CYBORG
CYBORG EE.UU., 1989
Título original: Cyborg
Dirección: Albert Pyun
Guión: Kitty Chalmers
Producción: Yoram Globus, Menahem Golan
Música: Kevin Bassinson
Fotografía: Philip Alan Waters
Duración: 86 min.
IMDb:
Reparto: Jean-Claude Van Damme (Gibson Rickenbacker); Deborah Richter (Nady Simmons); Vincent Klyn (Fender Tremolo); Alex Daniels (Marshall Strat); Dayle Haddon (Pearl Prophet); Blaise Loong (Furman Vux); Ralf Moeller (Brick Bardo); Haley Peterson (Haley); Terrie Batson (Mary)
Comentarios de: Félix Capitán

¿De qué se trata?

20 minutes into the future. El mundo se ha ido al carajo. Tan al carajo, que ni para una producción decente alcanza, porque esta peli es producida por... ¡¡¡La Cannon!!! Una parejita es perseguida por una banda de motociclistas chaquetacuero semipunkies que, como sabemos por las pelis ochenteras del género, son las criaturas más malvadas de cualquier universo postapolíhticoh que se precie de tal. Después del consabido diálogo somos los buenos, queremos salvar a la Humanidad / No, porque soy malo, el pobre desgraciao la palma, y la chica queda al garete. Cuando están a punto de cargársela, aparece... ¿Chuck Norris? Bueno, esto es una peli de la Cannon, OK por eso, pero no, a pesar de eso, no es Chuck Norris quien aparece (sorprendentemente, el director Albert Pyun lo quería a él de prota, por lo que sospechamos que le tenía una bronca espectacular, mira que insistir para que viniera a protagonizar su mierda de peli). El que aparece es... un minuto, déjenme consultar la interné muvidatabéis para ver cómo se escribe el macho... mmmm... ahí está. Jean-Claude Van Damme. Al poco tenemos el esquema armado: la chica es la respuesta para toos los problemas de la Humanidad por esto-o-aquello (por cierto, en una decisión claramente errónea de guión, ¡ella! es la cyborg del título y no él... es como si la de TERMINATOR se hubiera llamado Sarah Connor... aunque, un momento...). El caso es que tenemos a... a... ¿Cómo se escribía? Bueno, no importa, lo diré on my own way. El caso es que Yancló Fandán se pone a escoltar a la chica, a veces se la secuestran, a veces la rescata... Lo típico. Hasta la batallita final. Que por ser una de la Cannon, está rodada con unos escenarios de lástima y too, pero bueno... ¿ya les dije que esta peli, la Cannon la rodó y estrenó después de irse a la bancarrota...?

