OPERACIÓN, ANIQUILACIÓN
Star Trek TOS: OPERACIÓN, ANIQUILACIÓN EE. UU., 1967
Título original: Operation, Annihilate!
Dirección: Herschel Daugherty
Guión: Steven W. Carabatsos
Producción: Gene Roddenberry y Gene L. Coon
Música: Alexander Courage
Fotografía: Jerry Finnerman
Duración: 50 min.
IMDb:
Reparto: William Shatner (James Kirk/Sam Kirk); Leonard Nimoy (Spock); Deforest Kelley (McCoy); James Doohan (Scott); Nichelle Nichols (Uhura); George Takei (Sulu); Majel Barrett (Chapel); Joan Swift (Aurelan); Craig Hundley (Peter Kirk)
Temporada: 1, Episodio: 29

Sinopsis

Fecha estelar 3287.2. La Enterprise arriba a Deneva, planeta que se encuentra en el camino de una epidemia interplanetaria de locura en masa, que ya ha destruido a tres civilizaciones. Deneva está infectada, y Kirk encuentra muerto a su hermano, Sam, y enfermos a su cuñada, Aurelan, y a su sobrino Peter. Antes de morir, Aurelan revela a Kirk que la misteriosa enfermedad fue traída a Deneva por una nave, cuyos tripulantes estaban poseídos por alguna especie de ente. Durante un descenso al planeta, el equipo es atacado por unas extrañas criaturas voladoras, resultando Spock herido por una de ellas. McCoy descubre que estos seres inoculan a sus víctimas, mediante su aguijón, unos parásitos que invaden el sistema nervioso, controlando a sus huéspedes mediante el dolor. Urge encontrar una cura para la infección, o Kirk, aplicando las estrictas reglas de la Flota Estelar, tendrá que destruir a toda la población de Deneva, para impedir que la infección se extienda a otros mundos.

¡Oh! ¡oh! ¡Camisas rojas!
¡Oh! ¡oh! ¡Camisas rojas!

Con este episodio se cerró la primera temporada de TOS, y en él destacan las interpretaciones del trío protagonista, que logra transmitir al espectador toda la carga emocional de las secuencias más intensas. Si tuviera que definir Star Trek, la serie clásica, utilizando sólo tres palabras, estas serían amistad, deber y compañerismo. Este es uno de los capítulos en el que estas tres virtudes Trek están mejor representadas, gracias a la enorme emotividad que transmiten la tragedia de los Kirk y la terrible experiencia por la que ha de pasar Spock.

En OPERACIÓN: ANIQUILACIÓN conocemos fugazmente al hermano de Kirk, Sam, a la esposa de este y a su hijo. El hermano de Jim fue mencionado por primera vez en ¿DE QUÉ ESTÁN HECHAS LAS NIÑAS PEQUEÑAS? Aparte de este detalle, nada sabíamos de la familia de nuestro admirado capitán, a excepción hecha de que, como se cuenta en LA CONCIENCIA DEL REY, varios de sus parientes fueron asesinados en Tarsus IV por orden de Kodos, el verdugo. Las muertes de Sam y Aurelan llenan de congoja a un Jim que, por otra parte, está muy preocupado por su sobrino, mantenido en un estado de sedación por McCoy para ahorrarle sufrimientos. En pocas ocasiones veremos a Jim Kirk tan abatido. No obstante, es un capitán de la Flota Estelar, y como tal se obliga a sí mismo a reponerse, pues tiene una misión que cumplir.

