DATALORE
Star Trek TNG: DATALORE EE. UU., 1988
Título original: Datalore
Dirección: Rob Bowman
Guión: Robert Lewin y Gene Roddenberry, sobre un argumento de R. Lewin y Maurice Hurley
Producción: Gene Roddenberry y Maurice Hurley
Música: Jerry Goldsmith y Ron Jones
Fotografía: Edward R. Brown
Duración: 45 min.
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Picard); Jonathan Frakes (Riker); Brent Spiner (Data/Lore); Marina Sirtis (Troi); Gates McFadden (Dra. Crusher); Levar Burton (LaForge); Michael Dorn (Worf); Denise Crosby (Yar); Will Wheaton (Wesley); Biff Yeager (Teniente-comandante Argyle)
Temporada: 1, Episodio: 12

Sinopsis

Fecha estelar 41242.9. En el planeta Omicron Theta, donde años atrás fue encontrado Data, la tripulación de la Enterprise encuentra las piezas de un androide similar al oficial científico de la nave insignia de la Flota Estelar. Trasladadas al navío, se procede a ensamblarlas, dando origen a Lore, un modelo de androide anterior y similar a Data, aunque en principio más perfeccionado. Data se muestra fascinado por su hermano, pero éste no tarda en revelar su verdadera naturaleza malvada.

Data enfrentándose a si mismo
Data enfrentándose a si mismo

Los robots, los androides y en general las formas de vida artificial siempre me han fascinado, porque lo que a nadie debe extrañar que mi personaje preferido de TNG, a excepción hecha del inefable Picard, sea Data. La primera temporada de la serie es inequívocamente floja. Pero el personaje de Data caló muy hondo entre los trekkies desde el principio, y cuando apenas se llevaban emitidos media docena de episodios, la Paramount recibió una avalancha de cartas que solicitaban más datos sobre el origen del maravilloso androide. Roddenberry se apresuró a complacer a los espectadores, y así nació DATALORE.

Roddenberry no tuvo reparos en admitir que en la creación de Data habían tenido gran influencia las obras de su buen amigo Isaac Asimov, maestro indiscutible de la ciencia-ficción escrita. Data es la plasmación televisiva de sus robots humaniformes, y al igual que ellos está dotado de un cerebro positrónico y programado con las celebérrimas Tres Leyes de la robótica, la más importante creación del literato norteamericano de origen ruso.

Estructuras chulas en el espacio
Estructuras chulas en el espacio

Brent Spiner, al igual que Bill Shatner, gusta de interpretar papeles dobles, y en este episodio, gracias al talento de Dan Curry, pudo lucir sus dotes interpretativas en un memorable doblete. En un primer borrador del guión, Lore­ debía ser un androide femenino, pero Spiner sugirió que tendría mayor impacto dramático un gemelo de Data. La sugerencia del actor fue aceptada, gracias a lo cual podemos disfrutar de uno de los mejores episodios de la primera temporada, ya que en DATALORE Spiner obtiene una muy rica interpretación al dar vida a dos personajes tan dispares, a pesar de las similitudes que comparten. El guión definitivo planteaba una especie de nueva versión del mito de Caín y Abel­, con el androide enfrentado a su malvado hermano, que no sólo es culpable de la destrucción de la colonia humana de Omicron Theta, sino que pretende hacer lo mismo con la Enterprise. En realidad, Lore­ fue la gran creación del doctor Soong... y su mayor fracaso. El cibernético trató de conseguir un androide lo más parecido posible a un ser humano, así que no le incorporó las Tres Leyes, como a Data, y el resultado fue una forma de vida artificial capaz de elegir su propio camino sin estar sometida a las restricciones que imponen esas Tres Leyes. Por desgracia, Lore­, debido a ciertas circunstancias que se explican en el episodio, tiró por el sendero de la maldad y se alió con una peligrosa forma de vida espacial, la Entidad Cristalina, para destruir a los colonos.

El episodio es uno de los favoritos de los fans de Brent Spiner, y significó el inicio de una de las vertientes temáticas más notables de TNG: el desarrollo de Data y su incansable búsqueda de su propia humanidad.

DATALORE es, en definitiva, la primera gran historia de Data. También fue uno de los pocos guiones que Roddenberry escribió personalmente para TNG, lo que no deja de ser un aliciente. Disfrutémoslo.

© Antonio Quintana Carrandi, (578 palabras) Créditos