CÓMO ESCRIBIR CIENCIA-FICCIÓN Y FANTASÍA
CÓMO ESCRIBIR CIENCIA-FICCIÓN Y FANTASÍA Orson Scott Card
Título original: How to Write Fiction and Fantasy
Año de publicación: 1990
Editorial: Alamut
Colección: ---
Traducción: Julián Díez
Edición: 2013
Páginas: 229
ISBN:
Precio: 19,95 EUR
Comentarios de: Ramón Batalla

Texto de Contraportada

Escribir para el público de la ciencia-ficción y la fantasía puede ser la aventura más apasionante para un escritor como tú. Estos lectores desean que los transportes más allá de los terrenos conocidos, y que los ayudes a explorar las fronteras infinitas de los mundos que han creado.

En este manual ganador del prestigioso premio Hugo, el maestro de la ciencia-ficción Orson Scott Card nos ofrece su conocimiento experto de estos géneros. Con él aprenderás qué es y qué no es ciencia-ficción y fantasía, y según qué estándares, así como dónde encaja tu propia obra, cómo construir, poblar y dar vida a mundos creíbles y vívidos que tus lectores puedan visitar, cómo usar el cociente MIPA (medio, idea, personaje y acontecimiento) para estructurar con éxito cualquier historia, cuál es la situación de los mercados y cómo acceder a ellos para ser publicado.

A su guía se suman en esta edición las voces de otros seis autores del fantástico que nos cuentan cómo lo han conseguido: Elia Barceló, César Mallorquí, Andrzej Sapkowski, José Carlos Somoza, Bruce Sterling y John C. Wright.

Interesante ejercicio de la editorial Alamut. No se que margen de rentabilidad puede dar un libro como este. Si el mercado de libros de ciencia-ficción ya de por si es pequeño, este libro debe ser un enorme riesgo. Porque es un libro sobre como escribir ciencia-ficción, su interés es muy específico y minoritario. Eso no quita lo agradecidos que podemos estar los amantes de la ciencia-ficción ante aventuras arriesgadas como esta; lo que nos permite disfrutar de ediciones que se cuentan con los dedos de la mano en castellano sobre las reglas de la literatura de género. Tanto para leerlo por gusto y afición al ensayo, como por entender el propio proceso de gestación de novelas de ciencia-ficción. Nos habla de sus estructuras internas, de como se construyen las novelas de ciencia-ficción, sus mecanismos, los tópicos manidos, los recursos literarios propios, etc. Es un libro muy recomendable para los que tenemos blogs y nos gusta hablar y opinar de libros de género.

Cuando un escritor de la talla de Orson Scott Card, que ha dejado obras imperecederas e imprescindibles como EL JUEGO DE ENDER, LA VOZ DE LOS MUERTOS o ESPERANZA DEL VENADO (y alguna infumable, también hay que decirlo) nos abre la ventana al proceso creativo, hay que prestar atención y escuchar.

Orson nos introduce de forma muy práctica y limpia, sin romanticismos, en el trabajo del escritor de ciencia-ficción. Nos explica las pautas que diferencian una novela buena de una regular o mala. Lo que difiere entre ciencia-ficcion/fantasía y el resto de géneros literarios.

También nos explica las pautas que diferencian la forma de leer una novela de ciencia-ficción o fantasía respecto al resto. Existen unos mecanismos de concepción de mayor dificultad en el género que en la literatura en general. Tanto la fantasía como la ciencia-ficción requieren de un trabajo mayor ya que tiene que construir elementos que en otros géneros son innecesarios: las leyes científicas que se alteran, el universo, las ecologías, el vocabulario diferenciado, las sociedades diversas, mundos imaginarios, todo un sin fin de temas que en otros géneros son innecesarios porque se enmarcan en nuestra contemporaneidad o nuestra propia historia. La cuestión fundamental es que tanto la fantasía como la ciencia-ficción deben romper reglas pero no todas. Si rompemos demasiadas reglas imposibilitaría su lectura porque la desconexión del lector de su propio contexto es inaceptable.

