SUPER 8
SUPER 8 EE. UU., 2011
Título original: Super 8
Dirección: J. J. Abrams
Guión: J. J. Abrams
Producción: J.J. Abrams, Steven Spielberg, Bryan Burk
Música: Michael Giacchino
Fotografía: Larry Fong
Duración: 112 min.
IMDb:
Reparto: Joel Courtney (Joe Lamb); Jessica Tuck (Mrs. Kaznyk); Joel McKinnon Miller (Mr. Kaznyk); Ryan Lee (Cary); Zach Mills (Preston); Riley Griffiths (Charles Kaznyk); Gabriel Basso (Martin); Kyle Chandler (Deputy Jackson Lamb); Ron Eldard (Louis Dainard)
Comentarios de: Félix Capitán

¿De qué se trata?

Fines de los 70, la época en donde el cine todavía era bueno. Inicio de peli familiar como corresponde: la mamá se muere. Fuera de cámara, eso sí (vemos los funerales y la panoplia, en retazos breves). El papá, por cierto, como buen cliché de peli familiar ochentera... es policía. Uno bueno-pero-estricto, ya me entienden. Todo lo cual sirve por supuesto para dejar al prota, una larva humana de 14, completamente jodío y traumao, porque qué serían estas pelis para toda la familia si el prota no fuera una larva humana de 14 completamente jodía y traumá. Salto de algunos meses. El crío sigue con su vida y tal, y se ve involucrado con un grupo de niños que, capitaneado por su mejor amigo el gordito, están... ¡¡¡rodando una peli!!! Resulta que los críos son tan wena gente wena onda ellos, que... ¡¡¡apoyan a su amigo y lo hacen por gratis, en vez de dejarlo solo rumiando sus sueños artísticos y tal!!! Joer, se nota que esta peli es de Sci-Fi. El caso es que el gordito está verde por una nena (Elle Fanning, la hermana de la Dakota Fanning, avanzando rapidito por los palos). Resulta que la chica es media porfiá, como que sí como que no, si hasta le saca el auto a papi a escondidas y too. El caso es que la peli es de zombis, estilo George Romero pero en cutre (producción adolescente, vamos), y a falta de locaciones en un pueblucho americanomerda, pues la estación de trenes en la noche. Nuestro prota, que a todo esto es artista porque crea las maquetas y además se encarga del maquillaje (ya, plis, nada de hacer chistes sarasas aquí, ¿vale?), igual se encandila con la chica, en particular cuando la ve mandarse feroz peazo actuación la criatura (seriosly: la Fanning es la que mejor actúa en este cacao. Y actúa mejor que su hermana). Ella como que no lo pesca, no lo pesca, pero ya sabemos como acaban estas pelis, que ella muy rollito me-importa-pucho-todo, pero al final basta con que vea al prota con las maquetas y maquillaje y en vez de hacer lo que hacen todas las chicas en su condición (cagarse de la risa mientras esperan el instante en que se enrollarán con un poeticastro o un guitarrista heavy así súper yeberrde a los quince-veinte, y con un abogao o un médico platúo a los veinticinco-treinta), pues va y se interesa y hasta le gusta que el chico sea sensible y too. Todo bien hasta ahí, salvo porque... ¡¡¡joermecagolaputamadre, accidente de tren!!! Una camioneta se pone en la vía férrea para parar un tren, y por alguna misteriosa razón, en vez de que el tren vaya y arroje a la camioneta hecha ferromerda como a tres crestas de loma más allá, pues que al tren se le ocurre violar las tres leyes de Newton y unas cuantas de Galileo, y... ¡¡¡descarrila!!! Los chicos van a donde la camioneta y descubren que el tipo de la misma todavía vive lo suficiente... ¿para informarles de por qué hizo eso y que sepan en lo que se están metiendo para apartarse de los líos? Pues no, dónde está el suspenso en eso. No, lanza los típicos balbuceos crípticos de háganse los tontos, ustedes nunca estuvieron aquí, es mejor que no sepan (y joer, el tipo es negro... ¡y es el profesor de biología encarnado por el actor que hizo de profesor de biología muerto en GREMLINS! ¿acaso el negro se va primero en esta peli? Chachán...). Los chicos, pues van y se van de ahí. Al día siguiente, mientras las miraditas siguen entre la chica y el chico del maquillaje (urgh, eso sonó feo, pero es técnicamente correcto), y el chico gordo que dirige la peli se mosquea cada vez más, el pueblo se inunda de militares. ¿Por qué? La peli no lo dice, pero el trailer lo deja clarito, la publicidad también, las críticas en su minuto reventaron el spoiler a tutiplén... así es que lo diré. El tren llevaba un alien que ahora está en plan fugitivo Harrison Ford. La batalla por tomarse al asalto la taquilla plagiando vilmente el estilo de cine de Steven Spielberg, ha comenzado.

