EL ATLAS DE LAS NUBES / CLOUD ATLAS: LA RED INVISIBLE
EL ATLAS DE LAS NUBES EE. UU., 2012
Título original: Could Atlas
Dirección: Hnos. Wachowski
Guión: David Mitchell, Hnos. Wachowski, Tom Tykwer
Producción: Hnos. Wachowski, Tom Tykwer, Stefan Arndt
Música: Reinhold Heil, Johnny Klimek, Tom Tykwer
Fotografía: Frank Griebe, John Toll
IMDb:
Reparto: Tom Hanks (Doctor Henry Goose / Gerente / Isaac Sachs / Dermot Hoggins / Cavendish / Zachry); Halle Berry (Nativa / Jocasta Ayrs / Luisa Rey / Indiat / Ovid / Meronym); Jim Broadbent (Capitán Molyneux / Vyvyan Ayrs / Timothy Cavendish / Músico / Adivino); Hugo Weaving (Haskell Moore / Tadeusz Kesselring / Bill Smoke / Enfermera Noakes / Boardman Mephi / Old Georgie); Jim Sturgess (Adam Ewing / Invitado / Padre / Highlander / Hae-Joo Chang / Adam); Doona Bae (Tilda / Madre / Sonmi-451 / Sonmi-351 / Prostituta); Ben Whishaw (Chico / Robert Frobisher / Dependiente / George)
Comentarios de: Félix Capitán

¿De qué se trata?

Miro hacia atrás, y veo... sí, el material de que se componen estos epics filosofetas... ¡Historias! Veo por ejemplo un chico y un tigre a bordo de un bote después de naufr... er, ah, no, perdón, ésa era otra. No, veo a un bienpensante Homo Blanco Superioris en la Polinesia en 1849 comprando esclavos, que participa en educadas conversaciones de racismo bíblico sobre la mesa, y que nada más ver como a un negro musculoso y apetitoso se lo están haciendo tiras a latigazos, le viene peazo soponcio que PATAPLÁS al suelo, sólo para después cuando está embarcao, se pilla al negro musculoso y apetitoso a bordo como polizón. Veo también la historia de un chico en Cambridge en los años 30 al que le gustan las tunas y los plátanos, y que acosado por su... ¡¡¡HOMOSEXUALIDAD!!!decide ponerse a sueldo de un viejo maestro de música que está ya medio-medio y ya no compone mucho que digamos. Veo también la historia de una nigga bustie pseudo Pam Grier 1973 que no lleva afro porque no le hace a la heroína sino que es... ¡periodista!y que está a la investigación del misterio de un asesinato misterioso de los misterios el muy jodío, y que tiene que ver con un reactor nuclear desto aquello. Veo también la historia de un editor en EL PRESENTE 2012 que después de ver que su principal escritor en la nómina termina despachurrándose al crítico de una manera muy satisfact... er... er... pensándolo bien... ¡jamás! ¡¡¡LOS QUE CRITIC...!!! er, comentamos, sí, eso es, los que comentamos pelis o libros o etcétera no deberíamos ser violentados por esos pobre artistuchos de tres al cuatro, sí, eso. El caso es que después de eso aparecen unos gangsta Guy Ritchie style que van y le hacen una de esas propuestas que no se pueden rehusar. Veo también una historia de Corea post misiles nucleares año 2144 en donde unas chicas son diseñadas con ingeniería genética para tener tetitas lindas (prueba onscreen cortesía del director, claro), ser serviciales y dejarse aguantar cuanto abuso les quieran cometer porque son, verán, carne. Y veo la historia de un cavernícola en una isla polinésica como un siglo después de una guerra nuclear que tiene visiones de unos demonios y además se le aparece una hembra nada más prominente que... eh... ah, sí, ése soy yo mismo de joven (bueno, soy Tom Hanks, jovencito lo que se llama jovencito no estoy). Y bueno, el navegante del siglo XIX empieza a relacionarse con el compositor de música que investiga el reactor nuclear que está tratando de buscar refugio de los gángsters que persiguen al editor que en la Corea postapocalíptica está buscando un secreto en una isla postapocalíptica que... bueno, de algo así como eso se trataba la peli. Creo.