También hace mención de algo que es una maldición del género. La poca valoración que tiene entre la literatura en general; tachando al género de menor, juvenil o intrascendente. Todo lo contrario, probablemente es el género que mejor define el pasado siglo XX y al que el tiempo y las nuevas generaciones irán situando en el lugar que se merecen. Además existe una contradicción en nuestra sociedad; mientras que en el cine de ciencia-ficción y fantasía cosecha éxitos de audiencia la literatura, de la que muchas veces se nutren descaradamente esas películas, no consigue la misma aceptación y reconocimiento.

El libro sigue por temas laterales ligados a la profesión de escritor más que al hecho particular del escritor de ciencia-ficción. Trata temas como la necesidad de tener un representante y que valor tiene. De los concursos literarios, que aporta. La propia convivencia y trato con los lectores o el fandom en particular. Sobre las convenciones, blogs, entrevistas; en definitiva sobre la visibilidad en general del autor.

Todo ello probablemente aplica bien en EUA, pero fuera de allí puede que no sea del todo mimético. También nos habla del proceso de formación autodidacta o mediante cursos y talleres. O la necesidad de estar en seminarios de literatura o aprender literatura.

Finalmente nos habla del trabajo diario de escritor. Del simple pragmatismo de ganarse la vida con este oficio.

Para cerrar el libro en esta edición se añaden una serie de entrevistas a autores actuales donde dan su punto de vista particular a las mismas cuestiones: cada maestrillo tiene su librillo.

Con razón la escritura no es algo que se pueda aprender al 100%, no es un mecanismo. Se puede pulir y mejorar lo que uno lleva dentro; pero es un arte que requiere principalmente de constancia, trabajo y un pequeño porcentaje de talento. Si falla alguna de las tres partes, no habrá un resultado profesional ni de calidad que justifique la situación.

A mi me gusta escribir. Y lo hago, pero me falta constancia y añado el vértigo de no ver nunca nada bien hecho del todo, eso no me permite dar el paso adelante y publicar. El miedo al fracaso del que también habla Orson está allí, carcomiendo al sujeto. Así que me conformo con un blog. Con toda la humildad de compartir opinión y no sentar cátedra en absoluto. Para mi esto es un café, una cerveza en un bar, una parada con unos amigos a los que algunos conozco en persona y a otros no. Pero amigos todos por igual.

A veces a los soñadores nos gustan nuestros sueños y nos da miedo que nos despierten. Orson nos radiografía también, y nos pide que nos atrevamos más...

Bueno, me voy a dormir mis sueños, aún con las puertas abiertas. Con el alma sobre la mesa, junto a ese cuento que no me acaba de gustar como queda. Pendiente de su enésimo repaso.

Algunas frases subrayadas sin el contexto adecuado

:: Las primeras novelas de ciencia-ficción se llamaban romances científicos.

:: El escritor de ciencia-ficción se encasilla en un gueto, sin embargo, los escritores tienen una enorme libertad dentro de sus muros.

:: No son los trabajos más experimentales sino los de corte tradicional los que ganan los Hugos y Nebulas.

:: La mayoría de novelas de ciencia-ficción se pueden convertir con facilidad en novelas de fantasía.

:: La ciencia-ficción y la fantasía son los géneros en los que las historias pueden elaborarse con mayor cercanía a los arquetipos y mitos que los lectores de todo tiempo y lugar desean leer.

:: La ciencia-ficción y la fantasía son tan sólo etiquetas. 1) una categoría editorial artificial y arbitraria 2) una comunicad de lectores y escritores dinámica 3) un gueto en el que se puede hacer cualquier cosa una vez se sepa lo que han hecho los demás.

:: La ficción especulativa engloba todas las historias que tienen lugar en un escenario opuesto a la realidad conocida.

:: El lector de ciencia-ficción pide un poco de extrañeza, pero no demasiada.

