LA COLECCIÓN DE FIERAS
Star Trek TOS: LA COLECCIÓN DE FIERAS EE. UU., 1966
Título original: Star Trek TOS: The Menagerie
Dirección: Marc Daniels
Guión: Gene Roddenberry
Producción: Gene Roddenberry y Gene L. Coon
Música: Alexander Courage
Fotografía: Jerry Finnerman
Duración: 50 min.
IMDb:
Reparto: William Shatner (Kirk); Leonard Nimoy (Spock); Deforest Kelley (McCoy); James Doohan (Scott); Nichelle Nichols (Uhura); Jeffrey Hunter (Capitán Christopher Pike); Susan Oliver (Vina); Malachi Throne (Comodoro Méndez); Sean Kenney (Pike invalido); Majel Barrett (Número Uno/Majel L. Hudec); Peter Duryea (Jose Tyler); Laurel Goodwin (Contramaestre J. M. Colt); Meg Wyllie (El guardian)
Temporada: 1, Episodio: 11

Sinopsis

Fecha estelar 3912.4. La Enterprise acude a la Base Estelar 11 en respuesta a una supuesta llamada del capitán Pike. En realidad, todo responde a un elaborado plan de Spock para ayudar a su antiguo capitán, que tras un accidente ha quedado confinado en una silla de ruedas y apenas puede comunicarse con el mundo exterior. En el plan del vulcaniano, que llega incluso a robar la Enterprise, tienen un papel destacado el consejo de guerra a que es sometido, y unas extrañísimas transmisiones desde Talos IV, que muestran lo que le sucedió al capitán Pike trece años antes.

Se admite que TOS constó de 79 episodios, pero, en puridad, deberíamos decir que tuvo 80, pues LA COLECCIÓN DE FIERAS, aunque normalmente se cuenta como un capítulo, en realidad son dos. De todas formas, este es un detalle sin importancia, y si el grueso de los trekkies asume que la serie original consta de 79 episodios, no tengo nada que alegar al respecto.

En LA COLECCIÓN DE FIERAS se recupera buena parte del metraje de LA JAULA, primer piloto rodado y nunca emitido de Star Trek. La concepción del único episodio doble de TOS tuvo su origen en las presiones a las que sometía al equipo de Roddenberry la cadena de televisión. En principio, la NBC le había pedido a Gene un paquete de dieciséis episodios, que servirían para sondear al público. Caso de que la acogida fuera la esperada, esos episodios abrirían el camino al resto de la serie. La NBC también deseaba comprobar si Roddenberry y su equipo podían sostener un ritmo de producción adecuado, y, lo que consideraban más importante todavía, si era capaz de mantener el presupuesto de cada telefilm en unos límites determinados. La NBC había fijado unos plazos de emisión muy férreos y no aceptaba demoras de ninguna clase. Si querían cumplir con esos plazos, el Gran Pájaro de la Galaxia y su gente tenían que trabajar contra reloj, porque se habían comprometido a entregar dieciséis telefilms y sólo habían filmado quince. Los últimos episodios que tenían rodados, GALILEO VII y CONSEJO DE GUERRA, estaban próximos a emitirse. El equipo de producción no tenía ningún otro capítulo filmado, el tiempo se les echaba encima, y si no podían ofrecerle más historias a la cadena de televisión, posiblemente ésta rescindiría el contrato que tenía con Roddenberry. Al fin y al cabo, Star Trek todavía no era por aquel entonces la exitosa serie que llegaría a ser, y los directivos de la NBC y de la Paramount no confiaban demasiado en ella. Era, por lo tanto, imperativo producir cuanto antes al menos un par de episodios para cumplir con los plazos de emisión.

Spock en situación apurada
Spock en situación apurada

Roddenberry resolvió el apuro con su talento habitual. Necesitaban como mínimo dos capítulos y tenían muy poco tiempo para rodarlos. Gene vio en este problema la oportunidad para aprovechar, siquiera en parte, el metraje del primer episodio de Star Trek, que nunca fue emitido porque los responsables de Paramount y NBC consideraban que era demasiado cerebral. LA JAULA había representado una inversión de más de trescientos mil dólares, convirtiéndose en el piloto más caro rodado hasta entonces. Roddenberry puso a trabajar a varios guionistas, pero en vista de que no lograban avanzar lo suficientemente rápido, se hizo cargo personalmente del asunto, y con su genialidad habitual, logró elaborar en un par de días el guión del que sería el único capítulo doble de TOS.

Gene y sus colaboradores estaban exultantes cuando, por fin, concluyó el trabajo y pudieron entregar no uno, sino dos episodios a la NBC. El empleo del metraje de LA JAULA les permitió rodar dos telefilms de Star Trek por sólo un poco más del coste de uno, lo que bastó para eliminar cualquier reticencia que los directivos de NBC pudieran tener sobre la capacidad de Roddenberry para hacer frente a sus compromisos. Esto fue determinante para que los ejecutivos de la cadena de televisión dieran continuidad a Star Trek. Irónicamente, LA COLECCIÓN DE FIERAS, que incluía gran parte de lo rodado para LA JAULA, rechazado tiempo atrás por ser teóricamente incomprensible para el público, que se vería obligado a pensar, se convirtió en uno de los episodios fetiche de TOS, y hasta llegó a ganar el Premio Hugo al mejor telefilm de ciencia-ficción del año 1967.

