ÉXODO ESTELAR
ÉXODO ESTELAR A. E. Van Vogt
Título original: Rogue Ship
Año de publicación: 1950
Editorial: Edhasa
Colección: Nebulae, 1ª época, nº 127
Traducción: Francisco Cazorla Olmo
Edición: 1967
Páginas: 252
ISBN:
Precio: Descatalogado.

Sinopsis

Se envía una astronave gigantesca, The Hope Of Man (La Esperanza del Hombre), hacia la constelación de Centauro, en busca de un nuevo planeta donde establecerse, lejos de la Tierra, pues se teme que desaparezca, por una catástrofe cósmica del Sol. La astronave es un pequeño mundo, regido por leyes férreas establecidas a su partida, que siguen inculcándose a sus ocupantes.

Se producen rebeliones de los jóvenes que van naciendo a bordo, en el espacio, para quienes las leyes de la Tierra ya nada significan. Se suceden varias generaciones que van explorando un planeta tras otro, sin encontrar un mundo habitable, continuando toda una exploración espacial, que parece no tener fin. No hay esperanzas de volver jamás a la madre Tierra... Lo dramático de la aventura no reside en lo desconocido, sino en el propio hombre frente a su forma de ser.

Estoy revisitando la obra de van Vogt y me he llevado la desagradable decepción de encontrarme una novela tan floja como esta. No se puede alegar una mala traducción como en LA GUERRA CONTRA LOS RULL porque la traducción es decentita.

Lo normal en el autor es crear novelas trepidantes, llenas de suspense, intriga y con los personajes bien perfilados psicológicamente. Pues bien esta novela tiene un comienzo anodino y los personajes están medianamente perfilados. Tampoco hay héroe que resuelva los problemas con un método filosófico o cualidad mental que le ayude.

Es cierto que gana con el paso de las páginas: aparición de alienígenas malos y un mediohéroe medianamente inteligente. A pesar de ello, prefiero pensar que es olvidable.

Tal vez se deba a la novela es un fix up de otros tres relatos (CENTAURUS II, 1947; ROGUE SHIP, 1950; THE EXPENDABLES, 1963) y el primero no le debió salir demasiado emocionante.

Aquí comienzan los spoilers, aviso por si alguien desea comprarla en el mercado de segunda mano.

La sinopsis engaña mucho porque, cómo señalábamos hace un momento, el inicio es de lo más soso posible. Carece de la épica de una epopeya, la epopeya de unos aguerridos pioneros que huyen de una inminente catástrofe en nuestro Sol. Nos encontramos con un relato costumbrista sobre el desarrollo de los primeros años de navegación galáctica y con que los jóvenes van rebelándose sucesivamente contra la autoridad preestablecida.

Debe ser que el autor tenía una visión bastante pesimista de la humanidad porque la humanidad representada en La Esperanza del Hombre carece de cualquier espíritu de superación y en vez de sentimientos nobles posee motivaciones viles y no duda en asesinar cuando les conviene.

Mi explicación es que la nave presenta una sociedad jerarquizada que pretende pasar el poder de padres a hijos. De ahí que haya una insatisfacción en las clases que no están al mando. Por otro lado está la desesperanza de no encontrar un planeta restitutorio de la vieja y añorada Tierra.

Otra de las características de dicha sociedad es que las mujeres pasan a ser propiedad de los hombres y los ganadores de un motín obtienen también a la mujer de su predecesor como capitán de la nave. También es cierto que ninguna mujer posee cargo relevante en la nave (algo muy habitual en las obras de la época).

Pareciera como si el autor sostuviese la tesis de que, en sistemas cerrados similares a este, la situación tiende a degenerar siendo la ley del más fuerte la que se impone.

Es lo que hay.

© José Joaquín Ramos de Francisco, (568 palabras) Créditos