FUERA DE ESTE MUNDO
FUERA DE ESTE MUNDO Murray Leinster
Título original: Out of This World
Año de publicación: 1958
Editorial: Cenit
Colección: Ciencia Ficción nº 25
Traducción: F. Sesén
Edición: 1962
Páginas: 208
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Jorge Vilches

Murray Leinster es mi autor favorito para los largos viajes. Leí EL PLANETA SOLITARIO entre la larga espera en el aeropuerto de Fiumicino (Roma) y Madrid, MUNDO PROHIBIDO en dos tardes de verano, y elegí FUERA DE ESTE MUNDO para un viaje a Granada en tren. Son historias sin grandes complicaciones —aunque son un reflejo de la realidad y de su pensamiento—, maravillosamente bien escritas y muy entretenidas.

Si hay una pregunta que no hay que hacer a un escritor de ciencia-ficción –de mainstream, sí, of course, sobre todo a los premios Planeta —, es de dónde saca sus ideas. No se trata solamente de que sea algo obvio, sino que se lo han preguntado tantas veces que les cabrea. Leinster tomó la idea para FUERA DE ESTE MUNDO de un suceso curioso. Un campesino del que no se podía sospechar formación, se presentó muy alterado en la Universidad de Harvard. Pidió entrevistarse con urgencia con los sabios porque había descubierto algo que le tenía alarmado. Le llevaron al departamento de Matemáticas. Ante la incredulidad de los profesores, el campesino dedujo en la pizarra los logaritmos. Talento natural.

Leinster nos presenta en esta novela a un mecánico, Bud Gregory, con una capacidad extraordinaria para la invención de cualquier aparato —incluso atómicos— utilizando todo tipo de cosas. Pero el tipo sólo quiere el dinero suficiente para vivir sin trabajar, con lo que se apaña con unos cuantos dólares cada vez que se los ha gastado. Mientras tiene un puñado de dólares, el mecánico dormita, vaguea, disfruta de su familia, o va a pescar. Frente a él está el científico de una institución gubernamental norteamericana, el doctor David Murfree, que sólo quiere aprovechar el talento del mecánico para solucionar problemas. Dos buenos tipos: un genio vago y un agente altruista.

Evidentemente hay que desconectar el filtro de la buena ciencia para disfrutar de la imaginación desbordante de Leinster y de los entrañables personajes. El que quiera un tratado de física se ha equivocado de sección. La novela es una sucesión de casos, cada vez más complicados, que ponen en peligro la seguridad local hasta, al final, la planetaria. Y cómo no, en la Era atómica, el contador Geiger tiene un papel destacado.

El doctor Murfree representa al buen científico que observa y relaciona pero que no es escuchado por las autoridades. Leinster busca aquí la complicidad y empatía del lector para que éste se ponga de este lado, y no del lado del mecánico vago. Bud Gregory simboliza a esa parte de la sociedad que dormita ajena a los problemas de su país o de la Humanidad desperdiciando su talento, que vive... fuera de este mundo. Leinster da una pincelada, qué digo, una buena mano de pintura, sobre su pensamiento patriótico y defensivo en plena Guerra Fría. La exposición más clara está en el último episodio, cuando la Tierra sufre una invasión, y es la iniciativa individual, el sacrificio personal, lo que permite la expulsión de los aliens.

Hace poco leí en una entrevista a Ursula K. Le Guin algo de sobra conocido para el buen aficionado pero ignorado por todo aquel que sigue creyendo que nuestro género es una sucesión de marcianitos; me refiero a que la ciencia-ficción es un instrumento complejo y maravilloso para pensar la realidad. Murray Leinster es muy probable que quisiera que los norteamericanos llevaran los sucesos del mecánico y el doctor a su época, a su compromiso y esfuerzo, y al difícil orden internacional. En definitiva, FUERA DE ESTE MUNDO es una novela entrañable, magnífica para leer en dos tardes.

© Jorge Vilches, (595 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Imperio Futura el 10 de noviembre de 2012
CC by-nc-nd 3.0