FUTURO PERDIDO
FUTURO PERDIDO Alemania, EE. UU., Suráfrica, 2010
Título original: The Lost Future
Dirección: Mikael Salomon
Guión: Bev Doyle, Diane Duane, Richard Kurti
Producción: Films Afrika Wolrdwide/Tandem Communications.
Música: Michael Richard Plowman, Pert Vcelicka.
Fotografía: Paul Gilpin.
Duración: 90 min.
IMDb:
Reparto: Sean Bean (Amal); Corey Sevier (Savan); Sam Claflin (Kaleb); Annabelle Wallis (Dorel); Eleanor Tomlinson (Miru); Hannah Tointon (Giselle); Jonathan Pienaar (Gagen); Danny Keogh (Yisir); Jessica Haines (Neenah)

Sinopsis

Hacia el año 2500 la Tierra, cuya civilización ha sucumbido a una catástrofe, es un mundo feraz en el que sobreviven como pueden pequeños grupos de humanos involucionados, en eterna lucha contra la naturaleza y unos espantosos mutantes, devoradores de carne humana, y portadores de una terrible infección.

Curiosa coproducción televisiva germano/surafricana/estadounidense, FUTURO PERDIDO, pasada hace nada por televisión, es simplemente una película de relleno, sin nada que la haga destacar de otros productos similares. En realidad, semeja una actualización políticamente correcta de YO FUI UN CAVERNICOLA ADOLESCENTE (TENNAGE CAVEMAN, Roger Corman, 1958), inferior en todo a esa genial producción de Serie B. Se trata de una cinta barata, que apenas hace alarde de unos poco convincentes efectos especiales, cuyo máximo exponente es la penosa secuencia en que un grupo de cazadores se enfrenta a una especie de perezoso gigante. El resto del film hace gala de una sobriedad ejemplar, pero digna de mejor uso, a juzgar por lo endeble del guión. Como la historia que cuenta no tiene absolutamente nada de original, la infección que portan los mutantes y el polvo amarillo que inmuniza a las personas devienen en el McGuffin, que diría Hitchcock, en la excusa argumental para salpicar el metraje de batallas sin cuento y situaciones límite. Se trata ciertamente de un film entretenido, si lo que uno busca es evadirse durante hora y media; pero se olvida tan pronto acaba, y ni siquiera induce a la crítica negativa, pues es realmente de una simpleza total. Si acaso, destaca la intervención como guionista de la norteamericana Diane Duane, que empezó su carrera de escritora publicando novelas-franquicia de Star Trek, para posteriormente desarrollar una discreta carrera como autora de aparatosas Space Operas en la línea de su saga Stardrive.

Poco hay que decir del reparto, encabezado por un correcto Sean Bean y compuesto por un puñado de actores de segunda. Dadas las características de una cinta semejante, lo cierto es que no tienen muchas ocasiones para tratar de lucir su supuesto talento, pues los personajes son demasiado estereotipados para ello.

FUTURO PERDIDO es una discreta producción televisiva de consumo. Nada más. Quizá sea eso lo mejor que se pueda decir de ella.

© Antonio Quintana Carrandi, (367 palabras) Créditos