VISITANTES MILAGROSOS
VISITANTES MILAGROSOS Ian Watson
Título original: Miracle Visitors
Año de publicación: 1977
Editorial: Ediciones B, S. A.
Colección: ---
Traducción: Santiago Jordán
Edición: 1987
Páginas: 317
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Luis del Barrio

Sinceramente, para mi las historias de ovnis están a mitad de camino entre lo entrañable y lo patético. Digo que entrañable porque en su momento yo también fui un convencido del fenómeno OVNI, y patético porque una vez superada esa época me da un poco de penilla toda esa gente que todavía sigue enganchada al estudio de eso. De verdad, me lo pasaba en grande con los libros de Von Daniken, además de con las historias espeluznantes de Jiménez del Oso (padre), con los libros de Lobsang Rampa y hasta con las psicofonías, cosas que si bien no tenían mucho que ver entre si, ni con el tema OVNI, en realidad flotaban en el mismo charco de pseudociencias y psicocosas que todavía impresionaban a mi mente adolescente. El tiempo, los primeros chascos y los estudios, me alejaron entre decepcionado y espantado de aquellas psicocosas, y hasta ahora. Así que cuando me encuentro con acumulaciones como la de este libro me recorre un escalofrío de reconocimiento.

En realidad más que de psicocosas a este libro habría que calificarlo como metafísica de la ciencia-ficción. Se ocupa más de que es la realidad y la conciencia humana, que de la realidad en si misma. Por lo poco que he leído (y no he acabado) de Watson no me resulta algo extraño en el autor. Siempre le había tenido por difícil y complicado, EMPOTRADOS es sencillamente ilegible (o así me lo pareció), y aunque este libro no es tan enrevesado, posiblemente porque después de esa novela alguien hablaría con él al respecto, no deja de seguir una línea parecida en cuanto a obsesiones y percepciones.

VISITANTES MILAGROSOS es de 1977, justo en plena época jipi, cuando la new-wave estaba en su apogeo y todo lo que no fueran psicodelia y flower power era calificado como carcunda. A lo mejor, si me hubiera leído este libro con veinte años menos le hubiera sacado otro jugo, pero a mis años, que sin ser muchos ya no me permiten sacarme ningún abono o tarjeta joven, y en vista de los antecedentes que ya he relatado, no me ha impresionado gran cosa.

El protagonista es John Deacon un doctor en psicología y fundador de un grupo de investigación de la conciencia. En el marco de sus experimentos somete a hipnosis, a un estudiante, Michael Peacocke, que relata los detalles de un encuentro extraterreste en su adolescencia. Deacon lo toma desde un punto de vista más simbólico, Peacocke tiene una visión más literal, de modo que acude a Barry Shriver, estudioso del fenómeno OVNI, y entre los tres se embarcan en una empresa con resultados bastante sorprendente.

A lo mejor para 1977 los supuestos de Watson eran, cuando menos, dignos de tener en cuenta, pero a día de hoy no se puede toma en serio cosas como la expansión de la mente y psicocosas semejantes. Está claro que en su momento este tipo de historias y conclusiones eran aceptadas más fácilmente que ahora, pero en comparación con la ciencia-ficción moderna (y mucha anterior) no deja de ser una propuesta algo torpe, sin que por ello la novela deje de tener algo de interés desde el punto de vista argumental, quiero decir que se lee bien, aunque no se esté para nada de acuerdo con sus ideas.

En cualquier caso, y si bien es más que imperativa una sana racionalidad, a quien esas cosas del si no lo veo no lo creo se la traigan al fresco, VISITANTES MILAGROSOS puede ser una lectura interesante, aunque algo pasada de moda, y a saber si no acabará interesado en el resto de la obra de Watson (yo, no).

© Luis del Barrio, (609 palabras) Créditos