SEGUNDO ORIGEN
SEGUNDO ORIGEN España, Reino Unido, 2015
Título original: Segon origen
Dirección: Carles Porta
Guión: Manuel de Pedrolo, Bigas Lina, Carles Porta
Producción: Carles Porta, Christine Alderson
Música: David Julyan
Fotografía: Albert Pascual
Duración: 106 min.
IMDb:
Reparto: Rachel Hurd-Wood (Alba); Andrés Batista (Dídac (niño)); Sergi López (L´home); Ibrahim Mané (Dídac (adulto)); Andro Crespo (Xavi); Philip Hurd-Wood (Dara)

Hace ya un buen montón de años que leí MECANOSCRITO DEL SEGUNDO ORIGEN, de Manuel de Pedrolo, la novela que adapta esta película. La sorpresa fue grata, creo que fue de las primeras novelas del género de un autor europeo, más allá de Lem o Ballard, que leí. Bueno, a Verne le tenía muy trillado y también alguna de George H. White había caído previamente en mis manos, pero por la época no sabía quien era el señor White (aunque algo barruntaba). Como digo, fue una alegría leer esta novela porque por un lado se trataba de un autor español, con el exotismo añadido de que era una traducción del catalán, y por otro porque trataba el tema de las invasiones extraterrestres de una forma un tanto diferente a como lo había visto hasta entonces.

Por si alguien no se acuerda del argumento (o no se ha leído la novela) Alba, una adolescente, y Didac, apenas un crío, son aparentemente los únicos supervivientes del exterminio de la raza humana a manos de unos extraños extraterrestres. Extraños, sobre todo, porque una vez esterilizado el planeta no parece que tengan la firme intención de asentarse en la Tierra. La novela describe como Alba y Didac se convierten en unos improvisados robinsones que sobreviven reaprovechando las ruinas de la civilización. Pasando los años también acaban reproduciéndose, lo que Pedrolo aprovecha para introducir el ideal del multiculturalismo y el mestizaje, es obvio que el hecho de que Didac sea negro no es casual. El título de la novela viene del hecho de que el relato se basa en un antiquísimo escrito encontrado por unos arqueólogos y que da respuesta al origen de la civilización. Posiblemente uno de los títulos mejor elegidos que conozco.

En cuanto a esta adaptación cinematográfica se puede decir que al menos es correcta, se ajusta al libro bastante bien, en lo que recuerdo, y muestra la evolución de Alba y Didac de forma pausada. No obstante, hay detalles que cambian, quizá para centrar la historia en Alba y Didac, el más significativo es la causa del exterminio de la humanidad, mientras Pedrolo imaginó una invasión extraterrestre, en la película se trata de un cataclismo de carácter cósmico. Tampoco hay un manuscrito, hurtado hasta del título, las nuevas tecnologías mandan y Alba registra sus vivencias en vídeo con su móvil.

No creo que haga falta recordad que no se trata de una producción yanki. El argumento es el que es, y los personajes antes que hacer demostraciones melodramáticas de desesperación y dolor, despiertan poco a poco de un trauma demoledor. Tampoco hay más escenas de acción que las necesarias en su momento exacto, ni se pretende que Alba y Didac se destaquen como los heroicos primeros padres de esa segunda humanidad. Cada uno, en lo suyo, se muestran entusiastas, ingenuos, celosos, inseguros...

Rachel Hurd-Wood como Alba, y Andrés Batista y más tarde Ibrahim Mané como Didac de niño y adulto, cumplen con sus papeles, quizá con demasiada frialdad en la primera parte de la película, aunque mejoran en ese aspecto según sube la carga dramática y se meten más en el papel. En ese sentido a la película quizá si le falte ese punto yanki del que hablaba antes, la primera parte, es ciertamente fría y algo sosa, me vale el argumento que los personajes están desorientados y francamente asustados, pero tampoco hubiera estado de más algo de dramatismo, al fin y al cabo ¡la humanidad acaba de ser exterminada! Sin embargo, es precisamente cuando se llegan­ a las cuestiones personales el momento en el que Alba y Didac dejan de comportarse como marionetas.

La idea de la película venía de lejos. TV3 ya había realizado una miniserie de televisión en los 80 y Bigas Luna lo había intentado en los años 90, pero una serie de imponderables se lo habían impedido. Cuando Carles Porta adquirió los derechos de la película, y a instancias de la propia hija de Pedrolo se puso en contacto con él para involucrarle en el proyecto, a lo que Luna aceptó encantado. Su muerte en 2013 truncó su colaboración en el proyecto aunque el guión, muy avanzado ya, lleva su impronta.

La producción es impecable. Hoy día no puede ser menos. Con la cantidad de medios digitales, a buenos precios, al alcance de cualquiera dar un acabado decente a una película es obligado, Carles Porta cumple en ese aspecto, así como en la narración de la historia. Una cuestión que me ha sorprendido es la cantidad de guionistas, hasta ocho, si contamos a Bigas Luna y al propio Pedrolo, que aparecen en los créditos. Muchas manos para una historia tan lineal y relativamente sencilla.

La cuestión es que sin ser una película excepcional, trata con cuidado la novela original y si bien el ritmo, por comparación, se puede hacer algo cansino en ocasiones, se deja ver sin mayores problemas.

© Francisco José Súñer Iglesias, (815 palabras) Créditos