DUÉRMETE NIÑO
Star Trek TNG: DUÉRMETE NIÑO EE.UU., 1987
Título original: When The Bough Breaks
Dirección: Kim Manners
Guión: Hanna Louise Shearer
Producción: Gene Roddenberry y Maurice Hurley
Música: Jerry Goldsmith y Ron Jones
Fotografía: Edward R. Brown
Duración: 45 min.
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Picard); Jonathan Frakes (Riker); Brent Spiner (Darta); Gates McFadden (Dra. Crusher); Marina Sirtis (Troi); Levar Burton (LaForge); Michael Dorn (Worf); Denise Crosby (Yar); Wil Wheaton (Wesley); Jerry Hardin (Radue); Brenda Strong (Rashella); Jandi Swanson (Katie); Paul Lambert (Melian); Ivy Bethune (Duana); Dick Torsek (Dr. Bernard); Michele Marsh (Leda); Dan Mason (Accolan); Philip N. Waller (Harry Bernard); Connie Danese (Toya); Jessica y Vanessa Bova (Alexandra).
Temporada: 1, Episodio: 16

Sinopsis

Fecha estelar 41509.1. La Enterprise arriba a Aldea, un mundo legendario aislado del resto de la galaxia por un avanzadísimo sistema de camuflaje. Dos aldeanos, Radue y Rashella, se transportan a la nave federal y dan la bienvenida a Picard y su gente. La consejera Troi percibe que ocultan algo, y pronto se revela lo que es: los aldeanos están genéticamente incapacitados para reproducirse, así que para perpetuar su avanzadísima civilización piden a los federales que les entreguen algunos de sus hijos a cambio de secretos tecnológicos. Ante la negativa de los oficiales de la Enterprise, los aldeanos secuestran a siete niños de la nave, entre ellos Wesley Crusher.

Consejo de guerra
Consejo de guerra

Hanna Louise Shearer, además de una gran guionista, es la persona que influyó en Gene Roddenberry, a través de la también guionista y productora asociada D. C. Fontana, para variar el planteamiento básico de Star Trek, creando a bordo de la nave una auténtica comunidad con familias enteras. La idea de que parte de la tripulación de la Enterprise tuviese con ella a sus cónyuges e hijos provocó las reticencias del Gran Pájaro de la Galaxia, que temía, con parte de razón, que tal planteamiento provocará que muchos de los guiones de la serie derivaran hacia esquemas tópicos de telenovela, con absurdos enamoramientos, estúpidas crisis de adolescentes y cosas así. Sin embargo, tras meditarlo mucho, Roddenberry valoró positivamente la idea, ya que permitiría tratar en TNG aspectos que, por razones obvias, no habían sido tratados en TOS. No obstante, advirtió a sus colaboradores que estaría muy vigilante, cortando de raíz cualquier detalle que pudiera darle a TNG aunque sólo fuese una ligera pátina de Sitcom, o comedia de situación. Star Trek debía ser una producción de ciencia-ficción, sin nada que la desvirtuara.

Shearer estaba de acuerdo con Gene, y en una conversación que sostuvo con el Páter Familias de Star Trek, esbozó el concepto de una sociedad alienígena que había perdido su humanidad en favor del desarrollo tecnológico. A Roddenberry le gustó la idea, y dio vía libre a Shearer para desarrollarla, si bien se reservó la potestad de revisar el guión y cambiar aquello que, a su juicio, no casara muy bien con el espíritu de TNG.

Con el fin de darle más espectacularidad al episodio, se pensó en incluir en el mismo un argumento secundario, cuyo plato fuerte sería la separación de las dos secciones de la Enterprise, y la posterior captura de la sección de disco de la nave. Pero como el metraje del capítulo, títulos de crédito aparte, era de 42 minutos, se consideró que la historia secundaria restaba demasiado tiempo al desarrollo de la trama principal, por lo que se decidió eliminarla.

DUÉRMETE NIÑO es un episodio de calidad media, muy apreciado por la guionista, pero que todavía arrastra, como muchos capítulos de la primera temporada, todo el lastre de la serie clásica. Aunque Shearer insistió en que trataba temas nunca antes expuestos en Star Trek, lo cierto es que se asemeja mucho a algunos episodios de TOS, como MIRI o Y LOS NIÑOS DIRIGIRÁN. La originalidad de DUÉRMETE NIÑO reside en que existe una vinculación familiar entre los infantes y la tripulación de la nave. Por otra parte, la estética del capítulo, demasiado sobria, nos remite también a TOS. De todas formas, en DUÉRMETE NIÑO se esbozan ya algunas buenas ideas, que posteriormente darían origen a episodios tan memorables como AMIGA IMAGINARIA y PÍCAROS.

En este relato Wheaton realiza su mejor interpretación de la temporada. Wesley es un pequeño genio, un cerebrito al que los aldeanos eligen para que ejerza de líder de los demás niños, mucho más pequeños que él. Los críos le respetan y le quieren, lo que Wesley aprovechará para ponerles las cosas un poco más difíciles a los aldeanos.

Y ahora, unas tortitas.
Y ahora, unas tortitas.

También destaca la doctora Crusher, que a pesar de lo preocupadísima que está por su hijo, trata de conservar la calma y acaba descubriendo el porqué de la esterilidad de los aldeanos, que está directamente relacionada con la tecnología del sistema de camuflaje que protege su planeta.

Los efectos especiales son los acostumbrados en la primera temporada, destacando el efecto que recrea la sala donde se encuentra el poderoso ordenador que lo controla absolutamente todo en Aldea, el Custodio. El presupuesto era muy bajo, pero Robert Legato, coordinador de efectos especiales durante la primera temporada, consiguió realizar la escena por poco dinero y de un modo muy convincente, utilizando una maqueta y recurriendo a un sencillo truco de perspectiva forzada.

Los actores invitados son bastante buenos, aunque tampoco tienen oportunidad de lucirse demasiado. Algunos de los niños que aparecen no figuran en los títulos de crédito, como Amy y Jeremy, hermanos de Wil Wheaton en la vida real, que encarnan a Tara y Mason, o McKenzie, hija del maquillador Michael Westmore, que da vida a Rose.

DUÉRMETE NIÑO no es, ni mucho menos, un hito Trek, pero se deja ver y no provoca vergüenza ajena, como el infumable CÓDIGO DE HONOR, de la misma temporada. Disfrutadlo.

© Antonio Quintana Carrandi, (836 palabras) Créditos