El espíritu de los tiempos

Todos los que nos hemos metido en esto del cine hasta quedar hasta las ñordas de... bueno, de ñorda, sabemos lo que la Cannon es. Ese temible nombre detrás de subproductos como FUERZA MALDITA (creativo reworking del título original LIFEFORCE), FUERZA DELTA (caray, les gusta esto de la fuerza), INVASIÓN USA, AMOS DEL UNIVERSO... Y ésas son las buenas, así es que, qué queda para el resto. El caso es que contagiados del espíritu Chuck Norris (y Charles Bronson en menor medida), la Cannon se había embarcado en... ¡¡¡Superproducciones!!! Claro, parece que a estos pringaos nadie les dijo que las superproducciones requieren... bueno, presupuesto. Así es como salieron pelis de vergüenza ajena y rodadas con vales de cambio en su restaurante favorito, como la mencionada AMOS DEL UNIVERSO o SUPERMAN IV (sí, la misma de los fatídicos te veo en veinte). El caso es que estos tipos se embarcaron al mismo tiempo en una secuela de AMOS DEL UNIVERSO (tercera mención en un mismo párrafo... habrá que verla para postearla, parece) y en un proyecto para producir... ¡¡¡SPIDER-MAN!!! Qué les hacía pensar que con Spider-man iban a tener más éxito que con Superman, lo ignoro. La fe del carbonero, supongo. El caso es que comprometer presupuesto para estas dos pelis fue demasiado para las exhaustas arcas de la Cannon, cuyo ámbito natural siempre habían sido pelis serie-B de vengadores, de ninjas, de cienciacutreficción, que no rentaban mucho pero tampoco gastaban mucho... Y se fueron a la quiebra. Y con lo que había para ambas pelis (la de He-Man y la de Spider-Man...), agarraron todo eso (vestuario y cosiacas así) y rodaron CYBORG. Lo que nos genera la siguiente angustiosa duda existencial: si CYBORG con todo su aspecto francamente de baratillo y lo lastimoso de sus escenarios y sus (ejem) efectos especiales, se chupó todo lo que sobró de ambas producciones, quiere decir que éstas se habrían llevado cada una la mitad de lo que costó CYBORG... ¡Leñe, por ese Spider-Man de mierda yo hubiera pagado por ver! ¡O por un He-Man aún más pobre y cutre que el AMOS DEL UNIVERSO original (y único a la fecha de escribir esto)! Aunque de todas maneras, a manera de reflexión final, con el mismo argumento se rodó un remake bastardo (o mejor dicho, se escribió una novela que es un remake bastardo) llamado MISIÓN BABILONIA, con un presupuesto enormemente más holgado, y que no mejoró sensiblemente los resultados, que digamos. Debería tomar nota mental de eso antes de seguir metiéndome cine cyberpunk entre pecho y espalda...

¿Por qué verla?

:: Partamos por el poder del pensamiento positivo. Esta peli fue la que puso a Yancló Fandán en el mapa cinematográfico, junto con... er... a ver... Bueno, la peli originalmente se llama BLOODSPORT, pero acá en castellano la tradujeron con nombres tan variopintos como CONTACTO SANGRIENTO, EL GRAN DRAGÓN BLANCO o RETROCEDER NUNCA, RENDIRSE JAMÁS 3 (¡¡¡!!!). Yancló Fandán hace lo que sabe hacer (patadas, fundamentalmente), y lo hace la mar de bien, eso nadie se lo niega. ¿Actuar...? Bueno, nadie contrata a Yancló para disputarse un calvo dorado en la quina de los Oscares... El pobre tuvo una pequeña edad de oro y después anduvo a tantos tumbos, que acabó rodando JCVD teniendo que burlarse de sí mismo para tener algo con qué comer. ¡Y el id... er... el venerable pasó de rodar LOS INDESTRUCTIBLES! (Bueno, dicen que va para LOS INDESTRUCTIBLES 2). O sea, esta peli tiene un valor histórico innegable. Si es que ustedes son historiadores, claro.

:: Y listo. Terminamos. Porque... ¿qué más se le puede sacar a la peli? ¿Sus putrefactos decorados? ¿Sus actuaciones que rozan lo mongólico? ¿Su guión de mierda con diálogos risibles? (Espero que eso de que la guionista se llame Gatita, sea alguna clase de chiste pervertidillo, por mi propia salud mental). ¿Sus (nulos) efectos especiales? Bueno, la acción. Barata y sin mucha enjundia, pero algo salva la papeleta. Algo. Muy poco. Hoy en día, yo podría ir y agarrar mi cámara y rodar lo mismo, y me saldría más o menos igual, con el agravante de que yo soy apenas un gato detrás de un teclado, no un productor de Hollywood (y no me digan que si eres tan bueno, por qué no lo haces: dije que podía hacer una igualita a esta cosa, no que podría hacer una buena peli, y si no va a ser buena, pues entonces pa´qué...).

Ideal para: Cannónvoros, fanáticos de Jean-Claude Van Damne... (¡lo escribí bien! ¡Oh...! Eh... oh-crap...), amantes de la casquería ochentera o cyberpunk, espectadores muy arrojados y con muy poco respeto por su propia corteza cerebral...

© Félix Capitán, (1.094 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Cine 9009 el 31 de mayo de 2012
CC by-nc-nd 2.0 cl