Es importante tener presente que la selección de secuencias de LA JAULA insertadas en LA COLECCIÓN DE FIERAS no respeta el mensaje original del primer piloto. Lo que se hizo fue elegir cuidadosamente las escenas para que encajaran en el esquema argumental. Así, por ejemplo, se añadieron diálogos entre Kirk y los talosianos, mediante el aprovechamiento de imágenes fijas y el empleo de voces en off. A pesar de lo postizo que puede parecer todo, se consiguió equilibrar el conjunto admirablemente, lo que dice mucho y bueno de Roddenberry y la gente que trabajaba en la producción de TOS. En aproximadamente una semana, que era lo que se tardaba en rodar un episodio, Gene pudo presentar dos a la cadena de televisión, ganando así un tiempo precioso para la filmación de más capítulos.

Lo más destacado del episodio es que podemos ver cómo era la Enterprise original, la de Pike, y conocer a su tripulación principal. El personaje del primer oficial femenino, interpretado por Majel Barrett y al que Roddenberry hubo de renunciar con gran dolor de corazón, nos hace añorar lo que pudo haber sido y no fue, por culpa de las retrógradas ideas de ciertos gerifaltes de la Paramount. El doctor Boyce habla con Pike como Bones con Kirk. El carácter de Boyce, sumado al del doctor Piper aparecido en UN LUGAR JAMÁS VISITADO POR EL HOMBRE, serviría para crear el más complejo personaje de McCoy, que debutó en TOS en LAS MANIOBRAS DE LA CORBOMITA.

Los talosianos, inquietantes...
Los talosianos, inquietantes...

A algunos aficionados les parece que la relación de Spock con Pike es algo artificial, pero yo no lo creo así. Si nos fijamos detenidamente en los trozos de LA JAULA intercalados en el episodio, veremos que la relación principal de aquel capítulo se daba entre Pike y Número Uno. Pero en la historia que nos ocupa, es Spock quien parece tener una relación más estrecha y especial con su antiguo capitán, llegando a arriesgar su carrera por ayudarle. El que nos muestren con pelos y señales la devoción que el vulcaniano siente por Pike les chocó a algunos trekkies, pero es perfectamente coherente con la historia que se cuenta. Por otra parte, apenas sabemos nada de la vida de Spock a bordo de la Enterprise comandada por Pike, así que es muy posible que entre ambos hubiera una estrecha amistad, similar a la que el vulcaniano mantiene con Kirk.

En los dos pilotos el personaje de Spock aún no estaba bien definido, por lo que en ambos todavía sonríe encantadoramente. La eliminación del rol de Número Uno empujaría a Roddenberry a traspasarle al vulcaniano la personalidad fría y cerebral de aquélla, estableciendo así la base para el posterior desarrollo del Spock que conocemos.

El puente de mando de la Enterprise de Pike es distinto del que veríamos más adelante, y de hecho, a un servidor se le antoja mucho más logrado. En una escena, Spock activa una pantalla con un movimiento de la mano, sin tener que pulsar mando alguno, algo que no volvería a verse en toda la serie.

Hay una secuencia en la que Vina se le aparece a Pike como una sensual bailarina de piel verde, oriunda de Orión. Según se nos cuenta en el episodio, las mujeres de Orión son utilizadas por los hombres de su especie como esclavas, y los humanos son incapaces de resistirse a su magnetismo sexual. Veríamos otra mujer de esta raza en A QUIENES LOS DIOSES DESTRUYEN. En VIAJE A BABEL los oriones serían descritos como seres belicosos, dedicados a la piratería y dispuestos a las conspiraciones más viles para lograr sus propósitos.

Pike cantándoles las cuarenta a los talosianos
Pike cantándoles las cuarenta a los talosianos

Roddenberry decidió que cada una de las partes del episodio doble se atribuyera a un director. Fue su manera de reconocer el buen trabajo de Robert Butler, que había dirigido LA JAULA. Consta como director de la segunda parte, por ser en la que se emplearon más secuencias extraídas del primer piloto. Marc Daniels, que dirigió las escenas correspondientes al reparto habitual de Shatner and company, se conformó con los créditos de la primera parte.

Los miembros del reparto de LA JAULA dieron su consentimiento para que se utilizaran las secuencias en las que salían. No obstante, como Jeffrey Hunter se negaba a aparecer en Star Trek, y menos en un rol secundario, hubo que buscar otro actor para encarnar al desfigurado e inválido Pike. La elección recayó en Sean Kenney, un intérprete no muy destacado, que también apareció en ARENA y EL APOCALIPSIS.

La base estelar es la misma de CONSEJO DE GUERRA, pero su comandante es distinto, lo que resulta un tanto chocante, habida cuenta del poco tiempo transcurrido entre los dos capítulos. Tampoco resulta creíble que, por la misma razón, no se mencione ni de pasada la corte marcial a la que fue sometido Kirk. Con todo, el error más grave, a mi juicio, es el que se comete cuando comentan que Pike tiene la misma edad que Kirk, lo que contradice el hecho admitido por todos los trekkies de que Jim Kirk fue el oficial más joven que alcanzó el rango de capitán. Precisamente en CONSEJO DE GUERRA aparecen varios de sus compañeros de promoción, y vemos claramente que todos ellos son bastante mayores que nuestro idolatrado capitán.

LA COLECCIÓN DE FIERAS es muy importante en el devenir de TOS porque, como se ha dicho, fue determinante para que la serie prosiguiera su andadura. También es una maravillosa aventura de nuestros personajes preferidos, y uno de los mejores episodios de una mítica producción que muy pronto cumplirá medio siglo de existencia. Disfrutadlo.

© Antonio Quintana Carrandi, (1.646 palabras) Créditos