LA QUINTA CABEZA DE CERBERO
LA QUINTA CABEZA DE CERBERO Gene Wolfe
Título original: The fifth head of Cerberus
Año de publicación: 1972
Editorial: Ediciones Acervo
Colección: Ciencia-ficción nº 26
Traducción: José María Aroca
Edición: 1978
Páginas: 303
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Gustavo Piñeiro

Ya he comentado mi debilidad por los aquellos libros en los que el lector debe ir armando el argumento como si de un rompecabezas se tratara. Esta novela es otro ejemplo de ese tipo de construcción; un ejemplo, además, excelente.

La acción transcurre en un futuro relativamente lejano, en un sistema solar a veinte años luz de la Tierra. Este sistema tiene dos planetas habitables, que fueron colonizados por emigrantes terrestres de habla francesa unos doscientos años antes del comienzo de la acción de la novela. Al llegar los terrestres, en uno de estos planetas vivía una raza nativa, los abos, ahora extinguidos.

¿Qué fue de los abos? ¿Por qué se extinguieron? ¿Se extinguieron realmente? Esas son las preguntas que, muy lentamente, muy gradualmente, van ganando la mente del lector y se van transformando en el eje de la trama.

Como ejemplo de las ideas que pueblan el libro, vale la pena mencionar la hipótesis de Veil, que afirma que los abos en realidad no se extinguieron, los que se extinguieron fueron los humanos y fueron suplantados por los abos. Todos los habitantes de ese sistema solar, dice Veil, son abos aunque ellos mismos no lo saben. Según el doctor Veil, esta suplantación fue posible porque los abos tenían la capacidad de cambiar de forma y adoptaron la humana. Pero para que la suplantación fuese completa, los abos renunciaron a esa capacidad de cambio de forma y, además, olvidaron que alguna vez habían sido abos. Ahora bien, si la hipótesis de Veil es correcta y los abos renunciaron a su forma y a su memoria en favor de la humana ¿siguen siendo abos?

Una novela extraordinaria. Si yo fuera escritor, que no lo soy, y hubiera escrito una novela, me habría gustado que fuera ésta.

© Gustavo Piñeiro, (295 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Asimovia Guinea el 12 de octubre de 2005