LA CONCIENCIA DEL REY
Star Trek TOS: LA CONCIENCIA DEL REY EE. UU., 1966
Título original: Star Trek TOS: The Conscience Of The King
Dirección: Gerd Oswald
Guión: Bary Trivers
Producción: Gene Roddenberry y Gene L. Coon
Música: Alexander Courage
Fotografía: Jerry Finnerman
Duración: 50 min.
IMDb:
Reparto: William Shatner (Kirk); Leonard Nimoy (Spock); Deforest Kelley (McCoy); Nichelle Nichols (Uhura); Arnold Moss (Antone Karidian/Kodos); Barbara Anderson (Lenore Karidian); William Sargent (Dr. Thomas Leighton); Bruce Hyde (Teniente Kevin Riley); Eddie Paskey (Teniente Leslie)
Temporada: 1, Episodio: 13

Sinopsis

Fecha estelar 2817.6. El doctor Leighton, viejo amigo de Kirk, utiliza una estratagema para atraer a éste, con la intención de que conozca a Antone Karidian, jefe de una compañía teatral especializada en la representación de los dramas de Shakespeare. Leighton cree que Karidian es, en realidad, Kodos el verdugo, gobernador de la colonia de Tarsus IV, que veinte años atrás ejecutó a la mitad de la población. En un principio Kirk no toma en consideración las sospechas de Leighton, porque Kodos, según todos los indicios, está muerto. Pero cuando Leighton fallece en extrañas circunstancias, el capitán decide investigar, para lo cual se ofrece a llevar en su nave a la compañía de Karidian. El capitán se siente muy atraído por la bella Lenore, pero, conforme avanza en sus investigaciones, va convenciéndose de que el padre de la muchacha es Kodos el verdugo.

Kirk y el rey
Kirk y el rey

William Shakespeare está muy presente en TOS, ya sea a través de citas o referencias a sus obras. Incluso los klingons han citado al inigualable bardo. Pero no hay episodio de Star Trek más shakespeariano que el que nos ocupa. De hecho, puede decirse que LA CONCIENCIA DEL REY, además de presentar alguna representación de las tragedias del inmortal autor inglés, es un capítulo estructurado casi como uno de sus dramas, pues tenemos un personaje que guarda un siniestro secreto, un romance entre el héroe de la historia y la trágica fémina, y un desenlace catártico, donde los crímenes reciben su castigo y los criminales mueren o sucumben a la locura. A decir verdad, abrigo el convencimiento de que, si sir William viviese ahora, sería un trekkie entusiasta y habría dedicado numerosas obras a Kirk y los suyos.

El capítulo se inicia con una representación de MACBETH y concluye con otra de HAMLET, y entre ellas tiene lugar la tragedia personal de Karidian / Kodos y su bella hija Lenore. Ésta, como Lady MacBeth, no sólo perdona los actos pasados de su padre, sino que incluso justifica sus crímenes. Por su parte, Karidian / Kodos está, como MacBeth, atormentado por los remordimientos. Y Kirk, al igual que Hamlet, se erige en restaurador de la justicia y la verdad, y en determinados momentos parece guiarse, como aquél, por el ansia de venganza.

En lo que a Kirk ser refiere, no acaba de quedar claro qué hacía en Tarsus IV, pero las novelas (que no son consideradas canónicas, no lo olvidemos) establecieron que había acudido a ese planeta cuando tan sólo contaba trece años, para visitar a su padre, el teniente de Seguridad George S. Kirk. En todo caso, en el episodio se dice que varios de sus parientes fueron ejecutados por orden de Kodos. Esto explica que Leighton, superviviente también de aquella matanza, le atraiga con una mentira cuando cree reconocer a Kodos en Karidian. Y es la misteriosa muerte de Leighton lo que impele a Jim a tomar en consideración las palabras de aquél, y a acoger en su nave a la compañía teatral, con el fin último de averiguar la verdad.

Con todo, el personaje más shakespeariano es Lenore. Ella lo sabe todo porque es la culpable de casi todo, y al igual que Ofelia, acaba enloqueciendo por la presión que la empuja a ser fiel a su padre y cómplice de sus crímenes.

Kodos es, o mejor dicho fue, un extremista. Gobernador de Tarsus IV, cuando la situación en la colonia se hizo insostenible, tomó medidas drásticas. Había ocho mil colonos, pero las provisiones y las medicinas escaseaban, así que para salvar a la mitad de la población decidió matar a la otra mitad. Si eso es cierto, ¿cómo se explica que, en la época en que transcurre la acción, sólo nueve de los cuatro mil sobrevivientes quedaran con vida? ¿Quizás era una especie de colonia geriátrica o algo así? Más aún: en un momento dado Kirk pregunta a la computadora de la nave cuántas personas podrían declarar en un juicio contra Kodos, y la máquina responde que nueve; pero poco después Spock descubre que sólo dos, Kirk y Riley, siguen con vida. O el ordenador de la Enterprise no tiene actualizados sus datos, o es poco fiable para ciertas cuestiones. Lo cierto es que estos detalles, a poco que se reflexione sobre el asunto, restan algo de credibilidad al argumento.

El teniente Kevin Riley, al que conocimos en HORAS DESESPERADAS, sufre un atentado del que se salva milagrosamente. Al descubrir casualmente la verdadera identidad de Karidian, toma un phaser y va en su busca, pero Kirk consigue convencerle para que no se deje llevar por el deseo de venganza. Gracias a Riley vemos cómo funciona la asignación de destinos en la Enterprise. En este episodio Riley ha sido ascendido a comunicaciones, y su repentino traslado a máquinas, decidido por Kirk para intentar protegerle, se le antoja una degradación.

Cada episodio de Star Trek debía tener una duración no superior a los 49 minutos, créditos incluidos, razón por la que en varias ocasiones se descartó parte de lo filmado. En el montaje final de LA CONCIENCIA DEL REY se eliminaron algunas escenas en las que Kodos vagaba por los corredores de la nave, identificándose así todavía más con el fantasma del Rey de Dinamarca. La supresión de dichas escenas no afecta a la comprensión del relato, pero ilustraban magníficamente el sentimiento de culpa que arrastra Kodos.

En este episodio se muestra que la relación entre Kirk y Spock se va consolidando, estableciéndose entre ellos un conocimiento mutuo cada vez más notable. Destaca la firmeza de Spock en su desempeño del cargo de Primer Oficial, que le lleva a enfrentarse verbalmente con el capitán cuando es necesario, para lo que en esta ocasión, y sin que sirva de precedente, cuenta con el apoyo de Bones. De todas formas, Kirk acaba asumiendo que su segundo tiene razón y obra en consecuencia. La amistad entre los personajes del capitán y el Primer Oficial es inquebrantable. Cuando al final McCoy pregunta a Jim si de verdad sentía algo por Lenore, se aprecia claramente que Spock intenta interrumpir al médico, para que su amigo no tenga que pasar por el mal trago de responder a la pregunta. Pero no hace falta, pues Kirk se limita a contestar: Velocidad factor cuatro. Y los trekkies comprendemos que es su forma de decir que sí, que amaba a la desdichada Lenore, pero que la seguridad de su nave y su tripulación está por encima de cualquier cosa.

© Antonio Quintana Carrandi, (1.073 palabras) Créditos