EL DESPERADO DE MARSOON
EL DESPERADO DE MARSOON Antonio Santos
Título original: ---
Año de publicación: 2015
Editorial: Marsoon Books
Colección: Páramos de Marsoon, nº 2
Traducción: ---
Edición: 2015
ISBN:
Precio: 0,99 (Edición Kindle)

Tercera entrega de la serie de Antonio Santos sobre Marsoon en la que no va a faltar ninguno de los elementos que hasta ahora la han caracterizado: exotismo, escenarios formidables, personajes de marcada personalidad, grandes aventuras, batallas a puño desnudo, faca afilada y tiro limpio, buenos muy buenos y malos muy malos... un momento..., los malos siguen en su línea de perversiones, intrigas y traiciones, pero algo les pasa a los buenos que hasta el momento, si bien con ciertos problemas de actitud, mantenían un frente común y sólido ante el peligroso panorama que les presenta Marsoon, pero ¡¡¡ahora se lían a tiros entre ellos!!!

¡Maldición!

Antes de continuar y para el lector no avisado, efectivamente, he escrito Marsoon repetidamente, no Barsoom como su amplia cultura cienciaficcionística le está pidiendo a gritos que lea. En efecto, no se trata literalmente del Barsoom burroughsiano, sino de un trasunto que Antonio Santos ha creado para dar cabida a sus PostÉpicos, PostÁcratras, ylohis, caquis, grises y otras gentes de mal vivir y peor perder. Con un paisaje y ecosistema muy parecido (que no igual) al de Marsoon, Barsoon recoge como caídos del cielo (casi literalmente) toda una panoplia de fenómenos a cual más desquiciado. Todos son dobles casi idénticos de algún héroe de aventuras que, nacido en su momento de la poderosa imaginación de su autor, ha ido pasando a un segundo plano en la imaginería popular. De algún modo van apareciendo en Barsoon, ligeramente distorsionados, pero reconocibles, siendo considerados por los aparentes habitantes originales ylohi, caquis, ¿grises? como invasores a exterminar a la mayor inmediatez y con el máximo sufrimiento posible, y en ese ambiente salvaje y violento se ven obligados a sobrevivir ya sea por medio del ingenio, ya sea por medio de la pura fuerza.

En la anterior entrega, LA ESCLAVA DE MARSOON, habíamos dejado a Shane, alias Max el Tanquista y a Schrodinger, un gato humanizado, llenos de desesperación y ardiendo de deseos de venganza. Ésta se empieza a consumar en EL DESPERADO DE MARSOON, en la que un Max fuera de todo control arrasa destroza y humilla a todo lo que huela a Caer Modor, el hogar de su archienemigo Ab Dare. A Schro no le convence la actitud suicida de su amigo, pero le secunda con sistemática eficacia.

Naturalmente, toda esta destrucción pone muy nerviosos a los ylohis que acuden en embajada a Caer Hidalgo a exponer a Doc Carl Savannah, sus quejas al respecto. La entrevista no puede ser más tensa, los ylohis, de natural arrogantes, no pueden evitar expresar su odio y desprecio hacia los PostÉpicos, los intrusos cobardes, como los llaman ellos, sentimientos multiplicados por la frustración que supone saberse inferiores tecnológicamente.

Doc Sav por su parte, está enfurecido por la falta de palabra de los ylohi, que habían prometido castigar a Ab Dare, promesa que dilatan lángidamente en el tiempo. No obstante las razzias de Max suponen un problema diplomático, no le preocupa una confrontación con los ylohis, a los que sabe que vencerá una y otra vez, pero también que esos éxitos serán victorias pírricas que, conociendo la filosofía ylohi sobre la lucha y el honor, solo provocarán una guerra interminable que acabará con la aniquilación total de no solo uno, sino probablemente de todos bandos de Marsoon.

Doc Sav, para preservar la paz, se compromete finalmente a neutralizar a Max, con lo que se inicia una brutal confrontación entre los buenos que acabará en parajes aún no hoyados por éstos donde se producirán asombrosas relevaciones y aterradores descubrimientos.

El giro que ésta novela da a las crónicas narsoonianas no por sorprendente deja de ser prometedor respecto a futuras entregas. La cohesión entre los buenos se ha roto, la desconfianza se ha instalado entre ellos y el enemigo común (estrictamente todo Marsoon) ya no bastará para restaurarla del todo. Viejos contrincantes vuelven convertidos ahora en una amenaza tan siniestra como siempre lo fue, pero esta vez explosivamente arrasadora. La precaria Pax que Doc Sav desde Caer Hidalgo ha conseguido extender sobre Marsoon pende de un hilo. Como en los buenos seriales, lo que nos espera en futuras entregas promete dejar en simples anécdotas lo leído hasta ahora. Permanezcamos atentos.

© Francisco José Súñer Iglesias, (838 palabras) Créditos