El espíritu de los tiempos

Créanlo o no, pero hubo una época en donde se pensó en Steven Spielberg para rodar una de James Bond. O sea, el hombre tenía tan poco valor comercial, que estuvieron a punto de contratarlo como mercenario al servicio de un guión y una producción de otros en donde él, por supuesto, no iba a meter mano en lo absoluto más allá de darle el toque ése. Era la época en que Spielberg rodó EL DUELO, pero después declinó porque se fue a rodar TIBURÓN. El resto es historia. Spielberg fue masacrado sin misericordia por la crítica de los que saben, porque TIBURÓN, ENCUENTROS CERCANOS DEL TERCER TIPO y E. T. eran pelis... como lo decimos... no era ese cine serio, adusto y señorial estilo EL PADRINO que era de rigueur en los 70, sino peliculillas puestas con un ojo (clínico, ya lo sabemos) en entretener a la audiencia sin mayores discursos políticos ni parábolas sociológicas (no es que el cine spielberguiano no tenga un discurso político, que lo tiene y bien potente, pero le faltaba ese subrayado intencional que hace orgasmar tanto a la crítica especializada). Al final, en los 80, su mejor década, Spielberg hizo algunas de las mejores pelis de cine de entretención que se han rodado jamás, sea como director, sea como productor. Luego, en los 90, el ñoño moralizante que todo Spielberg lleva dentro, terminó ganando la partida, se mandó una borrachera de aúpa con los Oscares de LA LISTA DE SCHINDLER, y desde entonces, salvo un breve período a inicios 2000s, terminó perdiendo el filo. Después de INTELIGENCIA ARTIFICIAL ha hecho algunas pelis francamente buenas, pero ninguna tan-pero-tan-pero-tan memorable como las pelis infantiles de sus comienzos. Una generación completa creció con ese tipo de cine spielberguiano, y muchos cineastas de hoy en día quieren ser Spielberg, lo que es algo un tanto irónico si se piensa que el primer Spielberg quería ser Frank Capra o John Ford. Uno de los que quiso ser Spielberg fue J. J. Abrams. De hecho, no es exagerado afirmar que J. J. Abrams es la versión modernizada y en esteroides de las constantes del cine spielberguiano. En particular los dos cimientos clásicos temáticos spielberguianos, pero llevados to the extreme baby: la familia (en desintegración muchas veces, pero aún así, necesaria para la supervivencia del sistema), y la religión (reemplazando el vago secularismo de tinte hebraico snob neoyorkin style de Spielberg por un pesado plomo sobre la fe y el destino, eso sí... lo dicho, to the extreme baby). De la actualmente tetralogía de Misión Imposible, ¿cuál es la única peli en donde el prota se echa familia (señora en este caso) y además persigue un objeto cuasirreligioso como lo es la misteriosa Pata de Conejo? Exacto, MISIÓN IMPOSIBLE III, la única que escribió y dirigió Abrams. Y del reboot de Star Trek (STAR TREK y STAR TREK EN LA OSCURIDAD), ¿qué elementos fueron los que llevó más al paroxismo el tal Abrams? Primero, que la tripulación del Star Trek es una familia (con escena de nacimiento virginal de Kirk al inicio de STAR TREK con violincitos judíos de fondo y too, por no hablar del pololeo entre Spock y Uhura), y segundo, que Spock y Kirk estaban destinados a ser amigos y héroes y salvar el universo, tanto que hasta el Spock del futuro debe darle su empujoncito a los dos para que se avengan e inicien su... ehm... relación, eso es. Por eso, para nadie debería haber resultado una sorpresa que la tercera peli de Abrams como director después de MISIÓN IMPOSIBLE III y STAR TREK fuera justamente un homenaje al Spielberg de toda la vida, lo que los siúticos llaman una carta de amor al mentor. Que, ojito, en este caso también produce. O sea, J. J. Abrams guioniza y dirige un homenaje, y Steven Spielberg produce... un autohomenaje. Tan homenaje, que la peli se ambienta justito en la época en donde se estaba estrenando ENCUENTROS CERCANOS DEL TERCER TIPO, y poquito antes de la época de E. T., porque es casi seguro que ambientar la peli en la actualidad, como que no hubiera sido lo mismo.

¿Por qué verla?

