras más relevantes, por su complejidad, de TNG.

La situación se descontrola por momentos
La situación se descontrola por momentos

El capítulo ofrece la primera gran interpretación de Michael Dorn. Los actores invitados son estupendos, sobre todo Vaughn Armstrong, que en Star Trek: Enterprise, vistosa precuela de TOS, interpretaría al almirante Forrest y también a algún que otro alienígena. Robert Bauer, Kunivas, fue uno de los integrantes de un grupo musical llamado The Watch, del que también formó parte Michael Dorn.

Los efectos especiales están bien resueltos y el episodio no fue demasiado caro, ya que la mayor parte de la acción transcurre a bordo de la Enterprise. Las vistas del crucero klingon pertenecen a STAR TREK: LA PELÍCULA. Sólo fue necesario diseñar una maqueta nueva para el carguero Batris, que sería reutilizada en EL ESCÁNDALO OKONA, de la segunda temporada.

Destaca el buen trabajo del director, que procuró ofrecer una mirada muy respetuosa de los klingon. En la segunda temporada realizaría otra notable aproximación a esta raza guerrera en el episodio CUESTIÓN DE HONOR.

© Antonio Quintana Carrandi, (625 palabras) Créditos