CRÓNICAS MUTANTES
CRÓNICAS MUTANTES EE: UU., 2008
Título original: Mutant Chronicles
Dirección: Simon Hunter
Guión: Philip Eisner
Producción: Stephen Belafonte, Tim Dennison
Música: Richard Wells
Fotografía: Geoff Boyle
Duración: 91 min.
IMDb:
Reparto: Thomas Jane (Mayor «Mitch» Hunter); Ron Perlman (hermanoSamuel); Devon Aoki (Cabo Valerie Duval); Sean Pertwee (Capitán Nathan Rooker); Benno Fürmann (Teniente Maximillian von Steiner); John Malkovich (Constantine); Anna Walton (Severian); Tom Wu (Cabo Juba Kim Wu); Steve Toussaint (Capitán John McGuire); Luis Echegaray (Cabo Jesús «El Jesús» de Barrera)
Comentarios de: Jorge Vilches

No soy de juegos de rol. Tampoco tengo a nadie cercano que lo tenga como pasatiempo. Su aparición en España fue a mediados de los ochenta, y tuvieron su época de esplendor con Dragones & Mazmorras. Funcionó hasta que apareció el asesino de la catana —que mató a sus padres trastornado por un juego de rol— y los asesinos del juego de rol —que asesinaron a un hombre en la calle siguiendo las reglas de otro de esos juegos—. En consecuencia, la mala imagen duró mucho tiempo. A esto se unió la idea de que los jugadores de rol eran marginados sociales, gorditos ataviados con camiseta de superhéroe, llenos de granos, que no ligaban jamás. ¿Quién iba a decir que le iba eso de los juegos de rol? Luego apareció Warhammer, que pegó fuerte en una nueva generación y aprendimos que ser friki de los juegos de rol no equivalía a zumbado, marginado ni sectario. En esa nueva ola, apareció Mutant Chronicles, un juego rol en el que se inspira la película independiente CRÓNICAS MUTANTES (2008).

El argumento no es complicado, y al parecer no refleja del todo el juego de rol. Del espacio exterior llegó una máquina cuyo propósito era convertir en mutantes a los seres humanos que, a su vez, terminaran con la Humanidad. Pero los hombres la derrotaron y enterraron. 10.000 años después, en el 2707, el mundo está dividido en cuatro corporaciones, al estilo de 1984 de Orwell, que mantienen una guerra sin sentido. La estética steampunk es la de las dos guerras mundiales. Ese conflicto libera la máquina y el fenómeno mutante. La Humanidad se une, pero se ve obligada a abandonar el planeta. Sin embargo, hay una orden religiosa que guarda las Crónicas, un libro que contiene la profecía: la llegada de un libertador. Pero eso no es todo, es preciso destruir la máquina. Para esto recluta a una docena de soldados para internarse en las profundidades de la Tierra y acabar con ella. Los mutantes son hombres a los que les han surgido pinzas de cangrejo en los brazos, y se les ha puesto cara de zombi.

El reclutamiento de los osados se parece al de la película DOCE DEL PATÍBULO (1967), en el que cada miembro es todo un personaje; un sistema que luego ha sido repetido hasta la náusea. La película, por tanto, se basa en la misión del grupo de humanos para acabar con la máquina y salvar la Humanidad. Entre medias está el misterio de los mutantes, que en realidad son hombres cambiados por el influjo de la máquina.

El ritmo de la película es bueno. El uso del libro de las Crónicas es interesante. Los efectos especiales son dignos, pero no reseñables. El steampunk es correcto, aunque se queda corto. El escenario de la ciudad perdida bajo tierra es el adecuado. Los actores no están mal. Sale John Malkovic; en fin. Tras morir uno a uno, como mandan los cánones cinematográficos teenager, la pelea final es tiempo pressing catch. En fin, que es una buena peli para ver con los críos y unas palomitas, en una tarde muerta (si es que eso existe), pero nada más.

© Jorge Vilches, (528 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Los ojos del marciano el 10 de mayo de 2014
CC by-nc-nd 3.0_CO