El espíritu de los tiempos

Cuestionados y puestos bajo fuego una y mil veces, nadie puede decir que los Wachowski no tienen cojones (bueno, Lana Wachowski, anteriormente conocida como Larry Wachowski, ya no los tiene, pero si él... er, ella, quiero decir, es feliz con eso, quién soy yo para decirle otra cosa). Podrían haberse vendido a Hollywood como unas putas baratas, como tantos cineastas que partieron sólidos como una casa con propuestas novedosas y provocativas, y andando el tiempo se fueron adocenando, perdiendo el fuste, y terminaron treinta a cincuenta años después dándole acabado a productillos series B que no calientan a nadie. Pero no. Bueno, casi no. Que lo intentaron con las secuelas de MATRIX, pero MATRIX RECARGADO y MATRIX REVOLUTIONS fueron lo suficientemente denostadas y arrastradas por el fango (quizás de manera excesiva, pero no sin su punto de razón tampoco) como para que sus intentos de construir una chupifranquicia y hacer el George Lucas de forrarse con su universo narrativo durante el próximo medio siglo terminaran sepultados en el olvido (aunque ahora que están de moda los reboots...). Pero echémosle un vistazo a su filmografía como directores. ¿Hay que hacer un neo-noir? OK, pero que la protagonicen un par de lesbianas (Gina Gershon y Jennifer Tilly haciéndose cositas en SIN LÍMITES). Luego, en una época en donde el cyberpunk era carne de serie B para frikis irredentos, y el último gran intento blockbuster había estallado como petardo en la taquilla (la olvidada JOHNNY MNEMONIC, con Keanu Reeves), se atrevieron con MATRIX (con Keanu Reeves...) y prácticamente consagraron el género en el cine. Luego, aunque no sea dirección suya, podemos apuntar la producción de V DE VENDETTA sobre un cómic subversivo de Alan Moore (aunque lo realmente subversivo sería que alguna vez Gurú Moore estuviera feliz con una adaptación suya al cine). Luego, a una década de MATRIX, decidieron hacer por el anime clásico lo que habían hecho por el cyberpunk, y parieron METEORO, peli que se llevó un tan feroz como inmerecido batacazo de taquilla que no recuperó ni lo que costó, quizás porque todo el mundo se esperaba una peli SERIA (bueno, seria como MATRIX, o sea, palomitera con contenido) y se encontraron con una peli de algodón de azúcar tierna e infantil, sin pescarle la vuelta de que la idea no era ser darkier and edgier sino homenajear al camp del anime clásico (bueno, fue el mismo año en que THE DARK KNIGHT le dijo a todo el mundo que el camino era justo el contrario, ser OSCURO, leñe). Y ahora, una vez más enfilan a la ciencia-ficción. Resulta que cuando estaban en las labores de V DE VENDETTA, una chiquilla no sé si la conozcan, se llama Natalie Portman, les hizo llegar una copia de la novela CLOUD ATLAS, que es una de las novelas de los 2000s más reconocidas y alabadas por la crítica, y que por lo tanto no me he tomado la molestia de leer. Los Wachowskis fliparon con la novela como si se hubieran inyectado un chute de ésos, y decidieron que tenían que rodarla sí o sí. En la desesperación, reclutaron a bordo a Tom Tykwer, que se las ha arreglado para mantenerse en el candelero como cineasta (CORRE LOLA CORRE, EL PERFUME, un segmentito de PARÍS JE TŽAIME, AGENTE INTERNACIONAL). Nadie creía en la peli, en parte porque es ciencia-ficción ¡¡¡FILOSÓFICA!!! ¡¡¡(Casi) SIN ACCIÓN!!! Y ya se sabe que cuando de SciFi se trata, lo que la platea reclama es justo lo opuesto. O sea, TRANSFORMERS y secuelas. No quedaba más remedio que financiarse por canales independientes. Lo cierto es que, de una manera u otra, consiguieron reunir así como cien millones de dólares, una de las pelis independientes más caras de la historia, miren ustedes por donde, y se dieron el gustito de rodarla. La peli ha tenido un cierto éxito. Con decirles que no sólo se estrenó en los cines de Chile, sino que además aguantó en cartelera MÁS DE DOS SEMANAS, está todo dicho...