-- Sorprendentemente, la peli está bastante bien. Digo sorprendentemente, porque ya sabemos lo que pasa cuando el homenajeador quiere con cariño especial al homenajeado, y además el propio homenajeado participa del homenaje al homenajeado. Bueno, se entiende. Creo. Pasa que la obra termina siendo demasiado reverente, demasiado por la fórmula... demasiado poco interesante, en definitiva. No es el caso aquí. SUPER 8 consigue mantener el delicado equilibrio entre producir un homenaje bien hecho y bien entendido, tomando todos los elementos claves de ENCUENTROS CERCANOS DEL TERCER TIPO y E. T. por un lado (y secundariamente LOS GOONIES, que dirigió Richard Donner, pero que produjo Spielberg), sin irse al extremo contrario de copiar, calcar o plagiar hasta ahogar su propia personalidad. No es Abrams tratando de imitar a Spielberg, sino Abrams asimilando las ideas, conceptos, técnicas y temáticas de Spielberg para tamizarlas por su propio filtro personal, y ofrecer una visión propia de las mismas. Esto origina por supuesto un efecto de amor u odio. Si amas el cine spielberguiano, lo consideras entrañable, te causaba ternura el bicho ése el E. T., SUPER 8 fue hecha para ti. Pero si eres de los que considera que Spielberg es un ñoño simplón y chantajista emocional, SUPER 8 probablemente te deje frío. Como en el cine spielberguiano, el entorno de Sci Fi en realidad es un pretexto para montarse una historia familiar como Dios manda (en la época en que Spielberg sabía hacerlo, no como la ñoñería de LA GUERRA DE LOS MUNDOS... con Dakota Fanning la hermana de Elle Fanning... joer, too se conecta), con sus respectivas crisis, incapacidad de comunicarse, tiempos muertos de emocionalidad, para que al final la gran crisis sirva de catarsis colectiva y la familia vuelva a surgir como el bastión de los valores profundos de América. Porque la familia que lidia con un extraterrestre unida, permanece unida. Eso, y la camaradería de pandilla estilo la mencionada LOS GOONIES. Dentro de SUPER 8, la presencia del extraterrestre pasa a ser así casi anecdótica, y de hecho no aparece más que en tres o cuatro secuencias de la peli en total. Por suerte, J. J. Abrams es consciente de que el tiempo ha pasado y las audiencias actuales no son las de fines 70, así es que no trata de pasarse de ñoño y edulcorado, y cuando hay que soltar drama a la vena, lo suelta. Y acción a la vena y con esteroides, también. Que en algo hay que aprovechar el presupuesto en efectos especiales, digo yo. Lo que sí, a tenor de los tiempos que corren, Abrams es más amable con los militares que Spielberg, y sin llegar a los extremos felacionistas de un Michael Bay, incluso hasta les concede su corazoncito y too (en E. T., la gente de la NASA y del FBI por su parte llegaban hasta dar cuco. Antes de la versión remasterizada de 2002 en que el Espílber le cambió las pistolas por guokitokis, por lo menos). Quizás el mejor elemento de la peli, lo que ayuda a vertebrarla como un todo orgánico, es el desarrollo de la relación entre el prota y la chica, excelentemente llevada por una Elle Fanning que se roba la peli cuadro sí y cuadro también (Joel Courtney como el prota también lo hace excelente, pero como su personaje es un poco más tímido y apocado, pues se nota menos que el desplante de personalidad de la chica). Las escenas en que el chico maquilla a la chica como zombi están rodadas con tanta ternura y cuidado, y hay tanta química entre los actores, que al final, aunque no hay nada explícito (naturalmente, hablamos de actores y personajes menores de edad aquí) hay más tensión sexual no resuelta que en muchas de esas mal llamadas comedias románticas que de comedia tienen poco y de románticas nada. De hecho, cuando Elle Fanning por X predecible motivo desaparece de escena en el tramo final, y vemos al prota teniendo que lidiar con otros personajes, es cuando la peli en su conjunto sufre un poco. El final es probablemente bastante ñoño (y, semi spoiler aquí, reminiscente del final de otra peli no-dirigida-pero-sí-producida-por- Spielberg, en concreto MILAGRO EN LA CALLE 8), pero supongo que eso era inevitable, porque no habría sido homenaje a Spielberg si no se hubiera mandado alguna alusión a E. T. y ENCUENTROS CERCANOS DEL TERCER TIPO, pelis cuyos respectivos finales también eran, admitámoslo, ñoños. SUPER 8 es así la muestra de un tipo de cine que pareciera estar condenado a no hacerse más, uno en donde la historia de Sci Fi no es un pretexto para la acción bruta y desatada con personajes planos y estereotipados (sí, lo voy a decir... porque es nuestra bestia favorita en este blog... TRANSFORMERS. Ya está, dicho, listo), sino un armazón en donde distintos personajes se mueven con sus respectivas cuitas y preocupaciones... aquello que los críticos ampulosos llaman examen de la condición humana precisamente. Cuesta pensar que Steven Spielberg produjo esta peli, al mismo tiempo que estaba produciendo ese esperpento de infracine que es TRANSFORMERS: EL LADO OSCURO DE LA LUNA, y que es justamente el tipo de cine de Sci Fi que mató a este enfoque más humanista de entender el género. Y es que... joer con estos productores de Hollywood. Que uno ya no sabe si ruedan esas pelis mastodónticas para forrarse en plata y después darse el gusto de financiar pelis con corazón, o bien si financian pelis con corazón por hipocresía y para quedar bien de cara a la audiencia más refinadita, y luego se meten en cualquier cosa que arroje plata a montones. O siendo lo bastante cínicos, lo peor de ambas circunstancias. En cualquier caso, si de eso van a salir más cosas como SUPER 8, por mí que así sea. No es que yo sea fanático del Spielberg más ñoño, pero prefiero este tipo de cine con, ya saben... personajes... en vez de ver toneladas de robots CGI dándose tunazos sin sentido.

Ideal para: Los nostálgicos del cine familiar ochentero.

© Félix Capitán, (2.415 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Cine 9009 el 7 de noviembre de 2013
CC by-nc-nd 2.0 cl