LOS MONSTRUOS DE EINSTEIN
LOS MONSTRUOS DE EINSTEIN Martin Amis
Título original: Einsteinīs Monsters
Año de publicación: 1987
Editorial: Minotauro
Colección: ---
Traducción: Marcelo Cohen
Edición: 1990
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Daniel Salvo

Al fin pude leer este libro, visto muchas veces en los catálogos de la editorial Minotauro (la de Francisco Porrúa), cuyo título y contraportada desataron más de una interrogante. Por cierto, aquí va el texto mencionado, breve y conciso.

El ex hombre-fuerte de un circo, veterano de Varsovia en 1939, y artista de Notting Hill, encuentra su propio y personal holocausto en BUJAK Y LA FUERZA PODEROSA O LOS DADOS DE DIOS. Aburrimiento máximo y amor mínimo son aconsejados en LA ENFERMEDAD DEL TIEMPO. Una esquizofrenia virulenta abruma al joven hijo del padre de la era nuclear en LUCIDEZ EN FLAME LAKE. La evolución ha tomado un camino repugnante en la kafkiana historia de amor EL CACHORRITO QUE PUDO, y la historia de la Tierra es discutida con franqueza por alguien que lo ha visto todo en LOS INMORTALES.

Para mayor abundamiento y deleite de historiadores y estudiantes, la presente edición incluye una Nota del autor de 1987, en la cual reconoce sus influencias: ¿Puedo aprovechar la oportunidad para saldar —o reconocer— ciertas deudas? BUJAK Y LA FUERZA PODEROSA le debe algo a Saul Bellow; LUCIDEZ EN FLAME LAKE, a Piers y Emily Read y a Jack y Florence Phillps; LA ENFERMEDAD DEL TIEMPO a J. G. Ballard (podría pasar por un relato suyo, la verdad); EL CACHORRITO QUE PUDO a Franz Kafka y Vladimir Nabokov; y LOS INMORTALES a Jorge Luis Borges y el Salman Rushdie de GRIMUS. Ahí es nada, como dirían los amigos españoles.

Por supuesto, al adentrarnos en el libro, encontramos más y menos de lo que se promete. Martin Amis (Inglaterra, 1949), se postula como un hijo de la Era Atómica, o más bien, como alguien aterrado por la amenaza nuclear, a la cual dedica un apasionado (bueno, apasionado al estilo inglés, ustedes me entienden) ensayo introductorio titulado LA CAPACIDAD DE PENSAR, más extenso que los propios cuentos de la selección, en el cual expone su visión de un mundo amenazado por la bombas nucleares, y de cómo esa amenaza ha configurado muchos aspectos del mundo actual. Escrito en 1987, antes de la caída del muro de Berlín, podría pensarse que está algo desfasado, dado que últimamente nadie habla de bombas atómicas o de ojivas nucleares, siendo nuestros temores contemporáneos algo más ligado a lo cotidiano y a las ciencias de moda: pensemos en enfermedades como el Ébola o el cuestionamiento de los alimentos transgénicos, además de un terrorismo cuya motivación es menos política (léase universal) que religiosa o cultural. Hablar del temor a las bombas atómicas es un tema fuera de agenda, podríamos decir.

¿Pero en realidad lo está? No olvidemos el accidente de Fukushima en Japón, y sus implicancias para el futuro. Sin contar las eventuales amenazas que constituyen regímenes como el de Corea del Norte o algún otro país que quiere investigar por su cuenta. El hecho es que siguen sueltas por ahí nada menos que 16.000 (dieciseis mil) cabezas nucleares, y como ya sabemos, ningún lugar está lejos.

Eso sí, la noción de cuento basado en la amenaza nuclear es muy propia del autor, quien maneja un estilo mas bien seco y propenso a caer en el surrealismo (surrealismo es la palabra que empleamos cuanto comentamos un texto que intuimos genial pero que no entendemos). Así, BUJAK Y LA FUERZA PODEROSA, pese a sus constantes referencias a Einstein y la atmósfera nuclear, no deja de ser un drama personal muy bien narrado, y LUCIDEZ EN FLAME LAKE juega más con los malentendidos entre los seres humanos y sus enfermedades mentales que con amenaza nuclear alguna.

Los restantes relatos, en cambio, caen de lleno en la ciencia-ficción. Al parecer, ocurren después del holocausto nuclear, en un mundo que no ha sido destruido pero si alterado de manera irremisible. LA ENFERMEDAD DEL TIEMPO, relato un tanto incomprensible, en el cual vemos los estragos que causa una enfermedad producida por... el tiempo. EL CACHORRITO QUE PUDO, ambientado en un futuro decadente (las personas viven en tribus, en un mundo que ha explotado en nuevas variedades genéticas de plantas y animales, producto de la radiación), bien podría haber sido escrito por Hans Christian Andersen si éste hubiera escrito ciencia-ficción. De lo surreal pasamos pues a lo infantil, y no puede negarse que lo infantil es mucho más legible y entretenido. Por último, LOS INMORTALES, es un estupendo relato narrado en primera persona por una entidad inmortal que apareció en la Tierra millones de años antes de los dinosaurios, y que tiene la oportunidad de ser testigo de primera mano de los efectos de una hecatombe nuclear, desde la peculiar perspectiva de alguien que experimenta el paso del tiempo de una manera incomprensible para un humano mortal (Yo estoy acostumbrado a ver cómo se abren paso hacia el cielo montañas enteras, cómo se forman deltas. Eso que se dice sobre que el Atlántico o lo que sea se hunde a un ritmo de una pulgada por siglo; bueno, yo lo noto).

Un buen ejemplo de ciencia-ficción reflexiva. Aunque... ¿cuándo no lo es?

© Daniel Salvo, (1.033 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Ciencia-ficción Perú el 4 de enero de 2015