¿Por qué verla?

:: Partamos por decir que estamos frente a una peli bastante irregular. Ignoro cuánto de los problemas que plagan a esta peli vienen de la novela original y cuántos se los metieron entre pecho y espalda los propios guionistas en la labor. El problema está en la base misma de las pretensiones de la peli. La cosa sigue un poco la vieja fórmula que consagró (y agotó, prácticamente) el venerable Stanley Kubrick en 2001, UNA ODISEA DEL ESPACIO, acerca de un grupo de personajes en distintos tiempos y lugares que a lo largo de sus sucesivas historias, descubren que están más conectados de lo que piensan, son piezas dentro de un fresco más vasto y significativo sobre la evolución humana, blah-blah-blah. La gran diferencia es conceptual: en 2001, UNA ODISEA DEL ESPACIO la cosa es paŽlante, hacia el famoso Hijo de las Estrellas (el feto cabrón que aparece al final, por más señas, si no la han visto, lo que es más frecuente de lo que los culturetas están dispuestos a reconocer), más estamos evolucionando y a eso vamos a llegar, mientras que aquí la cosa es más circular, más damos vueltas en círculos porque somos todos uno o algo así. Hasta ahí ningún problema. El punto es lo que las sucesivas historias tratan de capturar, la experiencia humana o lo que sea, si lo quieren llamar así. Si la peli trata de ser un recordatorio de la obviedad suprema de que las cosas que hacemos hoy pueden tener consecuencias estilo efecto mariposa, el batir de las alas de las mariposas en Brasil puede desencadenar un tifón en China, etcétera, entonces no puede menos que acusarse a una peli que refiere seis historias cortándose unas a otras a lo largo de casi tres horas de metraje como de tratar de matar a una mosca a cañonazos. Pero si el punto es explorar o tratar de hacer una descripción de esas conexiones más sutiles, entonces la peli se queda corta. La peli funciona más bien como un test de esos de manchitas, que las condenadas manchitas son eso, condenadas manchitas, pero luego llega el espectador y flipa y dice Un, vi esto, vi aquello... ¡¡¡HE VISTO A DIOS!!! ¡¡¡Y ES MUJER!!! o algo así. O peor todavía, la peli se basa un poco en el efecto Lost, en el de vamos a crear una trama con historias mínimas pero supuestamente significativas, vamos a dejar sembrados unos cuantos guiños al azar, y luego que el espectador se sienta muy inteligente conectando los puntos que nosotros nunca nos quebramos el coco pensando una conexión en primer lugar. Bien para los partidarios del todo es interpretación, mal para los teóricos inteligentes. Si acaso la peli merece la pena de ser vista, es no como una apelación al intelecto o una descripción de la esencia de la existencia humana, signifique eso lo que signifique, sino como una experiencia inmersiva en un éxtasis místico que te deje en estado de trance con lo apabullante (¡seis historias, SEIS, cuéntenlas, tenemos barquitos del siglo XIX y esclavos y claustros universitarios y compositores de música y sociedades postapocalípticas y mensajes a las estrellas! ¡Y todo se conecta!). O dicho de manera más cruda: lo mejor para disfrutar de esta peli, es fumándose un porrito y alucinando cosa mala que no te veas. Bueno, ESO también es una manera válida de ver el cine, diga lo que diga la DEA al respecto.

