EL GRAN TIEMPO
EL GRAN TIEMPO Fritz Leiber
Título original: Then Big Time
Año de publicación: 1958
Editorial: Adiax
Colección: Fénix
Traducción: Domingo Santos
Edición: 1982
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Jorge Vilches

Me equivoqué. Sí. No debía haber elegido esta novela para conocer a Fritz Leiber. Debí haber sospechado algo cuando la novela no ha sido reeditada y, en cambio, CRÓNICAS DEL GRAN TIEMPO sí. Me despistó el que hubiera recibido el Hugo Award en 1958; lo que no deja de sorprenderme. ¿Cómo esta novela recibió un premio como ese? Se nota que es una obra incompleta. Las primeras páginas de EL GRAN TIEMPO enganchan y prometen; pero es una ilusión que abre más puertas de las que cierra. Ni siquiera me ha valido el toque Leiber del que habla Domingo Santos. Como diría el tío Stanislaw: Fiasco. He aquí por qué.

Lo cierto es que esta novela está concebida para ser representada, como si fuera una obra de teatro y el escenario inamovible fuera el Lugar, que no deja de ser el Centro de Recuperación de los Soldados de la Guerra del Tiempo. Demasiadas palabras con mayúsculas. No nos adelantemos. Leiber pone en boca de una mujer, de oficio Anfitriona de dicho Centro, una narración colateral insípida para dejar caer conceptos explicativos de dicha guerra. Entrar en su enumeración no tiene sentido, lo que no es una paradoja, porque la idea de Leiber es mostrar el sinsentido de ese conflicto, o su falta de lógica para sus contendientes. ¿El propósito es enseñar que toda guerra es absurda? No; demasiado simple.

Leiber describe el uso que las dos facciones en guerra, Arañas y Serpientes, hacen de los seres del Universo para cambiar el pasado y ganar el futuro. Los soldados son Dobles, personas arrancadas de su vida antes de morir. Leiber no describe nada de dicho conflicto ni de los bandos, sólo a los personajes, verdaderos objetos de la narración. A la cascada intermitente de conceptos le acompaña la relación de los protagonistas, con un estilo y unos diálogos difíciles de hilvanar.

Pero todo no deja de ser un largo prólogo, un primer capítulo que en español se ha editado por separado al resto de las Crónicas. Leiber insistió en que EL GRAN TIEMPO era el primer relato de la serie, y así se coloca en la edición americana. Sin embargo, en España no ha sido así. Por eso esta novela corta presenta tantos interrogantes, porque tiene su explicación en relatos posteriores y se basa en un misterio pendiente. Sé que debería leer Crónicas a continuación para quitarme el mal sabor, pero no puedo, aún debo esperar un poco. Tengo que retrasar la lectura. Entre el tercer y el octavo capítulo de EL GRAN TIEMPO ya estaba pensando en qué iba a leer luego. En el noveno ya era capaz de inventar oraciones a todos los dioses para que aquellas páginas cobraran sentido e hicieran honor al premio recibido. Me obligó a pasar horas rebuscando en mi biblioteca digital algún libro que me desquitara.

La verdad es que me fastidia bastante haberme equivocado al coger este libro. Y es el que tipo, después de leer el magnífico retrato que le escribió Domingo Santos para la edición de CRÓNICAS DEL GRAN TIEMPO, es imposible que te caiga mal y que no te des cuenta de que estás delante de un gran escritor. Dejando de lado su paso por el cine y el alcohol, su humildad y eclecticismo, la cantidad de premios obtenidos y el contraste con su poca popularidad, o la invención del término Espada y Brujería, tiene novelas que seguro me dejaran con la boca abierta. Sé que me están esperando, además de su Crónicas —que leeré después de que se me pase el mal sabor de boca—, EL PLANETA ERRANTE (1965), como precedente de todos los relatos de desastres. Otras historias suyas, como la saga de Fafhrd y el Ratonero Gris, no me llaman la atención, la verdad, aunque sí su gusto por el género de terror.

No sé si recomendar la lectura de EL GRAN TIEMPO, o que se vaya directamente a CRÓNICAS DEL GRAN TIEMPO y, una vez iniciado en el tema e insatisfecho por el final, ir a lo que Leiber consideró una introducción. El tiempo está en tus manos.

© Jorge Vilches, (682 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Imperio Futura el 21 de agosto de 2013
CC by-nc-nd 3.0