La Trilogía del Radch, 1
JUSTICIA AUXILIAR
JUSTICIA AUXILIAR Ann Leckie
Título original: Ancillary Justice
Año de publicación: 2013
Editorial: Ediciones B
Colección: ---
Traducción: Victoria Morera
Edición: 2015
Páginas: 415
ISBN:
Precio: 20 EUR
Comentarios de: Ramón Batalla

Texto de contraportada

En un planeta helado y remoto, una soldado llamada Breq se está acercando al cumplimiento de su misión. En el pasado, Breq era Justicia de Toren, una crucero de batalla colosal con una inteligencia artificial que conectaba a miles de soldados que servían al Radch, el imperio que había conquistado la galaxia. Ahora, un acto de traición la ha hecho pedazos y solo cuenta con un único y frágil cuerpo humano, numerosas preguntas sin responder y un ardiente deseo de venganza.

Opera prima de Ann Leckie.

Creo que es la primera vez que doy a una novela el estatus de Imprescindible, pero a la vez una valoración general no mayor de 9. Esto tiene una explicación compleja. Surge de las diferencias entre una buena novela, que no es perfecta en ejecución, y otra que es un libro que hay que leer para entender la evolución del género. Eso es ya todo un logro.

Surge cierta decepción al finalizar su lectura; no porque sea mala, que en absoluto lo es, su puntuación es alta, pero digamos que tenía las expectativas muy altas ante un libro que lo había ganado todo. Esperaba una obra imprescindible si, pero también con una calidad literaria altísima, y tiene fallos. Aunque son más de contexto que de fondo. Si que es cierto que cualquier aficionado al genero debería leerla, abre y amplia las fronteras de ciertos conceptos y temáticas recurrentes del género y eso es todo un logro. Hay que leerla, es necesario para entender como evoluciona la ciencia-ficción, pero si no se es un gran aficionado puede ser poco satisfactoria.

Es una muy buena colección de conceptos, expone un tema muy interesante y su desarrollo me parece muy logrado pero en otros aspectos me parece menos completa. Tiene algunos elementos absolutamente brillantes junto a otros muy desconcertantes.

A la historia le falta sentido de la maravilla, creo que es su mayor defecto, no transmite esa sensación de grandeza. La ambientación es otro gran defecto, es poco evocadora. Hay un contrapunto que no se vislumbra entre unas tecnologías que deberían ser absolutamente definitorias y que no aparecen en ningún momento, con otras que son evidentes y necesarias para un marco tecnológico que permite los supuestos sobre los que parte la historia. Hay ciertos saltos que no esta suficientemente explicados, hay circunstancias que no son explicadas debidamente, no hay un contexto claramente coherente.

A favor: Me parece que está muy bien escrita, perfecta en los diálogos, en la definición de personajes y se hace imprescindible por la exploración de los conceptos que contiene, sus implicaciones para futuras novelas dentro del género pueden muy relevantes. La historia tiene una atmósfera de novela detectivesca, de teorías de conspiraciones, novela de viajes y de redención ante oscuros secretos. Centra todo en la temática en la idea del yo, de la conciencia y del conflicto de uno contra otro, con la salvedad que aquí la vuelta de tuerca es que ese otro es uno mismo.

Me explico.

El argumento se basa en la concepción del yo en el que se ha superado la relación un cuerpo, una conciencia. Se nos presenta un futuro lejano donde los humanos han desarrollado una tecnología que permite disponer de más de un cuerpo para una única conciencia o conciencia federada; los llamados auxiliares, son piezas autoconscientes de dichas conciencias multicorporales. Las inteligencias artificiales tienen la capacidad de gestionar cuerpos humanos a los que se les ha eliminado su yo único y forman parte de una red de sensores que alimenta una conciencia única. Los auxiliares son soldados, esclavos, trabajadores para todo pero todos forman parte de una única conciencia y pueden trabajar con una sincronía perfecta, como los dedos de una mano, por hacer un burdo símil. Todo ello en interés de una civilización de conquistadores de la galaxia, los Radch. Los Radch construyen un imperio mediante la anexión de nuevos planetas y otorgando la categoría e ciudadanos y la generación de nuevos auxiliares en cada conquista.

Es interesante ver como la autora refleja dicha multisensorización de cuerpos para una misma conciencia trasladando la narración en primera persona del mismo personaje cuando a la vez comparten escena diferentes cuerpos y en otros momentos de la trama no la comparten, desconnectan. Todo un desarrollo técnico narrativo muy espectacular. Eso es algo muy interesante desde punto de vista narrativo y lo hace con una brillantez tremenda. De hecho no es tanto un concepto de multisensorización como de una multiconciencia ramificada en múltiples cuerpos. Cuando se pierde el contacto de un auxiliar con la conciencia global del nexo de unión, los cuerpos tiene conciencia propia, todos son como copias de la conciencia común, con los mismos recuerdos, es el mismo ser funcionando por duplicado, o si están conectados, funcionando como un repositorio de conciencia único. Todos los cuerpos sienten, ven lo que los otros y se suma a ello todo los sensores propios de una nave militar. La conciencia es pues una gran IA y los cuerpos instrumentos. Se podría discutir si un cerebro humano podría asumir 100 órdenes de magnitud más de estímulos de los que puede recibir de un solo ser humano. No se explica, ni se da pista alguna, pero no se me hace creíble que el cerebro humano pudiera soportar tanta información y tener la conciencia de un yo por encima.

La historia juega mucho con las implicaciones de este modelo de multiplicidad y unificación de conciencias. Dichas conciencias son conocedoras de múltiples visiones y realidades enfoques y detalles inimaginables para conciencias con un único cuerpo que controlar y del que recibir estímulos sensoriales.

El efecto de integración y desconexión hace posible el conflicto que genera la historia.

No puedo detallar mucho más sin destripar del todo el argumento.

Es una novela que permite reflexionar mucho sobre el concepto de conciencia. Una palabra que nos define algo que aun no sabemos muy bien que es ni como funciona algo aún escurridizo que si alguna ciencia llegará a descubrir el mecanismo de creación se tambalearía muchos cimientos de nuestra sociedad serían muchos los que no serían capaces de asumir el desvelar este gran misterio, aunque tiene alguna sorpresa final, puede que evidente, que da sentido a toda la historia.

Es tan especial que no se puede olvidar con facilidad. Es de las que dejan recuerdos duraderos y todo ello sin ser una narración de primerísimo nivel. Al ser una opera prima puede que esta falta de contexto se resuelva en siguientes entregas y tengamos una novela de diez.

© Ramón Batalla, (1.084 palabras) Créditos
Publicado originalmente en En clave pública el 3 de septiembre de 2015
CC by-nc-sa 2.1 es