:: Después de todo lo anterior, pudiera quedar la impresión de que desaconsejo del todo ver la peli. No es el caso. Bueno, tampoco el contrario. La cuestión es que la disfrutes como lo que es, no como lo que pretende ser. ¿Y qué es? ¿Por qué vale la pena gastar tres horas de tu vida en las peripecias de estos personajes que ILUMINARÁN TU VIDA? Pues porque la peli está en general bien hechita. Se atreve, toma riesgos. ¿Cuando fue la última vez en que vieron una peli de pretensiones mainstream en que uno de los personajes fuera homosexual (bueno, se pega un tiro, lo que acarrea consigo desafortunadas implicaciones... no es un spoiler, sale dentro de los primeros quince minutos de peli)? ¿Donde van a ver una peli que mezcle narraciones de época por un lado con ciencia-ficción pura y dura por el otro? ¿Qué peli con segmentos ambientados en los 70 los presentan de manera naturalista en vez de abusar de los clichés blaxplotéichon? Claro, uno podría decir que por qué no. Pero ya sabemos que ésa no es la opinión de los jerifaltes de Hollywood, que entre peli de 200 millones y peli de 200 millones no pueden mandarse demasiados riesgos ni abusar demasiado de los límites, no sea que la audiencia se asuste y la peli fracase. Algunas decisiones son por supuesto cuestionables, lo que es natural si se está intentando hacer algo poco común o fuera de la receta. ¿Alguien necesitaba DE VERDAD ver a Hugo Weaving en drag como enfermera macizorra sádica? (Uno de los Wachowski se operó para cambiarse de sexo, y empiezo a pensar que algo de eso hay en todo esto). La secuencia de Seúl del futuro debería haber sido mucho más atrevida, pero se queda en parafernalia visual cyberpunk (de qué me suena... ¡ah, sí!), y el gran secreto final se ve venir a cuadras de distancia (además, ellos mismos se mandan un torpedo bajo la línea de flotación citando de antemano cierto thriller setentero bien conocido por el fan de la SciFi). Y no faltan las decisiones idiotas de los personajes como por ejemplo todo lo referente al asesino a sueldo de 1973. Cuenta a favor el trabajo de edición, que puede ser un poco mareante y de hecho se me antoja innecesariamente embrollado, pero que está hecho con la habilidad y tacto suficiente como para que en ningún minuto nos perdamos de lo que está pasando en ninguna de las seis tramas, cada una de las cuales habría dado de por sí para una peli entera, así es que es un gran logro que se entienda el asunto entre las seis sin problemas (con todo, no diré que las tres horas se pasan volando porque tenemos el defecto clásico de una peli con varias tramas corriendo en paralelo, que algunas son más interesantes que las otras, y por lo tanto en los segmentos más aburridos estás esperando que terminen pronto para saltar a la trama que sí te interesa para ver como sigue). Asimismo la diferencia en la dirección es sutil, pero se hace notar (los Wachowski se hicieron cargo de Polinesia 1849 y los segmentos SciFi, de manera nada sorpresiva, mientras que Tykwer se hizo cargo de los segmentos del siglo XX y de 2012, dándole un tono menos épico y más realista). ¿Qué queda entonces de todo esto? Bueno, una peli altamente inusual, y que más allá de su (supuesta) carga filosófica, tiene éxito a medias en plasmar una experiencia cinematográfica diferente, y en la parte a medias en la que fracasa, a lo menos puede decirse que fracasa de manera heroica, con estilo, dando batalla en la refriega. Claro, dependiendo de las pretensiones deberíamos decir que estamos ante una peli en definitiva fallida. Pero por otra parte... ojalá que todas las pelis fallidas fueran un poco más parecidas a ésta y un poco menos... bueno, un poco menos como suelen salir las pelis fallidas, o sea, adocenadas y sin brillo por ninguna parte.

Ideal para: Fanáticos del misticismo todos somos uno, y cienciaficcióneros de mentalidad abierta, bien abierta.

© Félix Capitán, (2.394 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Cine 9009 el 14 de abril de 2013
CC by-nc-nd 2.0 cl