:: Regla de oro: Si la historia está situada en un universo que sigue las mismas reglas que el nuestro, es ciencia-ficción. Si está situada en un universo que no sigue nuestras reglas, es fantasía.

:: La ciencia-ficción trata sobre lo que podría ser pero no es, mientras que la fantasía trata sobre lo que no podría ser.

:: Es complicado escribir ciencia-ficción sin antes haber definido las reglas del mundo donde se ubica la trama.

:: La mayoría de historias de las que me siento orgulloso partieron de ideas que maduraron durante meses-años, con frecuencia.

:: Nada resulta mas tonto que una historia en la que un gran acontecimiento mundial provoca una única reacción de la sociedad en su conjunto.

:: Nunca en la historia del mundo ninguna sociedad ha tenido una respuesta unánime a cualquier situación. Ni ha existido innovación alguna que se haya generalizado sin efectos colaterales imprevistos.

:: Las historias con extraterrestres funcionan si hay humanos que interactúan con ellos.

:: Cuando se trata de ficción, la biografía no es sólo cosa de rellenar un currículum. Lo que importa son los porqués.

:: Uno de los grandes valores de la ficción especulativa es la creación de un extraño mundo imaginario con frecuencia es la mejor manera de ayudar a que los lectores vean el mundo real con una mirada fresca y se den cuenta de cosas que de otra manera les pasarían inadvertidas.

:: El héroe, el personaje principal y el que proporciona el punto de vista no tienen por qué ser la misma persona.

:: Es una buena idea que cuando el personaje principal sea un antihéroe contemos con personajes secundarios que funcionen como el foco de la simpatía de los lectores.

:: Los personajes que mejor funcionan son lo que sufren de alguna manera.

:: Las historias sobre gente satisfecha son espantosamente aburridas.

:: Si comprende los mecanismos de poder en las sociedades humanas, sabrá que la mayor libertad para actuar se encuentra con frecuencia lejos de los centro de mando.

:: Las sensaciones de misterio y temor son una de las cosas que deberemos buscar cuando creamos el personaje principal de una historia. El público se ve atraído por lo extraño, lo poderoso, lo inexplicable.

:: El mito de la historia, en oposición al texto, consiste en lo que ocurre y por qué. el mito es con frecuencia algo muy sencillo, pero también arranca mucho antes del principio del relato y continúa tras su final.

:: En el comienzo de una historia crea tensión en el lector, le hace sentir una necesidad. El final de la historia llega cuando la tensión se relaja, cuando esa necesidad se satisface.

:: Todas las historias contienen cuatro elementos que determinan su estructura: el medio o escenario, la idea, los personajes y los acontecimientos, los hechos.

:: Los relatos de escenario siempre siguen esa estructura. Un observador ve las cosas como nosotros las veríamos al llegar a ese lugar desconocido, da cuenta de todo lo interesante, queda transformado por lo que ve, y vuelve convertido en un hombre nuevo.

:: Los relatos de ideas se comienza planteando una pregunta, y se termina cuando se le da respuesta.

:: Los relatos de personajes tratan sobre la transformación del rol de un personaje dentro de la comunidad que más le importa.

:: Se da con frecuencia el error de considerar que todas las buenas historias deben incluir una caracterización de personajes completa.

:: El suspense llega cuando está disponible casi toda la información, la suficiente para que el lector esté emocionalmente implicado y se interese por la pequeña parte que sigue oculta.

:: El clímax se crea al resolver repentinamente asuntos que han despertado en el lector una gran tensión a lo largo de la historia. No hay tensión sin información.

:: Concepto Exposición: la revelación ordenada de la información necesaria para el lector.

:: Escribir con elegancia requiere y demanda con frecuencia claridad y simplicidad.

:: Los términos de jerga contemporánea resultan tan desagradables en un lenguaje formal como los falsos arcaísmos.

© Ramón Batalla, (1.899 palabras) Créditos
Publicado originalmente en En Clave pública el 9 de septiembre de 2013
CC by-nc-sa 2.1 es