Spock cae víctima de una de las criaturas, y a pesar de su fortaleza vulcaniana, sufre lo indecible. Con todo, aunque hay un momento en que parece sucumbir a la locura, logra controlarse y, con una lógica aplastante, convence a Kirk de que hay que atrapar una criatura para estudiarla, y de que él es el más indicado para hacerlo, pues ya ha sido infectado. Cuando el primer oficial regresa a la nave, con un ejemplar de tan extraña forma de vida, comienza una carrera contra reloj para examinarla y hallar una cura para la infección, pero nada parece dar resultado. Kirk recuerda entonces que, cuando la Enterprise se dirigía a Deneva, se encontró con una nave denevana que, incomprensiblemente, navegaba directa hacia la estrella de ese sistema. El capitán sospecha que una de las características de la estrella, su luz brillantísima, puede ser la solución, pues todas las criaturas se hallaban en zonas en penumbra. McCoy hace una prueba y los resultados son óptimos. Pero, como queda por demostrar si se consigue el mismo efecto con una persona infectada, Spock se presenta voluntario para el experimento. La prueba es un éxito... pero Spock se queda ciego debido a la intensísima luz. Lo peor de todo es que, con la presión por encontrar una cura cuanto antes, no han aguardado a tener los resultados de la primera prueba, los cuales revelan que la luz ultravioleta emitida por una estrella es mortal para las criaturas. La tensión emocional de la escena es palpable. Kirk, aunque no lo dice claramente, en un principio responsabiliza a McCoy de lo ocurrido. En realidad, el capitán sabe que no es culpa de nadie, pero saber que su primer oficial y amigo ha perdido la vista le puede. Sobre todo al ser consciente de que, si hubieran esperado los resultados de la primera prueba, tal cosa nunca habría ocurrido.

Spock contra la amega gigante
Spock contra la amega gigante

Utilizando un anillo de satélites para proyectar la luz ultravioleta hasta el último rincón del planeta, nuestros héroes consiguen destruir a las criaturas y liberar de su yugo a la población de Deneva. Pero para Jim Kirk es una victoria amarga, pues le ha costado la vista a su mejor amigo. Kirk informa de lo sucedido a Bones, pidiéndole que transmita las buenas noticias a Spock. Y como sabe que también McCoy se siente responsable de lo sucedido al primer oficial, intenta animarle, aunque sin mucho éxito.

Pero esto es Star Trek, la serie clásica, y lo mejor siempre viene al final. Poco después, Spock se presenta de improviso en el puente tan campante, dejando a todo el mundo atónito, porque ve perfectamente. El primer oficial explica a un boquiabierto Kirk que, debido a la intensidad lumínica del sol de Vulcano, su raza ha desarrollado un párpado interno que protege sus órganos visuales en caso de necesidad. Por lo visto, los vulcanianos no reparan mucho en tal párpado interior, no acordándose de él hasta que lo necesitan.

La escena final en el puente de mando nos devuelve los mejores momentos de Star Trek, con un memorable epílogo en el que Bones, aprovechando que Spock está distraído con su consola, le pide a Jim, en voz baja, que no le diga al vulcaniano que lo considera el mejor oficial de la Flota Estelar. Spock se gira en su asiento y, encarándose al doctor, le da las gracias. Como comenta Jim: Se ha preocupado tanto por sus ojos, que se olvidó de sus vulcanianos oídos.

Los exteriores se rodaron en un moderno complejo industrial de California, cuyos audaces edificios resultaban ideales para recrear una colonia del futuro.

Las criaturas están muy logradas. En realidad, eran marionetas suspendidas por finas cuerdas. Las escenas en las que aparecen cruzando el set están tan bien rodadas, que no se aprecian los cordeles por ninguna parte. La escena en la que una criatura ataca a Spock tuvo que ser rodada de nuevo, pues en la primera toma la marioneta acabó en el trasero de Leonard Nimoy, para regocijo de todos los presentes.

No hay como un buen amigo en los casos de apuro
No hay como un buen amigo en los casos de apuro

Craig Hundley, que encarna al sobrino de Jim, aparecería en el episodio de la tercera temporada Y LOS NIÑOS DIRIGIRÁN, donde el joven actor pudo lucir un poco sus dotes, pues en el capítulo que nos ocupa está todo el tiempo inconsciente. El personaje de Peter Kirk sería recuperado en la serie amateur de internet Star Trek, The News Voyages/Phase II.

Con OPERACIÓN: ANIQUILACIÓN, emitido el 13 de abril de 1967, se clausuró la primera temporada de TOS. La serie nunca fue adecuadamente publicitada, pero tenía muchos seguidores entusiastas, que tuvieron que esperar seis meses para tener de nuevo en sus televisores las aventuras de Kirk y su gente.

© Antonio Quintana Carrandi, (1.177 palabras) Créditos