VIERNES
VIERNES Robert A. Heinlein
Título original: Friday
Año de publicación: 1982
Editorial: Ultramar
Colección: Ciencia-ficción
Traducción: Domingo Santos
Edición: 1983
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Armando Parva

Heinlein tiene la virtud de desactivar cualquier apreciación que se haga sobre él. Ya nadie se atreve a repetir el viejo y pasado de moda mantra de que era fascista, sus ideas respecto a la sexualidad y la religión están a años luz de lo que se suele asimilar al pensamiento fascista. Sea lo que sea eso, porque me parece que ya nadie sabe realmente que es un fascista, el término está tan desgastado de tanto usarlo que su significado se ha perdido en la noche de los tiempos. Ahora se califica da tal manera a cualquiera que demuestra un cierto carácter autoritario. Lean a Heinlein, verán que su filosofía de folla con quien quieras, cree en lo que quieras es cualquier cosa menos fascista Otra, su idea respecto a la economía está también muy clara, que cada cual se busque la vida como buenamente pueda, algo muy alejado del paternalismo estatista y estatalizador del fascio tradicional. Por lo visto todo viene a cuento de que a algún crítico estalinista (que fácil es etiquetar) no le gustaron ciertos aspectos de TROPAS DEL ESPACIO y decidió que aquello era un panfleto fascista colgándole el sambenito. Por cierto, también se acusa a Heinlein de militarista..., raro que no lo fuera habiendo ostentando el cargo de teniente de navío en la US Navy, y que tuvo que abandonar por problemas de salud, no de conciencia. Así hasta hoy, que claramente es un debate mustio que solo sirve para escribir entradillas ingeniosas en las críticas de su obra.

El título de la novela hace referencia a Viernes, una mujer genéticamente modificada que trabaja como correo secreto para una agencia gubernamental de una de las varias naciones en las que se han disgregado los antiguos Estados Unidos. El caos lo domina todo, la intolerancia, la violación y la violencia extrema son el pan nuestro de cada día, pero las relaciones humanas sobreviven, pese a todo. Viernes es una superviviente que navega entre las tragedias que ocurren a su alrededor, pero que en cierto modo aún siente cierta empatía por la gente.

Viernes es muy femenina. Se le ha criticado a Heinlein que las mujeres que describe son simples idealizaciones masculinas. Sin embargo Viernes, es retratada como una persona inteligente, competente y que tiene sexo con quien quiere sin perder de vista su propia independencia. En este caso, consigue evitar que Viernes sea en realidad un hombre travestido.

El mundo que se describe está dividido en multitud estados, pero está claro que el poder real está en manos de las grandes multinacionales. Es un tema recurrente en Heinlein que ya había adelantado que en un futuro las revoluciones podrían ir dirigidas a eliminar el poder real de los estados para traspasarlo a las multinacionales. Los tratados de libre comercio ya son un adelanto de esta situación, cuando algunas de sus cláusulas recurren a tribunales de arbitraje independientes en vez de a la justicia ordinaria de lo mercantil. Con todo, para el que no esté cómodo con este estado de cosas siempre existe la posibilidad emigrar a los planetas colonizados, aunque tampoco existan garantías de que en ellos vaya a existir una democracia real.

VIERNES es una de sus últimas novelas. La escribió con más de ochenta años y a esas alturas podía hacer lo que le diera la gana, sin presiones ni miedo al que dirán, aunque realmente es algo que nunca había tenido. No sólo podía expresar libremente sus ideas, sino que podría incluir sexo sin límites. Nunca fue políticamente correcto, siempre dijo lo que pensaba, y según pasaban los años se expresaba de forma más contundente.

En general, VIERNES es una buena novela. Podrá intimidar un poco desde el punto de vista ideológico a quien no conozca de antes a Heinlein, o tenga problemas con el sexo explícito, pero superado eso, es perfectamente disfrutable.

© Armando Parva, (748 palabras) Créditos